¿Cuáles son las especies más amenazadas por el cambio climático? - CIM Formación

¿Cuáles son las especies más amenazadas por el cambio climático?

En realidad, da lo mismo que el cambio climático se deba a la quema de combustibles fósiles o a una tendencia ambiental inevitable independiente de las actividades humanas. El hecho es que nuestro planeta se está calentando poco a poco. Y, aunque no podemos predecir aún qué efecto tendrá sobre la especie humana, este calentamiento global, sí que podemos ver cómo está afectando a muchas especies más amenazadas.

Estas estas son algunos de animales salvajes y mamíferos marinos más afectados por el cambio climático.

Especies más amenazadas por el cambio climático

El pingüino emperador: El pingüino emperador es una de las especies más amenazadas e inusualmente susceptible al cambio climático. De hecho, las poblaciones pueden ser diezmadas incluso con leves tendencias de calentamiento. Si el calentamiento global continúa al ritmo actual, los expertos advierten que el pingüino emperador podría perder nueve décimas partes de su población en 2100, momento en el que estaría muy cerca de la extinción total.

pingüino emperador

La foca ocelada: La foca ocelada no está en peligro de extinción. Sin embargo, su hábitat corre serio peligro, ya que estas focas anidan y se reproducen en el hielo y los témpanos de hielo, que son los hábitats más expuestos al calentamiento global. Además,  son una de las principales fuentes de alimento para los osos polares (ya en peligro) y de los humanos nativos.

foca-ocelada

El zorro polar: Con la disminución de la capa de nieve, el zorro ártico no puede confiar en su abrigo de invierno de piel blanca para el camuflaje, por lo que está cada vez más expuesto a sus depredadores.

zorro polar

El oso polar: El oso polar pasa la mayor parte del tiempo en los témpanos del Océano Ártico, buscando focas y pingüinos, y a medida que estas plataformas disminuyen en número y se alejan, la rutina diaria del oso polar se vuelve cada vez más precaria. Si a esto le añadimos la disminución en la población de sus presas debido a las condiciones ambientales vemos que el panorama para este mamífero es desolador, siendo una de las especies más amenazadas. Según algunas estimaciones, la población mundial de osos polares se reducirá en dos tercios para el año 2050 si no cambian las tendencias del calentamiento global.

especies más amenazadas oso polar

La ballena beluga: La ballena beluga no se ve afectada negativamente por el calentamiento global, o al menos no es más vulnerable al calentamiento global que cualquier otro mamífero marino. El problema es otro. El aumento de las temperaturas globales ha hecho que sea más fácil para los turistas   acudir en masa a las aguas árticas en   expediciones de observación de ballenas, lo que distrae a las belugas de sus actividades habituales. De hecho, se sabe que con la presencia intrusiva de barcos,  estas ballenas dejan de alimentarse y reproducirse, y el ruido ambiental de los motores puede interferir con su capacidad de comunicarse, navegar y detectar presas o amenazas cercanas.

ballena beluga

El buey almizclero: Hace 12.000 años, poco después de la última Edad de Hielo, la población mundial de bueyes almizcleros cayó en picado. Ahora la tendencia parece repetirse. El cambio climático no solo ha restringido el territorio del buey almizclero, sino que también ha facilitado la migración hacia el norte de osos pardos, que se enfrentarán a los bueyes almizcleros si están especialmente desesperados y hambrientos.

buey almizclero

El tejón: Los tejones prefieren anidar y destetar a sus crías en las nieves primaverales del hemisferio norte, por lo que un invierno corto, seguido de un deshielo temprano, puede tener consecuencias devastadoras. Además, se estima que el macho tiene un “rango de hogar” de casi 400 kilómetros cuadrados, lo que significa que cualquier restricción en el territorio de este animal  afecta negativamente a sus poblaciones.

Tejón europeo (Meles meles)

La tortuga laúd: Las tortugas laúd ponen sus huevos en playas específicas, a las cuales regresan cada tres o cuatro años para repetir el ritual. Pero a medida que se acelera el calentamiento global, una playa que se usó un año puede no existir unos años más tarde. Incluso, si todavía está presente, los aumentos de temperatura pueden causar estragos en la diversidad genética de la tortuga laúd.

tortuga laúd

El pez payaso:  Los arrecifes de coral son especialmente susceptibles a las crecientes temperaturas oceánicas y la acidificación, y las anémonas de mar que brotan de estos arrecifes el hogar ideal para el pez payaso, donde se protege de los depredadores. A medida que los arrecifes de coral se descomponen, las anémonas disminuyen en número, y también lo hacen las poblaciones de peces payaso.

pez payaso

El flamenco: Los flamencos se ven afectados por el calentamiento global de varias maneras. Por una parte, estas aves prefieren aparearse durante la temporada de lluvias, por lo que períodos prolongados de sequía pueden afectar negativamente sus tasas de supervivencia. Por otra parte, la acidificación provocada por el aumento de la producción de dióxido de carbono puede causar la acumulación de toxinas en los flamencos de las algas azul-verdosas que de vez en cuando les gusta comer. Además, la restricción de sus hábitats ha llevado a estas aves a regiones donde son más susceptibles de ser cazadas por determinados depredadores. Y eso no es todo. Además, dado que los flamencos derivan su coloración rosa del camarón en su dieta, la disminución de las poblaciones de camarón puede convertir estas famosas aves rosadas en blancas.

flamenco

El koala: El oso koala no es más vulnerable al aumento de las temperaturas globales que cualquiera de los otros marsupiales de Australia. El problema es que los koalas subsisten casi exclusivamente en las hojas del árbol de eucalipto, y este árbol es extremadamente sensible al cambio de temperatura y la sequía, por lo que convierte al koala en una de las especies más amenazadas. A medida que el árbol de eucalipto cae, también lo hace el koala.

koala

Autor: Eva María Rodríguez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…