Cursos de Asistencia clínica veterinaria

CIM Formación fue la primera escuela en impartir la formación de asistencia veterinaria. 40 años después, contamos con miles de auxiliares formados, trabajando por toda la geografía española e incluso en el extranjero. Ellos y ellas son el mejor ejemplo de la calidad de una formación adaptada a la futura certificación profesional y dirigida al terreno laboral.

Que llevemos tanto tiempo impartiendo formación para auxiliares veterinarios no es una casualidad, sino una suma de características de entre las que podemos destacar el nivel de los docentes, nuestras aulas y un plan de estudios práctico.

Trabajar en asistencia veterinaria

Según el informe anual de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA), en el 40% de los hogares españoles hay una mascota, siendo el perro el preferido. 

Según el INE, el sector veterinario es el segundo de nuestro país con mayor tasa de empleo entre sus profesionales, con una media cercana al 90%. 

Trabajamos para que nuestros alumnos puedan entrar en el mundo laboral desde el primer minuto después de terminar su aprendizaje, aunque nos encontramos ante profesionales cada vez más formados.

Es necesario insistir, hay que especializarse, relacionarse y, sobre todo, implicarse. 

Especialización veterinaria

La asistencia veterinaria no es sólo atender al cliente. En las clínicas veterinarias buscan perfiles de personas resolutivas, de rápido aprendizaje y capaces de tomar las decisiones correctas

Una parte de estas características es innata a la persona, pero otra, la profesional, se aprende en clase y durante las prácticas. 

Unas prácticas que te servirán para reconocer qué parte de la asistencia veterinaria te gusta más, de forma que puedas prepararte para profundizar tu aprendizaje.

Evidentemente, tienen más posibilidades de ser contratados quienes más aptitudes demuestran, pero puedes ampliar tus posibilidades especializándote gracias a los cursos relacionados que ofrecemos. Por el crecimiento en número de este tipo de animales, las clínicas cada vez más buscan especialistas en esta rama, o al menos tratan de contar con profesionales que sepan adaptarse. Hace tiempo que los centros veterinarios dejaron solo de atender a perros, gatos y periquitos.

En CIM Formación impartimos cursos especializados para asistentes veterinarios, centrados en la mejora en la atención a reptiles, aves, mamíferos marinos, felinos y pequeños mamíferos. Los técnicos veterinarios que trabajan en clínicas con este tipo de pacientes, deben saber aconsejar a los clientes cómo cuidar correctamente de sus mascotas, informándoles sobre las pautas de comportamiento y cómo atenuar esas conductas agresivas.

 

Preguntas frecuentes

La asistencia veterinaria tiene dos acepciones: 

  • En primer lugar, se trata de la atención al paciente animal, a través de un conjunto de servicios que se le proporcionan con el fin de proteger su salud. En España es un servicio privado en el que el veterinario, profesional universitario, se encargar del diagnóstico y el tratamiento del paciente. En las clínicas veterinarias, además de veterinarios, hay asistentes técnicos veterinarios.
  • Esta segunda figura es la que protagoniza la segunda acepción del término asistencia veterinaria. La profesión de los asistentes técnicos veterinarios es la asistencia técnica veterinaria, que consiste en la recepción y evaluación primaria del paciente, el acondicionamiento y preparación de las áreas de trabajo y del instrumental, y la gestión documental y contable. Su principal función es la de asistir al veterinario en los diferentes procesos dentro de una clínica.

 

Actualmente, la formación de asistente veterinario se enmarca dentro de la educación no reglada. Esto significa que no existe un marco regulador de la misma.


La formación que se imparte en España recae sobre escuelas privadas como CIM Formación. Cabe destacar que nuestra escuela fue la primera del país en ofrecer la formación de asistencia veterinaria y, desde entonces, hemos mejorado nuestro curso, ampliado el catálogo de especializaciones y adaptado el temario a la Cualificación profesional de asistencia veterinaria.

 

Las tareas asociadas a la asistencia veterinaria no están definidas debido a la ausencia de un convenio laboral y una formación oficial.


A la espera de esto, la tarea principal es brindar apoyo al veterinario, tanto en las áreas médicas como administrativas.

Entre otras, alguans de las tareas más importantes del asistente veterinario son:

  • Recepción del paciente
  • Triaje y evaluación del paciente
  • Acondicionamiento del material quirúrgico
  • Trabajo de laboratorio
  • Curas
  • Asistencia en quirófano
  • Radiografías
  • Analíticas
  • Gestión de la información clínica

 

El primer y prácticamente último paso que se dio para reglar la formación, tuvo lugar en 2011, cuando se aprobó el Real Decreto 140/2011 de 4 de febrero. En este documento se aprueba la cualificación profesional de “Asistencia a la Atención Clínica en Centros Veterinarios”.

Este Real Decreto fijaba la profesión en la familia Sanitaria, aunque en una actualización en el Real Decreto 705/2017 de 7 de julio, se modificó a la familia Agraria.

Pese a ello, desde entonces no ha habido ningún avance, por lo que la profesión sigue sin estar reglada.

Convenio nacional

No obstante, parece que se van dando pequeños pasos. En el año 2020 se publicó el primer Convenio Nacional Veterinario que recoge las tablas salarias de los asistentes técnicos veterinarios y las funciones, obligaciones y responsabilidades.

Acreditación profesional

Otro paso para la normalización de la profesión es la acreditación de competencias, lo que permite a cualquier persona con experiencia o conocimientos profesionales, obtener un título oficial que acredita su cualificación para la profesión. 

Desde marzo de 2021, en virtud del Real Decreto 143/2021, de 9 de marzo, la acreditación de competencias puede iniciarse en cualquier momento, a través de las administraciones competentes. 

La realidad es que la acreditación profesional sirve para aportar méritos en candidaturas públicas, pero no tiene relevancia, al menos de momento, en el sector privado.

 

 

Sí. Una vez finalizada la formación como auxiliar de clínica veterinaria, estarás en disposición de trabajar con todas las garantías.


No obstante, has de tener en cuenta que nos encontramos ante un mercado muy competido, en el que los centros veterinarios buscan perfiles profesionales con el mayor conocimiento posible. 


Más conocimiento, más prácticas, más interés o mayor implicación, te servirán para estar más cerca de conseguir tu primer contrato. Ya sabes, cuanto más azúcar, más dulce.


Evidentemente no es lo mismo trabajar en una clínica veterinaria generalista, que una especializada en reptiles, un hospital de urgencias o un oceanario.

 

Como profesional de la asistencia veterinaria, podrás trabajar no sólo en clínicas en veterinarios, sino también en centros especializados, asociaciones, organismos públicos y facultades de veterinaria:

  • En centros veterinarios, en clínicas asistenciales y hospitales.
  • En centros de recogida, alojamiento o protección animal.
  • En tiendas de animales y de venta de productos animales.
  • En la recepcion de una clínica veterinaria.
  • Como ayudante de veterinaria en facultades y centros de investigación animal.
  • Como comercial o visitador de productos de veterinaria.

 

 

Aunque el perro y el gato siguen siendo las mascotas con mayor presencia en nuestros hogares, cada vez hay más reptiles, pequeños mamíferos y aves exóticas.

Sólo las clínicas con personal especializado pueden atender este tipo de animales. ¿Debes especializarte? Si quieres trabajar en una clínica dedicada a este tipo de pacientes, sí. Si no lo tienes claro, especializarte puede servirte para distinguirte entre currículums similares al tuyo. 

En los cursos de especialización para asistentes veterinarios aprenderás sobre las condiciones de supervivencia de estos animales, a administrar fármacos, a sujetar y alimentar.