Quiromasaje, una técnica maravillosa
Quiromasajista realiza un masaje
Imagen: CanStock Photo

Quiromasaje, una técnica maravillosa

A lo largo de mis más de veinte años como profesional de la salud, me he preguntado en repetidas ocasiones que es lo que hace que la técnica de quiromasaje sea tan extraordinaria. Y aquí presento algunas reflexiones que he planteado al respecto, reflexiones que espero sirvan de ayuda para entender los motivos por los que creo, junto a muchísimas personas, que el quiromasaje es una de las mejores técnicas de trabajo manual que existen.

Como masajista, puedo utilizar la técnica de quiromasaje como una única herramienta de trabajo sin combinarla con otras, obteniendo unos resultados excelentes. Además, el quiromasaje es extraordinariamente adaptativo y creativo, pudiéndose emplear una gran variedad de situaciones, simplemente cambiando la intensidad, la velocidad o, la combinación de las maniobras.

Un protocolo lento y profundo producirá una gran relajación muscular, con uno rápido y superficial obtendremos un fuerte estímulo. Las maniobras denominadas fricciones, elevarán la temperatura, provocarán hiperemia y reducirán la sensación de dolor. Los amasamientos y las fricciones profundas o presiones deslizantes, reducirán las contracturas, provocando una gran relajación muscular y fascial, además de favorecer la circulación sanguínea. Las percusiones elevarán el tono muscular. Los vaciajes o drenajes venosos, ayudarán a disminuir el edema y activarán la circulación de retorno.

Aplicación de la técnica de quiromasaje

Debido a la diversidad de sus efectos, el quiromasaje se puede aplicar en situaciones que persiguen objetivos muy variados, como por ejemplo:

  1. En protocolos de masajes relajantes. Habitualmente se denominan de esta manera aquellos masajes que persiguen producir en el usuario una gran sensación de placer, que pase un buen rato mientras se le aplican las distintas maniobras.
    Estos protocolos suelen muy poco específicos y su aplicación será lenta y no demasiado profunda, para no provocar ninguna sensación desagradable. Las maniobras fundamentales más utilizadas serán las fricciones superficiales, los amasamientos digitales y palmodigitales, los drenajes, las vibraciones, las oscilaciones y los pases neurosedantes o roces superficiales.
  2. En masajes descontracturantes. Estos protocolos suelen ser los más intensos y localizados. Los usuarios necesitan un trabajo profundo que haga, si no desaparecer, si disminuir las contracturas musculares que les afectan.
    Este trabajo puede no ser muy agradable de recibir, pero es el que mejores efectos relacionados con la relajación muscular producirá. Las maniobras elegidas serán fundamentalmente, los amasamientos nudillares y las fricciones profundas o presiones deslizantes.
  3. En personas con mala circulación venosa. Estos usuarios serán habitualmente mujeres y, su queja se centrará en la mayoría de los casos, en las extremidades inferiores, lo que habitualmente se denomina “piernas cansadas”.
    Las maniobras elegidas serán básicamente los drenajes o vaciajes venosos, pudiéndose utilizar amasamientos si no hay presencia de varices.
  4. En el ámbito deportivo. Masaje y deporte son dos actividades que deberían estar íntimamente relacionadas.

Un deportista antes de afrontar una competición o entrenamiento, realiza unos ejercicios que se incluyen en una fase de calentamiento, estos movimientos persiguen poner a la persona en condiciones de afrontar con seguridad las exigencias físicas a las que se verá sometido su organismo.

Dolencias comunes que alivia el quiromasaje

El dolor de cuello

El dolor de cuello es una cuestión que repercute a muchas personas. De hecho, basta con que alguien mencione que padece ese dolor para que el resto se percate de que esa persona lo está pasando mal.

Está causado por algo simple, como encorvar los hombros sobre un teclado o una superficie de trabajo. La postura puede ser otro factor de importante influencia en el dolor de cuello. Otras causas incluyen artritis, un latigazo cervical, un nervio pinzado, distensión muscular o una enfermedad degenerativa. Ya sea que se trate de una enfermedad crónica o de algo que dure poco tiempo, la buena noticia es que el dolor de cuello puede aliviarse con un masaje.

El quiromasaje ayuda a mantener todo el cuerpo libre de dolor. En particular, cuando sufres de dolor de cuello, el masaje se centrará primero en los hombros y la parte superior de la espalda.

Hay que tener en cuenta que el masaje en el cuello en sí mismo puede exacerbar los síntomas al principio, pero un masaje suave en los brazos, el pecho, las piernas y la espalda demuestra que reduce el dolor en el cuello.

El dolor de espalda

El dolor de espalda es el problema de salud crónico más frecuente. Y puede ser producido por muchas causas diferentes, como problemas de tipo mecánico y postural, entre otros.

La espalda tiene muchos músculos y ligamentos que trabajan duramente a lo largo de todo el día. Por ello resulta fácil experimentar tensión y dolor en diferentes áreas de la espalda.

Diversos estudios han demostrado los efectos beneficiosos del masaje terapéutico para aliviar el dolor de espalda. Además, se sabe que los masajes ayudan a que las personas con dolor de espalda sientan menos ansiedad, menos dolor y menos estados de depresión que las personas con dolor de espalda que no reciben masajes para aliviarlo.

El quiromasaje puede ayudar a aliviar los espasmos musculares que ocurren cuando las costillas o las articulaciones torácicas pierden movilidad, lo que ayuda a que esas articulaciones funcionen mejor. Incluso es posible aumentar la movilidad de la articulación sacroilíaca o el coxis masajeando los músculos glúteos y liberando la tensión en los tejidos.

Junto con la mejora de otros tipos de tratamiento médico, la terapia de quiromasaje para la espalda puede proporcionar un alivio significativo del dolor incidental o crónico. Si el dolor crónico se debe a la movilidad limitada de las articulaciones vertebrales, pélvicas y costillas o a la compresión de los nervios a través de espasmos musculares, enfermedades o disfunciones estructurales, un quiromasajista puede ayudar.

Aliviar el estrés

Estrés en el autobús
Foto: Lily Banse en Unsplash

El estrés es una respuesta natural del cuerpo para enfrentarse a situaciones en las que deben ser inhibidas ciertas funciones para dar prioridad a otras y así sobrevivir. Así visto, el estrés no es malo. Y no lo es, en su justa medida.

La adrenalina que aumenta el ritmo cardíaco y el cortisol que aumenta el nivel de azúcar en la sangre, mientras desvían la energía de tu sistema digestivo y las respuestas inmunes, son exactamente lo que los humanos prehistóricos necesitaban para luchar o huir de los atacantes.

Sin embargo, cuando nunca hay alivio del estrés, la respuesta sostenida de lucha o huida puede causar problemas. De hecho, el estrés constante se convierte en angustia, una reacción negativa al estrés. La angustia puede provocar síntomas físicos, como dolores de cabeza, malestar estomacal, presión arterial elevada, dolor en el pecho y problemas para dormir. Las investigaciones sugieren que el estrés también puede provocar o empeorar ciertos síntomas o enfermedades.

La investigación ha demostrado que la terapia de masaje puede ayudar a regular la presión sanguínea, a relajar los músculos y a aumentar la producción de endorfinas, químicos naturales que nos hacen sentirnos bien. Durante el masaje también se libera serotonina y dopamina, cuyo resultado es una sensación de relajación que hace que el estrés crónico o habitual, así como el estrés agudo o de corta duración sea mucho más fácil de superar. De hecho, el alivio del estrés es uno de los primeros beneficios del quiromasaje. También es clave para cualquiera que intente lograr un estilo de vida más saludable.

Quiromasaje para el deportista

Un buen calentamiento debe producir, además de un aumento de la temperatura, un aumento del riego sanguíneo y una elevación del tono muscular. El quiromasaje puede complementar, que no sustituir, a los ejercicios de calentamiento con un protocolo rápido y superficial, empleando las maniobras de percusiones y fricciones superficiales aplicándolas de manera vigorosa.

Después de la competición o entrenamiento, el deportista debe “enfriarse”, o lo que es lo mismo, devolver al cuerpo a un estado de reposo. En esta fase, los ejercicios irán encaminados a conseguir disminuir la temperatura corporal y el tono muscular y, ayudar al sistema circulatorio a eliminar los productos residuales del metabolismo energético.

El quiromasaje, también ayudará a conseguir estos efectos, aunque tampoco sustituirá al programa de enfriamiento realizado por el propio deportista. Los protocolos se aplicarán de manera lenta y con intensidad media, nunca profunda, ya que nos podemos encontrar con pequeñas roturas fibrilares y microrupturas de las membranas celulares. Las maniobras más adecuadas serán los amasamientos y los drenajes venosos.

Durante la competición o entrenamiento puede introducirse, si se requiere y las características del deporte lo permiten, maniobras de quiromasaje. Es en esta fase, donde los protocolos suelen presentar una mayor variabilidad. Cuántas veces se ha presenciado durante el transcurso del juego, una parada del mismo para que se pueda asistir a un deportista que ha caído supuestamente lesionado y, al que se le han aplicado unas técnicas de quiromasaje para ayudarle a continuar.

Así mismo, en torneos que pueden durar muchas horas y en los que los deportistas pueden caer eliminados al perder un encuentro o, continuar si ganan, el quiromasaje puede ser de gran ayuda, aplicando protocolos relajantes después de una competencia o estimulantes antes de otra.

Más allá de la competición

Finalmente, el quiromasaje se puede emplear en un momento distinto a la competición o entrenamiento. Muchos profesionales llaman a este protocolo de descarga o intercompetición. Es la aplicación más importante del quiromasaje relacionada con el deporte y ningún deportista serio debería obviar.

Este protocolo persigue mantener la musculatura en perfecto estado para soportar las fuertes cargas de entrenamiento y competición y, para conseguirlo, el deportista debería recibir un masaje semanal, de tal manera que, al día siguiente, lo dedicara al descanso; este protocolo es tan intenso que la recuperación no será inmediata.

Es la aplicación más intensa de la técnica de quiromasaje y se usarán maniobras de amasamientos y fricciones profundas o presiones deslizantes con la máxima intensidad y, cuando hablamos de máxima intensidad, hay que recordar siempre que profundizaremos tanto como el dolor del usuario nos lo permita; los protocolos de quiromasaje de alta intensidad siempre respetarán la norma más importante que los rige: “el no dolor”, o sea, no provocar dolor con la aplicación de nuestras técnicas o, en todo caso, pactarlo; una sesión nunca una tortura.

Como fisioterapeuta, también utilizo el quiromasaje como una herramienta más incluida en tratamientos de rehabilitación.

Rehabilitación

Técnica de quiromasaje para rehabilitación

Existen afecciones como, por ejemplo, los procesos degenerativos tendinosos, en las que nos interesa hacer llegar sangre con sustancias regeneradoras, siendo la aplicación de amasamientos sobre los vientres musculares de gran ayuda para conseguir nuestros propósitos.

  • En roturas fibrilares, también nos interesará activar la circulación y drenar. Por supuesto nunca pasaremos por encima de la lesión, pero sí podemos masajear por la periferia.
  • En esguinces ligamentosos, para ayudar a drenar el hematoma.
  • En retracciones capsuloligamentosas y en otras afectaciones que provocan tensión muscular a causa del dolor, el Quiromasaje contribuirá a relajar la musculatura.

Otros profesionales de la salud como osteópatas y quiroprácticos, pueden utilizarlo para relajar la musculatura como paso previo a la aplicación de manipulaciones articulares. También después de la manipulación para completar el trabajo.

Los naturópatas también lo utilizan, si lo creen pertinente, para redondear y complementar sus protocolos.

Finalmente, como docente, el Quiromasaje me ha demostrado, me sigue demostrando y, sin duda, me demostrará, lo satisfactorio que es ayudar a las personas a formarse como quiromasajista.

Formación en quiromasaje

En una formación de corta duración, si la comparamos con otras del ámbito de las llamadas terapias naturales, el alumno se capacita como quiromasajista, pudiendo ingresar inmediatamente en el mercado laboral una vez completado sus estudios, sin necesitar otra formación adicional.

Por otro lado, es difícil encontrar un programa de estudios más relajado y gratificante. Una de las cosas que repetimos con más asiduidad los formadores es, que los alumnos se olviden de las prisas, que se tomen el curso con calma, que aprenderán todas las maniobras y protocolos de una manera tranquila y relajada; para relajar hay que estar relajado.

Y para reafirmar el carácter “anti-estrés”, los alumnos practican las diferentes técnicas entre ellos, lo que además de ser una ayuda al aprendizaje (se aprende dando y recibiendo masaje), contribuirá a que tengan un mejor estado de salud, al menos, mientras dure el curso.

Así mismo, a lo largo de todos estos años de dedicación a la enseñanza de la técnica de quiromasaje, he tenido alumnos que estudiaron quiromasaje como afición, como pasatiempo, si acaso, para hacerles masajes a sus familiares y amigos.

Otro beneficio indirecto del sistema de prácticas es el contacto contacto sano y respetuoso, que en muchos casos, contribuye a superar traumas y perjuicios.

Para acabar, la formación en quiromasaje, suele ser la toma de contacto de personas interesadas en formarse en terapias naturales, pudiendo continuar su formación con otros cursos de masaje de nivel superior y otras disciplinas manuales y/o naturales.

En este momento, unas horas después de haber comenzado a escribir el artículo y completando la última lectura del mismo, me reafirmo en concluir en que el quiromasaje es una técnica maravillosa.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario

2 comentarios