Los perros viven 6 meses más que hace 20 años

Desde 2002, la esperanza de vida de los perros ha aumentado un 4%, lo que significa que ahora viven seis meses más, dejando la edad media en 11 años. Las razas pequeñas pueden vivir, sin dificultades, hasta entre los 15 y 18 años, mientras que las más grandes suelen superar los 12 años.

Algo parecido ocurre con los gatos, quienes en el mismo período han aumentado su esperanza de vida 1 años, dejando su edad media en 12,1 años.

Los perros viven 6 meses más que hace 20 años 1
Foto: Ivan Rojas Urrea en Unsplash

Los animales de compañía nunca estuvieron tan cuidados como ahora y esto es gracias a la constante evolución de la atención veterinaria. La creación de hospitales veterinarios ha facilitado la investigación y especialización de los equipos. Y esto ha traducido en mejor preparación, tanto por parte de los profesionales como del instrumental utilizado.

La especialización veterinaria

No es difícil encontrar profesionales dedicados especialmente a campos como la neurología, la oftalmología, la traumatología o la oncología. Al mismo tiempo que los centros veterinarios disponen de avanzados equipos para facilitar los diagnósticos y tratamientos.

Según la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC), en su informe sectorial de 2019, todavía quedan por llegar “enormes avances en medicina veterinaria
que mejorarán significativamente la calidad de vida de nuestras mascotas”, como son las cirugías laparoscópicas mínimamente invasivas, sistemas Holter para detección de arritmias y patologías cardiacas, implantación de marcapasos, tratamientos periodontales, prótesis biónicas generadas con impresoras 3D, o tratamientos con células madre o factores de crecimiento plaquetario para el tratamiento de enfermedades como osteoartritis o hernias discales.

Esta mejora continua en el control de la salud de los animales domésticos viene marcada por dos corrientes. La primera es la presión de entidades oficiales y colegios profesionales por concienciar a los propietarios de que una mascota necesita unos cuidados.

Esto ha contribuido a una mejor prevención y también a una mejor alimentación, que a su vez ha provocado una reacción inmediata de los fabricantes, quienes apuestan por recetas con ingredientes naturales. Se podría decir que los españoles han humanizado a sus mascotas y por ello tratan de darles la mejor atención. Por ejemplo, dice la AMVAC, se están ofreciendo cada vez más productos como almohadas con las costuras suaves, sofás con tapicería más gruesa o camas de agua para perros mayores y con problemas ortopédicos.

Mascotas como humanos

La segunda razón es esa humanización de las mascotas. Actualmente en España hay más mascotas que niños menores de 15 años. En total, convivimos con 13 millones de animales domésticos, siendo la mayoría perros (un 93%).

Es evidente que el aumento de mascotas en los hogares viene determinado por circunstancias sociales. Tras la crisis económica iniciada en 2008, los sueldos no han experimentado un gran crecimiento. Sin embargo, la reducción del desempleo ha contribuido a que los propietarios de mascotas estén dispuestos a gastar más dinero en su cuidado.

Alrededor de las mascotas se han generado multitud de negocios para cubrir todas las necesidades. En nuestro país hay más de 1000 hoteles para mascotas. Ya no se quedan solos en casa o con algún vecino, sino que ahora cuentan con su propia habitación y terreno para divertirse. Incluso IKEA ha empezado a vender productos para ellos.

Algunas ciudades ya permiten viajar en transporte público con la mascota. Valencia, por ejemplo, incluso ha creado una tarjeta con foto para su identificación. Los ayuntamientos de las localidades costeras también están tomando decisiones para permitir que los perros puedan acudir a las playas con sus dueños, cada vez hay más jardines habilitados con juegos para animales y zonas para que hagan sus necesidades.

Las mascotas, además, ayudan a combatir la soledad, así que estas se convierten en el foco de personas que deciden invertir en toda clase de accesorios y de mayor calidad.

Y todo esto, ¿qué efecto ha tenido en el sector veterinario? Los datos son muy claros, y es que desde 2013, el último año de la crisis, los centros veterinarios han logrado consolidar su crecimiento.

En el último año incorporado al informe, en 2018, han crecido un 3,7% los ingresos, por debajo del aumento de años anteriores, ya que en 2017 creció un 5,1%; en 2016 un 7,4% y en 2015 un 5,8%. Además, desde 2018, se ha registrado un aumento en la atención a pacientes activos.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…