Beneficios del masaje para el trastorno psicosomático

Cuando hablamos de trastorno psicosomático nos referimos a una lesión orgánica cuyo origen es de tipo psicológico. Es decir, una alteración física acompañada de una sintomatología concreta causada por el estado psicológico de una persona. Un trastorno psicosomático común es, por ejemplo, el dolor de cabeza provocado por una situación personal estresante de diversos tipos. Las contracturas musculares también suelen tener un origen psicosomático, al estar provocadas por problemas relacionados con el estrés o la depresión.

Trastornos psicosomáticos

Se considera que en un alto porcentaje de casos el estrés y las preocupaciones del día a día son factores emocionales desencadenantes del trastorno psicosomático. De hecho, un alto porcentaje de personas muestra síntomas que no se pueden atribuir claramente a ninguna enfermedad física, y esto es claramente comprobable cuando no se obtienen resultados con los tratamientos convencionales.

En este sentido, enfermedades como el eczema, la psoriasis, la hipertensión, las cefaleas tensionales, la gastritis crónica, las úlceras estomacales, el asma bronquial, o el colon irritable, entre otras enfermedad, pueden deberse a trastornos psicosomáticos en muchos casos.

Abordar el trastorno psicosomático con masaje

El tratamiento para el trastorno psicosomático dependerá de dónde proceda el síntoma que proceda. El objetivo, en cualquier caso, debe ser mantener el equilibrio entre el tratamiento físico y el tratamiento emocional.

Aunque los masajes, realizados de manera adecuada por un quiromasajista profesional en función de la sintomatología y el origen del trastorno, suelen ser muy eficaces, cabe destacar que lo más adecuado sería diseñar un tratamiento multidisciplinar en el que interviniera el médico y otros profesionales.

En cuanto al masaje, esta terapia manual ofrece una serie de beneficios muy interesantes de cara al tratamiento del trastorno psicosomático. El masaje reduce el riesgo de padecer dolores de cabeza, tanto de cefaleas tensionales como de migrañas. En caso de sufrirlos, el masaje ayudará a reducirlos, incluso a eliminarlos. Además, el masaje es especialmente eficaz en personas con trastornos psicosomáticos que somatizan a través del dolor de espalda.

Por otra parte, un masaje relajante puede ayudar a bajar la tensión y favorecer la circulación sanguínea, así como a eliminar toxinas de los músculos y eliminar grasas, favoreciendo la oxigenación celular. Además, el masaje genera endorfinas, de modo que ayuda a reducir el estrés, lo que permite prevenir recaídas y reducir los síntomas.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…