Las claves del éxito de una clínica veterinaria

Las clínicas veterinarias realizan una de las labores más importantes en la sociedad de hoy en día. Cuidar de la salud de los animales, de su bienestar y su calidad de vida. Al igual que las personas, las mascotas también se enferman, se resienten con el paso del tiempo. Por eso, la gente considera un centro veterinario de calidad, donde empaticen con el cliente y su principal objetivo sea el de velar por la salud de los animales, además de ofrecer calidad y buenos precios.

Claves para que la clínica sea un éxito

Las claves del éxito para un centro veterinario

En primer lugar, hay que tener en cuenta el tipo de negocio. En este caso, dirigido a salvar vidas y cuidar de animales enfermos. Por tanto, debes considerar la empatía hacia el cliente como algo fundamental.

Uno de los puntos fuertes para que tu clínica veterinaria funcione es el personal. Es importante contar con personal cualificado, por supuesto, pero también que simpaticen con tu cliente. Gente agradable, que arranque el día con una sonrisa. De hecho, es imprescindible para hacer la visita al veterinario algo mucho más amena y cercana, lo que al final provoca, por su propio peso, el éxito de una clínica.

También, hay veces en las que hay que tomar decisiones muy duras y difíciles, por lo que los momentos de bromas hay que dejarlos aparcados a un lado. En este caso, el respeto y la empatía es cuando entran en juego.

Por otro lado, también se debe tener en cuenta la imagen de la clínica. Debe estar ubicada en una zona de paso, accesible desde varios puntos de la ciudad y con zonas de aparcamiento. En cuanto al establecimiento, una imagen de limpieza y amor por los animales será suficiente para que los clientes se decidan por los servicios de tu clínica en concreto. Además de un buen servicio, hay que vestir el negocio de sinceridad, sensibilidad y amor por los animales.

Sobre el tema de los precios, deben estar adaptados a la calidad de los servicios que vas a ofrecer. Estos tienen que ser atractivos y bien pensados, que el cliente se quede satisfecho una vez que haya pagado. Si los precios son excesivos en comparación con el servicio, es casi imposible fidelizar clientes, porque de esta manera no se conseguirán clientes satisfechos.

Fidelizar clientes

Por este motivo, es relevante estar presente en las redes y en Internet. Sobre todo, para que tus clientes puedan opinar por los servicios que han tenido y la impresión que se han llevado de su experiencia. Recuerda que las recomendaciones son otra buena manera de fidelizar clientes.

Sabemos bien lo importante que es hacer bien las cosas para conseguir buenas opiniones sobre tu empresa, ya sea una escuela como CIM Formación o una clínica u hospital veterinario o cualquier otro negocio.

Al tener presencia en Internet, se puede alcanzar un público objetivo mucho más amplio. Eso sí, tienes que estar activo día a día, ofreciendo consejos, ofertas o deseando un buen día a todos los seguidores de la clínica, porque solo así se consigue el boca a boca y el éxito de una clínica. De este modo, aparecerás en la mente de todos los clientes cuando aparezca, por lo menos una vez, el nombre del centro veterinario en cuestión.

Además de todos estos puntos, es importante que muestres interés y realices un seguimiento del estado de las mascotas, una vez que se hayan sometido a una operación o a cualquier tratamiento especial. Este punto es importante, más que para los animales, para sus dueños, ya que se sienten acompañados emocionalmente y saben que la clínica se preocupa por el estado de salud de ellos. Por ejemplo, considera llamar por teléfono tras cualquier cita veterinaria; es importante para el dueño. Siempre hay que tratar de manera agradable a los clientes, informarles de cada paso y notificarles el estado de su mascota en todo momento.

Clientes satisfechos

Como ya hemos comentado, la satisfacción del cliente es fundamental para lograr fidelizarlo, porque así conseguirán encontrar un buen servicio donde se sientan a gusto y puedan confiar en sus profesionales.

Satisfacer a un cliente parece fácil, pero no debes descuidar ningún aspecto para que la relación no se enfríe ni se deteriore. Además, es importante dejarse notar y que el cliente vea que la clínica se renueva cada año, ya sea con novedades en el local, con promociones nuevas, algunas técnicas innovadoras o material veterinario adaptado a las necesidades de los animales.

Porque lo importante en este tipo de negocio son las mascotas, hay que saber dirigirse a ellas, y convencer a los clientes de que sus animales van a estar en buenas manos. Ponerse en su lugar es lo mejor que puede hacer un auxiliar de veterinaria, así que hay que primar estos valores como los más preciados para cualquier centro veterinario.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…