Cómo reconocer el golpe de calor en los perros
golpe-de-calor-CIMformacion

Cómo reconocer el golpe de calor en los perros

Imagina que no fuera posible desprenderte de tu ropa de invierno en un caluroso día de verano y que además la única forma de refrescarte fuese jadeando. Perros y gatos tienen pocas opciones de refrescarse durante el verano.

Reconocer los signos de exposición intensa al sol y al calor nos permitirá una respuesta rápida que es esencial en esta situación. Estos, aunque no los únicos, son:

  • Temperatura corporal de 40ºC a 43ºC
  • Jadeo excesivo
  • Encías y lengua secas y enrojecidas
  • Debilidad, tambaleo, confusión…
  • Convulsiones
  • Diarreas y/o vómitos
  • Coma, muerte.

Factores de riesgo

Los perros braquicéfalos (hocico corto y chato) como el bulldog, carlino, boxer, pequinés… así como los ejemplares de pelo largo y espeso, los obesos, y los que padecen enfermedades cardíacas y respiratorias son los que presentan un mayor riesgo para sufrir un golpe de calor.

Hay que evitar los paseos y el ejercicio intenso en las horas más calurosas y soleadas del día. Los espacios pequeños y cerrados (transportín, coche, balcón, bodegas de barco…) aumentan la posibilidad del golpe de calor al no poderse ventilar adecuadamente. Los climas que además de calurosos son húmedos, evitan la capacidad de evaporación del agua corporal y aumentan la sensación de calor.

Cómo actuar en caso de un golpe de calor

Apartar inmediatamente al animal del sol y del calor, proporcionándole una buena sombra. A ser posible hay que evitar las superficies de cemento y asfalto y buscar tierra, que siempre estará más fresca.

No salgas nunca de casa sin una buena provisión de agua. Hay que mojar las zonas con poco pelo (cara, vientre, ingles…) con agua fresca, pero no helada. El agua excesivamente fría hará que la constricción capilar periférica dificulte aún más el enfriamiento. Aplicar paños húmedos en los pies y en la cabeza. También se pueden ofrecer unos cubitos de hielo para que los lama mientras se acude al veterinario, pero sin forzarle. Es importante que la temperatura no baje en ningún caso de los 39ºC.

En algunas ocasiones puede parecer que todo ha ido perfecto pero puede ocurrir que algunos órganos internos como el hígado, los riñones, el encéfalo…hayan quedado afectados por ese exceso de temperatura corporal. Para descartarlo se requieren analisis de sangre y un examen veterinario.

En ningún caso dejes un animal desatendido en un coche, ni aún dejando las ventanillas mínimamente abiertas, ni en verano ni en invierno. En apenas 15 minutos puedes tener un desenlace dramático.

Infórmate de nuestro curso de auxiliar de veterinaria para saber más sobre animales y actuaciones en casos de emergencia.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario