¿Puedo dar un masaje a alguien con lumbalgia?
Hombre se queja de dolor de lumbago

¿Puedo dar un masaje a alguien con lumbalgia?

La lumbalgia es un dolencia que se puede abordar con quiromasaje. No obstante, es muy importante tener un diagnóstico previo y diferenciar bien los diferentes tipos de lumbalgia que puede sufrir el cliente. No en todos los casos se puede realizar un masaje y no en todos los casos con la misma intensidad.

El dolor de la lumbalgia se localiza en la parte inferior de la espalda. Por lo general, su origen está asociado con la estructura musculo-esquelética de la columna vertebral. En general, la lumbalgia implica un dolor local que puede estar también acompañado de dolor irradiado (dolor referido).

Tipos de lumbalgia sin afección neurológica

A continuación veremos los diferentes tipos de lumbalgia extendidas la extremidad inferior sin afección neurológica. Son la lumbalgia aguda (lo que comúnmente se conoce como lumbago), la lumbalgia subaguda y la lumbalgia crónica. En función de cada estado de lumbalgia, se puede o no aplicar el masaje.

Lumbalgia aguda

La lumbalgia aguda es un dolor de inicio brusco o que se desarrolla en pocas horas. Su evolución no supera las dos semanas. Normalmente, la lumbalgia se desencadena debido a la realización de algún esfuerzo brusco, un mal gesto o un gesto repetitivo.

En la lumbalgia aguda el dolor es intenso, especialmente en los primeros días. Además, se produce una gran limitación del movimiento, ya que moverse resulta muy doloroso. De hecho, aunque el dolor es continuo, empeora sensiblemente con los movimientos.

La lumbalgia aguda o lumbago requiere reposo. Normalmente se trata con calor, a no ser que haya foco inflamatorio, en cuyo caso habría que aplicar frío.

El médico recomendará analgésicos y/o antiinflamatorios, puede que relajantes musculares también, a su criterio. En cualquier caso, es muy importante realizar una buena higiene postural.

Se puede aplicar quiromasaje suave en el momento en el que empiece a ceder la contractura, lo cual suele empezar a suceder a partir del tercer día. Además, se pueden realizar ejercicios suaves, bajo prescripción profesional.

Lumbalgia subaguda

Cuando el dolor persiste durante más de dos semanas (pero menos de tres meses) se considera que la lumbalgia es de tipo subagudo. En este caso, el dolor de intensidad moderada. Además, hay moderada o escasa limitación de la movilidad y, en cualquier caso, los movimientos no son tan dolorosos, a no ser que se trate de movimientos intensos o extremos.

En el caso de las lumbalgias subagudas, los especialistas recomiendan realizar actividad de forma controlada y evitar el reposo prolongado.

Si el dolor es leve, se puede aplicar quiromasaje suave. Además, se pueden realizar ejercicios de estiramiento lumbar y ejercicios de flexibilización de la zona dorso-lumbar.

Las sesiones de quiromasaje pueden seguir el siguiente esquema: calor, masaje suave, estiramientos, estabilización lumbar y, por último, ejercicios de flexibilización.

Lumbalgia crónica

Si la lumbalgia persiste durante más de tres meses se considera crónica. El dolor, en los casos de lumbalgia crónica, es de intensidad leve a moderada, y puede ser continuo a con intervalos mas o menos extensos de remisión.

La lumbalgia crónica se puede convertir en un problema de difícil solución. De hecho, requiere un estudio clínico para valorar el problema.

Tipos de lumbalgias con afección neurológica

Puede darse el caso de que la lumbalgia implique afección neurológica; es decir, que se vea afectado el componente nervioso y los nervios se vean comprometidos.

Las lumbalgias con afección neurológica son la radiculopatía, la cruralgia y la ciática.

  • La radicolopatía es una patología en la que están lesionadas las raíces espinales cuya causa más frecuente en una hernia discal.
  • La cruralgia es una radiculopatía del nervio femoral originados en las raíces de las vértebras L2 a L4.
  • La ciática es una monorradiculalgia de origen vertebral. Se debe a un conflicto en el disco radicular que afecta al nervio ciático. En este caso el quiromasaje suave podría ayudar, aunque es oportuno consultar con el médico.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario

1 comentario