Quiromasaje, una técnica maravillosa
quiromasaje-tratamiento-deportivo|quiromasaje-tratamiento-rehabilitacion

Quiromasaje, una técnica maravillosa

A lo largo de mis más de veinte años como profesional de la salud, me he preguntado en repetidas ocasiones que es lo que hace que la técnica de quiromasaje sea tan extraordinaria. Y aquí presento algunas reflexiones que he planteado al respecto, reflexiones que espero sirvan de ayuda para entender los motivos por los que creo, junto a muchísimas personas, que el quiromasaje es una de las mejores técnicas de trabajo manual que existen.

Como masajista, puedo utilizar la técnica de quiromasaje como una única herramienta de trabajo sin combinarla con otras, obteniendo unos resultados excelentes. Además, el quiromasaje es extraordinariamente adaptativo y creativo, pudiéndose emplear una gran variedad de situaciones, simplemente cambiando la intensidad, la velocidad o, la combinación de las maniobras.

Un protocolo lento y profundo producirá una gran relajación muscular, con uno rápido y superficial obtendremos un fuerte estímulo. Las maniobras denominadas fricciones, elevarán la temperatura, provocarán hiperemia y reducirán la sensación de dolor. Los amasamientos y las fricciones profundas o presiones deslizantes, reducirán las contracturas, provocando una gran relajación muscular y fascial, además de favorecer la circulación sanguínea. Las percusiones elevarán el tono muscular. Los vaciajes o drenajes venosos, ayudarán a disminuir el edema y activarán la circulación de retorno.

Aplicación de la técnica de quiromasaje

Debido a la diversidad de sus efectos, el quiromasaje se puede aplicar en situaciones que persiguen objetivos muy variados, como por ejemplo:

  1. En protocolos de masajes relajantes. Habitualmente se denominan de esta manera aquellos masajes que persiguen producir en el usuario una gran sensación de placer, que pase un buen rato mientras se le aplican las distintas maniobras.
    Estos protocolos suelen muy poco específicos y su aplicación será lenta y no demasiado profunda, para no provocar ninguna sensación desagradable. Las maniobras fundamentales más utilizadas serán las fricciones superficiales, los amasamientos digitales y palmodigitales, los drenajes, las vibraciones, las oscilaciones y los pases neurosedantes o roces superficiales.
  2. En masajes descontracturantes. Estos protocolos suelen ser los más intensos y localizados. Los usuarios necesitan un trabajo profundo que haga, si no desaparecer, si disminuir las contracturas musculares que les afectan.
    Este trabajo puede no ser muy agradable de recibir, pero es el que mejores efectos relacionados con la relajación muscular producirá. Las maniobras elegidas serán fundamentalmente, los amasamientos nudillares y las fricciones profundas o presiones deslizantes.
  3. En personas con mala circulación venosa. Estos usuarios serán habitualmente mujeres y, su queja se centrará en la mayoría de los casos, en las extremidades inferiores, lo que habitualmente se denomina “piernas cansadas”.
    Las maniobras elegidas serán básicamente los drenajes o vaciajes venosos, pudiéndose utilizar amasamientos si no hay presencia de varices.
  4. En el ámbito deportivo. Masaje y deporte son dos actividades que deberían estar íntimamente relacionadas.

Técnica de quiromasaje para deportistas

Un deportista antes de afrontar una competición o entrenamiento, realiza unos ejercicios que se incluyen en una fase de calentamiento, estos movimientos persiguen poner a la persona en condiciones de afrontar con seguridad las exigencias físicas a las que se verá sometido su organismo.

Quiromasaje para el deportista

Un buen calentamiento debe producir, además de un aumento de la temperatura, un aumento del riego sanguíneo y una elevación del tono muscular. El quiromasaje puede complementar, que no sustituir, a los ejercicios de calentamiento con un protocolo rápido y superficial, empleando las maniobras de percusiones y fricciones superficiales aplicándolas de manera vigorosa.

Después de la competición o entrenamiento, el deportista debe “enfriarse”, o lo que es lo mismo, devolver al cuerpo a un estado de reposo. En esta fase, los ejercicios irán encaminados a conseguir disminuir la temperatura corporal y el tono muscular y, ayudar al sistema circulatorio a eliminar los productos residuales del metabolismo energético.

El quiromasaje, también ayudará a conseguir estos efectos, aunque tampoco sustituirá al programa de enfriamiento realizado por el propio deportista. Los protocolos se aplicarán de manera lenta y con intensidad media, nunca profunda, ya que nos podemos encontrar con pequeñas roturas fibrilares y microrupturas de las membranas celulares. Las maniobras más adecuadas serán los amasamientos y los drenajes venosos.

Durante la competición o entrenamiento puede introducirse, si se requiere y las características del deporte lo permiten, maniobras de quiromasaje. Es en esta fase, donde los protocolos suelen presentar una mayor variabilidad. Cuántas veces se ha presenciado durante el transcurso del juego, una parada del mismo para que se pueda asistir a un deportista que ha caído supuestamente lesionado y, al que se le han aplicado unas técnicas de quiromasaje para ayudarle a continuar.

Así mismo, en torneos que pueden durar muchas horas y en los que los deportistas pueden caer eliminados al perder un encuentro o, continuar si ganan, el quiromasaje puede ser de gran ayuda, aplicando protocolos relajantes después de una competencia o estimulantes antes de otra.

Más allá de la competición

Finalmente, el quiromasaje se puede emplear en un momento distinto a la competición o entrenamiento. Muchos profesionales llaman a este protocolo de descarga o intercompetición. Es la aplicación más importante del quiromasaje relacionada con el deporte y ningún deportista serio debería obviar.

Este protocolo persigue mantener la musculatura en perfecto estado para soportar las fuertes cargas de entrenamiento y competición y, para conseguirlo, el deportista debería recibir un masaje semanal, de tal manera que, al día siguiente, lo dedicara al descanso; este protocolo es tan intenso que la recuperación no será inmediata.

Es la aplicación más intensa de la técnica de quiromasaje y se usarán maniobras de amasamientos y fricciones profundas o presiones deslizantes con la máxima intensidad y, cuando hablamos de máxima intensidad, hay que recordar siempre que profundizaremos tanto como el dolor del usuario nos lo permita; los protocolos de quiromasaje de alta intensidad siempre respetarán la norma más importante que los rige: “el no dolor”, o sea, no provocar dolor con la aplicación de nuestras técnicas o, en todo caso, pactarlo; una sesión nunca una tortura.

5. Como fisioterapeuta, también utilizo el quiromasaje como una herramienta más incluida en tratamientos de rehabilitación.

Técnica de quiromasaje para rehabilitación

Rehabilitación

Existen afecciones como, por ejemplo, los procesos degenerativos tendinosos, en las que nos interesa hacer llegar sangre con sustancias regeneradoras, siendo la aplicación de amasamientos sobre los vientres musculares de gran ayuda para conseguir nuestros propósitos.

  • En roturas fibrilares, también nos interesará activar la circulación y drenar. Por supuesto nunca pasaremos por encima de la lesión, pero sí podemos masajear por la periferia.
  • En esguinces ligamentosos, para ayudar a drenar el hematoma.
  • En retracciones capsuloligamentosas y en otras afectaciones que provocan tensión muscular a causa del dolor, el Quiromasaje contribuirá a relajar la musculatura.

Otros profesionales de la salud como osteópatas y quiroprácticos, pueden utilizarlo para relajar la musculatura como paso previo a la aplicación de manipulaciones articulares. También después de la manipulación para completar el trabajo.

Los naturópatas también lo utilizan, si lo creen pertinente, para redondear y complementar sus protocolos.

6. Finalmente, como docente, el Quiromasaje me ha demostrado, me sigue demostrando y, sin duda, me demostrará, lo satisfactorio que es ayudar a las personas a formarse como quiromasajista.

Formación en quiromasaje

En una formación de corta duración, si la comparamos con otras del ámbito de las llamadas terapias naturales, el alumno se capacita como quiromasajista, pudiendo ingresar inmediatamente en el mercado laboral una vez completado sus estudios, sin necesitar otra formación adicional.

Por otro lado, es difícil encontrar un programa de estudios más relajado y gratificante. Una de las cosas que repetimos con más asiduidad los formadores es, que los alumnos se olviden de las prisas, que se tomen el curso con calma, que aprenderán todas las maniobras y protocolos de una manera tranquila y relajada; para relajar hay que estar relajado.

Y para reafirmar el carácter “anti-estrés”, los alumnos practican las diferentes técnicas entre ellos, lo que además de ser una ayuda al aprendizaje (se aprende dando y recibiendo masaje), contribuirá a que tengan un mejor estado de salud, al menos, mientras dure el curso.

Así mismo, a lo largo de todos estos años de dedicación a la enseñanza de la técnica de quiromasaje, he tenido alumnos que estudiaron quiromasaje como afición, como pasatiempo, si acaso, para hacerles masajes a sus familiares y amigos.

Otro beneficio indirecto del sistema de prácticas es el contacto contacto sano y respetuoso, que en muchos casos, contribuye a superar traumas y perjuicios.

Para acabar, la formación en quiromasaje, suele ser la toma de contacto de personas interesadas en formarse en terapias naturales, pudiendo continuar su formación con otros cursos de masaje de nivel superior y otras disciplinas manuales y/o naturales.

En este momento, unas horas después de haber comenzado a escribir el artículo y completando la última lectura del mismo, me reafirmo en concluir en que el quiromasaje es una técnica maravillosa.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario

Añadir comentario