Displasia de cadera en perros: ¿qué es, qué provoca y cómo se trata?
displasia-cadera-perros-2|displasia-severa-cadera-perro-2|displasia-cadera-perros-1|displasia-cadera-perros-3

Displasia de cadera en perros: ¿qué es, qué provoca y cómo se trata?

La displasia es la más común de las enfermedades articulares que podemos encontrar en las caderas de la mayoría de razas de perros. Es una enfermedad multifactorial, multigénica y hereditaria, es decir, son varios los factores que predisponen y causan la displasia de cadera, y los genes implicados en su aparición. Implica una incongruencia entre la cabeza del fémur y el acetábulo y conduce a un proceso degenerativo articular.

La causa suele ser el desarrollo de osteoartrosis en la articulación, aunque puede ser también resultado de la fractura del acetábulo, la cabeza del fémur o del cuello femoral.

displasia-cadera-perros-1Existen varios grados de displasias, y puede aparecer también cuando el perro es cachorro. La clasificación de los grados de displasia según la OFA (Fundación Ortopédica para Animales) es:

  • Grado I: mínima alteración con pequeña subluxación y escasos cambios degenerativos.
  • Grado II: marcada subluxación lateral de la cabeza femoral (25-50 % está fuera del acetábulo).
  • Grado III: el 50-75 % de la cabeza femoral fuera del acetábulo, donde encontramos cambios degenerativos.
  • Grado IV: luxación de la cabeza femoral con aplanamiento del borde acetabular y la cabeza femoral y aparecen cambios degenerativos importantes.

A qué edad aparece

Puede aparecer entre los cuatro y los ocho meses de edad del cachorro (siendo este reacio a realizar actividades como saltar, galopar o subir escalones) o por desgaste en la edad adulta. También influye el peso del animal; la falta de movilidad por la osteoartrosis conlleva al aumento de peso, siendo la causa predominante de la eutanasia.

Los síntomas pueden ser una cojera potencialmente grave y cambios de comportamiento relacionados con su actividad (como rechazo a los juegos y paseos) o incluso puede derivar en tendencias agresivas.

Progresivamente los perros displásicos tienden a perder la extensión de la cadera, y la movilidad articular por la aparición de trozos de hueso desprendidos en las zonas comprometidas. Muchos perros pierden masa muscular en las patas traseras y algunos pueden llegar a desplazar su centro de gravedad hacia adelante flexionando su columna vertebral y las articulaciones delanteras.

displasia-cadera-perros-3El tratamiento

Suele requerir cirugía (que puede realizarse de forma precoz para influir positivamente en el desarrollo de la articulación y la pelvis o en edad adulta para limitar el dolor y la discapacidad) o puede mitigarse el dolor mediante métodos conservadores, estableciendo el veterinario programas de tratamiento (mantenimiento o incremento de la movilidad de las articulaciones, mantenimiento de la propiocepción y optimización del peso).

Pero por lo general, la gravedad y tasa de progresión de displasia es menor en perros con una ligera restricción de calorías en el crecimiento (comparados con perros que comen “ad libitum”) y existe un estudio que demostró que la administración de un condroprotector entre las seis semanas y los ocho meses, redujo la predisposición al desarrollo de la displasia.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos