Aplicación del masaje deportivo en las lesiones deportivas más frecuentes

El masaje deportivo es un tipo de masaje específico aplicado en el mundo del deporte que sirve para diferentes fines: calentamiento, entrenamiento, recuperación… En esta ocasión vamos a detenernos a hablar del masaje deportivo en las lesiones deportivas más frecuentes, como son esguinces benignos, secuelas de esguinces, tendinopatias, contracturas, elongaciones musculares o pequeñas roturas fibrilares.

En general, para aplicar el masaje deportivo en caso de lesiones musculares primero debe efectuarse un masaje de preparación en la zona superior a la lesionada para favorecer la circulación linfática y sanguínea.

El masaje deportivo se puede utilizar tanto en lesiones deportivas agudas como en lesiones leves y crónicas, aunque con distinto criterio. Es importante tener en cuenta que en lesiones agudas no se deben realizar masajes de más de 5 minutos. Si se trata de lesiones crónicas, para conseguir resultados, el masaje deberá ser de entre 15 y 20 minutos.

Masaje deportivo en lesiones deportivas: esguince de tobillo

Masaje deportivo en diferentes lesiones

Calambres

Un calambre es una rigidez muscular que aparece de forma repentina durante la actividad física. Se puede realizar un primer masaje rápido para eliminar las toxinas de los músculos si no se puede dejar la práctica deportiva y después realizar un masaje más intenso. Un protocolo completo del calambre incluye manipulaciones profundas que favorezcan la vasodilatación y la expulsión de las toxinas.

Contracturas

En aproximadamente 3 días es posible eliminar una contractura con el masaje deportivo. No obstante, como siempre repetimos en nuestro curso de masaje deportivo, se recomienda precaución y diagnóstico médico, ya que una contractura puede ocultar una lesión más importante.

Distensión de ligamentos

En estos casos, el masaje debe realizarse cuidando no ejercer demasiada presión y sin provocar dolor. En un primer momento, el masaje se realiza por encima de la articulación y la zona lesionada.

Masaje deportivo para tendinitis

Esguinces

En primer lugar se realiza un masaje alrededor de la zona lesionada. Por ejemplo, en los esguinces de tobillo, se masajea la pierna y se realiza una aproximación poco a poco a la zona lesionada. En cualquier caso, a partir del tercer o cuarto día, en función de la gravedad, se puede aplicar el masaje en la zona lesionada. Los esguinces deben tratarse con precaución.

Hematomas por contusión

El masaje deportivo puede ayudar a tratar los hematomas por contusión tras aplicar en un primer momento otras medidas, como frío, vendaje, inmovilización, reposo, elevación. A partir del cuarto día, en función de la evolución del hematoma, se puede empezar a realizar el masaje con maniobras suaves a cierta distancia de la lesión para ir, poco a poco, acercándose a la misma (aproximadamente, al séptimo día).

Roturas fibrilares

Se realiza un masaje muy suave para evacuar hematoma. Si la rotura es pequeña se realiza un masaje transverso profundo de Cyriax en la zona afectada. En cualquier caso, se recomienda precaución.

Tendinopatias

El masaje permite evitar adherencias en los casos de tendinopatias y favorecen la recuperación.

Autor: Eva R.

Compartir

6 comentarios en “Aplicación del masaje deportivo en las lesiones deportivas más frecuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…