5 consejos para viajar en coche con tu mascota
viajar-seguro-mascotas-CIMFormacion|rejilla-divisoria-perros-CIMFormacion|arnes-seguridad-perro-CIMFormacion

5 consejos para viajar en coche con tu mascota

Para la mayoría de propietarios, perros, gatos y hurones no son sus mascotas, sino que son miembros plenos de su familia. Comen, descansan, pasean y se divierten juntos, por eso no soportan la idea de dejarles al cuidado de otros cuando se van de vacaciones. Por qué no disfrutar de un largo fin de semana o de unas vacaciones todos juntos. Pero no es suficiente con cargarlas dentro del coche como si fueran una maleta más. Hay unas normas de seguridad vial que hay que respetar, pero además debemos velar por su seguridad y la nuestra. ¿Se marea? ¿Cómo lo sujetaré? ¿Y si se asusta y decide esconderse bajo el pedal de freno?
Reunimos en este artículo a nuestros cinco consejos de seguridad favoritos, para hacer de tu viaje en automóvil con tu familia una experiencia más agradable para todos.

1. Prepara el viaje

Si vas a viajar en coche, seguro que lo habrás planeado con antelación: rutas, trayectos, paradas turísticas… Si tu mascota no ha estado antes en el vehículo, deberías practicar antes unos trayectos más cortos y observar su reacción. Algunos animales se comportan muy bien, pero otros sufren de ansiedad o incluso mareos. Si éste es el caso, comenta con tu veterinario qué medicamentos son los más apropiados. Y asegúrate de que está al día con las vacunas.

La mayoría de gatos y hurones se sienten más seguros en el coche si viajan en un transportín. Si no lo conoce, deja el transportín unos días antes en casa, abierto y con golosinas dentro. Al final se habituará y se sentirá cómodo y seguro en su interior. Para perros nerviosos el transportín es la mejor alternativa, prueba a que entre y se sienta feliz en su interior, al viaje será más relajado.

2. Kit de viaje

De la misma forma que al viajar no nos olvidamos de toda la documentación que podemos necesitar, también debes prepararle su kit de viaje. En él debes llevar su cartilla veterinaria y toda la documentación que puedas incluir y facilite la tarea a otro veterinario. Escribe tu nombre, dirección y número de teléfono de contacto en el transportín por si hubiera una emergencia. Además, no te olvides su botiquín con su medicación, antisépticos, cepillo, cortaúñas….
No te olvides las bolsitas para recoger sus deposiciones, juguetes, golosinas, una correa extra y su almohada favorita.

Asegúrate que el medio de seguridad que escojas se adapte a la normativa DIN 75410-2 o ECE-R17.
Asegúrate que el medio de seguridad que escojas se adapte a la normativa
DIN 75410-2 o ECE-R17.

3. Seguridad

Si nosotros nos colocamos el cinturón de seguridad, a ellos también debemos asegurarlos. Una de las mejores opciones de seguridad es el transportín, que podemos acomodar en los asientos posteriores y asegurarlo con el cinturón de seguridad.

Algunos estudios sugieren que el transportín puede romperse en caso de impacto, por ello es conveniente no desconectar el airbag si lo hubiera.

Otra opción es depositar el transportín en el suelo de las plazas posteriores, pero mucho cuidado con la ventilación y el golpe de calor.

En los automóviles con portón trasero pueden colocarse en el maletero en posición transversal a la marcha y los hay de casi todos los tamaños. Son desaconsejables las rejillas divisorias que aunque ofrecen libertad de movimientos, en caso de colisión pueden provocar graves lesiones.

Si preferimos llevarlos en el asiento es conveniente colocarles un arnés especial de dos enganches que se asegura con el cinturón de seguridad, permitiéndole cierta comodidad y libertad de movimientos. En este caso sí sería conveniente desconectar el airbag, si tu vehículo lo permite.

A la hora de elegir un sistema de sujeción seguro, hay que optar por los que han demostrado su eficacia y que están homologados mediante normas europeas, como las ECE R17 o DIN 75410-2.

4. Necesidades fisiológicas

En cualquier viaje es importante detenerse cada dos horas para que la mascota pueda estirar sus piernas, hacer sus necesidades, quemar el exceso de energía y evidentemente explorar un nuevo territorio. La hidratación es fundamental, tanto para el conductor como para el resto de la familia. En cambio hay que evitar la ingestión de sólidos, de hecho, es mejor darle de comer de tres a cuatro horas antes de que comience el viaje para minimizar el mareo por el movimiento.
En los paseos nunca le dejes fuera del vehículo sin una correa. En un lugar desconocido los animales pueden actuar de forma impredecible y terminar el viaje de imprevisto. Estaciona siempre en la sombra, jamás dejes al animal desatendido en el interior del vehículo y recuerda que en pocos minutos es un horno y puede sufrir un golpe de calor.

5. Entretenido

Antes del viaje muchas mascotas se excitan sólo con ver las maletas, y al llegar al coche acaban relajándose y durmiendo. Pero en viajes largos se inquietan y agitan cada vez más. Te puede parecer divertido dejar que el perro saque la cabeza por la ventana, pero es una práctica peligrosa. Podría ser golpeado con algún objeto, y el viento y el aire frío pueden causar otitis e infecciones respiratorias. Perros muy excitables pueden incluso saltar por la ventana con el consiguiente riesgo para su vida.
En cambio, traer su juguete favorito, golosinas y otros objetos que le sean familiares y le sirvan entretenido y ocupado es la mejor opción.

Esperamos que estos consejos te permitan disfrutar las vacaciones desde su  mismo inicio, justo al poner en marcha el vehículo.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario