¿Cómo hacer un vendaje auricular a un perro?
Perro con la oreja vendada
Foto: Aleksey Boyko en Shutterstock

¿Cómo hacer un vendaje auricular a un perro?

En ocasiones, los perros pueden sufrir desgarros o heridas en sus pabellones auriculares, también llamados pinnas o, coloquialmente, orejas.

Estas heridas pueden ocurrir dañándose al correr entre arbustos, por la mordedura de otro perro, o por otros muchos motivos. Se trata de una lesión bastante habitual en perros.

Si tu perro tiene una oreja herida y sangra en abundancia, puede precisar de unos primeros auxilios caseros. Lo primero es calmar al animal para a continuación, limpiar la herida (solamente en los casos en que sea posible) y colocar sobre ella una gasa absorbente.

La presión directa, con una gasa o toalla limpia, bloquea la salida de la sangre. Adicionalmente, deberás realizar un vendaje auricular de emergencia para controlar la hemorragia antes de llevarlo al veterinario.

Cuándo hacer un vendaje de oreja

El propósito del vendaje de la oreja es mantener el pabellón auricular presionado contra la cabeza para que el coágulo de sangre se quede en su lugar cuando el perro mueva la cabeza.

Cuando un perro sufre una lesión en la oreja o en la cabeza, la herida puede sangrar profusamente. Además, la irritación causada por la lesión puede hacer que algunos perros sacudan la cabeza excesivamente, lo que fomenta más sangrado y salpicaduras de sangre en un área amplia. Cuando ocurren estos tipos de lesiones en los oídos, puede ser necesario vendar o envolver las orejas.

Además, si el perro ha tenido algún tipo de procedimiento quirúrgico en las orejas, puede ser necesario envolver las orejas para proteger las heridas quirúrgicas.

Las orejas son muy vasculares, lo que significa que hay un fuerte suministro de sangre que fluye a través de ellas. Esto da como resultado lo que parece una gran cantidad de sangre, incluso de un pequeño desgarro o corte.

La buena noticia es que es muy poco probable que pierda suficiente sangre de los oídos como para enfermarlo, siempre que tome las medidas adecuadas para abordar el problema.

Precauciones al hacer un vendaje

Las orejas son conocidas por su capacidad de curación lenta y deficiente porque los perros las mueven constantemente e interrumpen el proceso de curación. Las costras son un paso temprano importante hacia la curación, pero se desprenden fácilmente si el perro sacude las orejas. Luego, la sangre comienza a salir de nuevo y debes comenzar el proceso de nuevo.

Del mismo modo, si se forma una ampolla de sangre, es posible que simplemente drenarla no sea suficiente. Son los conocidos como hematomas auriculares, lo cuales a menudo reaparecen y requieren la intervención del veterinario.

Los hematomas auriculares son quistes llenos de sangre que generalmente se encuentran en el interior del pabellón auricular (la parte externa blanda de la oreja). Es más probable que ocurran en perros con orejas delgadas. En la clínica veterinaria drenarán el hematoma y colocarán puntos en el área de las ampollas para ayudar a que la piel se recupere hasta el tejido subyacente.

Esto se hace mientras el perro está sedado o anestesiado. En la clínica también pueden colocar un drenaje temporal, dependiendo de factores como la ubicación, el tamaño y la frecuencia con la que su perro tiene hematomas auriculares.

Para que este tipo de lesiones se curen, el área debe mantenerse limpia, seca e inmóvil. Pero esto no es tan fácil. Los vendajes no se adhieren a las orejas de los perros y se caen fácilmente si el perro se rasca o sacude la cabeza. Los perros a menudo se resisten a que les envuelvan las orejas, pero es la única forma de evitar que vuelvan a lesionarse.

Cómo hacer un vendaje auricular paso a paso

En el siguiente vídeo, os mostraremos el procedimiento para hacer de un vendaje auricular a un perro, realizado con auxiliares de clínica veterinaria en prácticas en la Clínica veterinaria Ricart de Valencia.

En él podréis ver paso a paso cómo se debe realizar un vendaje de oreja a un perro:

  • Colocar 2 trozos de esparadrapo en ambos bordes de la oreja para fijarla a la cabeza.
  • Cubrir con venda gasa toda la oreja, pasándola de forma alterna por delante y por detrás de la otra oreja. Hay que evitar que el vendaje presione la tráquea.
  • Añadir una capa de venda cohesiva para evitar el desplazamiento del vendaje auricular.

No os perdáis detalle, ¡veréis qué bien explicado!

Y agradecemos a la perrita Lali que haya posado para nosotros en este vídeo.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

Añadir comentario