Cursos de Estética y belleza

El interés por la belleza está relacionado con sentirse a gusto con uno mismo. Nos preocupamos, no sólo por nuestra apariencia, sino por mantenernos saludables.

Quizá por eso, este es uno de los sectores con mayor crecimiento en los últimos años. Los servicios ofertados son cada día mejores y atendidos por profesionales bien formados.

En CIM Formación impartimos cursos de estética, para iniciarse en la profesión y para especializarse o aprender nuevas técnicas. Seguimos un plan de estudios adaptado a las necesidades reales de los centros de estética, por lo que estarás perfectamente preparada para comenzar a trabajar en los entornos laborales más exigentes.

En nuestros cursos de estética aprenderás técnicas de higiene facial y corporal, imagen corporal, cosmetología, maquillaje, estética de manos y pies, técnicas de uñas artificales y análisis estético.

¿Qué es un esteticista?

Un gran porcentaje de las alumnas que pasan por nuestra academia de estética, quieren convertirse en esteticistas para trabajar en centros de belleza o gabinetes de estética. Aunque, la formación en estética también te permite trabajar como maquilladora profesional, especialista en uñas, depilación, manicura y pedicura e incluso como asesora o comercial para empresas cosméticas.

Como esteticien, serás la encargada de diseñar y ejecutar tratamientos de belleza faciales y corporales en función de las necesidades de cada uno de tus clientes. Tu formación, en este punto, será clave para poder asesorar y potenciar las cualidades estéticas de cada persona.

Habilidades de un profesional de estética

Para ser profesional de la estética, en cualquiera de sus especialidades, no basta únicamente con la formación. De este perfil laboral se esperan ciertas habiidades innatas.

En primer lugar, debes tener paciencia, ya que es posible que trabajes durante muchas horas, con una o varias personas, cada una de las cuales tendrá peticiones muy distintas. Has de tener o mostrar buenas relaciones con las personas, educación, respeto y empatía.

Por otro lado, debes ser capaz de mostrar o de convencer a tus clientas de que, en ocasiones, los tratamientos tienen resultados a largo plazo. No suelen producirse cambios de un día para otro.

Los centros de estética, ya sea para tratamientos faciales como para técnicas de uñas, se caracterizan por ser lugares tranquilos, con un ambiente relajado. Has de ser capaz de mantener esta armonía, al tiempo que te muestras detallista y minuciosa con el trabajo que estás realizando.

Ten en cuenta que los aparatos, las cremas o los tintes son sólo herramientas de trabajo. Y otros muchos sitios también tienen esas máquinas. Tú eres quien marca la diferencia, por cómo aplicas el tratamiento o tratas a tus clientes.

Tratamientos de estética y belleza

Con la formación en estética y belleza, serás capaz de aplicar los siguientes tratamientos:

  • Faciales:
    • Acné
    • Arrugas
    • Flacidez
  • Corporal
  • Maquillaje
  • Aparatología
  • Depilación
  • Pedicura
  • Uñas de gel
  • Manicura
  • Creatividad en las uñas

 

Preguntas frecuentes

Sí. Todos nuestros cursos imparten formación presencial. En el área de la estética es muy importante la técnica, que sólo puede aprenderse con la práctica y la repetición de los tratamientos y de ciertos movimientos.

No necesitas estudios previos para formarte en el campo de la estética. Gran parte de las alumnas que tenemos se adentran en esta profesión por vocación, porque les gusta el sector de la belleza y quieren dedicarse a él.

La realidad es que no necesitas ninguna formación para trabajar en un centro de estética. A pesar de ello, es difícil que alguien te contrate sin formación ni experiencia. De ahí la importancia de escoger una escuela en la que aprendas lo necesario para empezar a trabajar desde el primer momento. 

Sí. Debes seguir los pasos legales establecidos por la ciudad donde vayas a hacerlo.

Si vas a hacer reformas en el local, has de solicitar la licencia correspondiente. Antes de abrir, debes solicitar la licencia de actividad y, por último, si no lo estás ya, debes darte de alta como autónoma en Hacienda para poder ejercer.