Los pases magnéticos sedantes
pases-magneticos-sedantes-en-el-cuello-y-en-la-cara|pases-magneticos-sedantes-en-la-espalda

Los pases magnéticos sedantes

Durante la sesión de quiromasaje, el quiromasajista utiliza maniobras o técnicas, que son un conjunto de movimientos realizados con las manos sobre el cuerpo del usuario, con diferentes objetivos. Una de estas maniobras es la conocida como pases magnéticos sedantes, con la cual suele comenzar y finalizar una sesión de masaje.

Pases magnéticos sedantes en el cuello y en la cara

La técnica de los pases magnéticos sedantes

La técnica de pases magnéticos sedantes suele ser la primera y última maniobra de todo quiromasaje. La principal función de los pases magnéticos sedantes es quitar la carga magnética que se pueda acumular durante la sesión.

Consiste en acariciar suavemente con las yemas de los dedos lentamente y en sentido centrífugo, es decir, hacia fuera, la zona que se va a tratar. Realizada al principio del quiromasaje, esta técnica sirve de toma de contacto con el paciente antes de empezar con otras movimientos.

Se efectúa alternando las manos muy lentamente, como si se quisiera dormir la zona. Por este motivo, el silencio es una parte importante de la maniobra, ya que ayuda a relajar al paciente. Con estos movimientos suaves se consigue estimular los receptores nerviosos cutáneos, produciendo de este modo una relajación muscular mucho más profunda.

Cómo realizar los pases magnéticos

La maniobra de los pases magnéticos sedantes sirve para preparar la zona ante de efectuar las siguientes maniobras. Esta preparación dependerá de la zona que se quiera trabajar. Así, los movimientos deberán realizarse de manera diferente en función de la zona donde se vaya a realizar el quiromasaje.

Así, si el quiromasaje se va a realizar en las extremidades inferiores y superiores, los pases deben realizarse desde la raíz hasta los extremos, en dirección centrífuga. Si la zona que se va a trabajar es el tórax, los pases se realizarán desde la clavícula hacia abajo y desde el esternón hacia los lados, siguiendo las costillas.

Si la zona que se va a abordar es la espalda, los pases hay que realizarlos desde la columna vertebral, hacia los lados. Si se trata del cuello, la dirección de los pases será desde el occipucio, hacia los hombros. Si se trata de la cabeza, los movimientos se realizarán desde la frente, hacia el occipucio y, si se trata de la cara, desde la línea media hacia las orejas.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario