Cursos de Educación y adiestramiento en Alicante

Cada vez está más consolidada la figura del educador canino y felino. De hecho, tanto la salud como la educación de los perros son cuestiones que cada vez están más presentes en la mentalidad de las personas que tienen un perro. Este cambio ya dice mucho por sí mismo. Todo esto hace que sea más fácil justificar la importancia de los educadores.

Hacer un curso de educación canina y felina puede abrirte las puertas a un mercado laboral en crecimiento, en el que los profesionales son altamente valorados, y que te permitirá desarrollar una profesión bonita, agradecida y enriquecedora.

Los cursos de adiestramiento de CIM Formación te ayudan a desarrollar un perfil profesional competente en la resolución de problemas conductuales en el perro, lo que te prepara para trabajar como educador canino en centros de adiestramiento, establecimientos zoológicos, clínicas veterinarias y en residencias caninas.

Lo que aprenderás

En los diferentes cursos de adiestramiento canino, podrás adquirir los conocimientos teórico-prácticos básicos esenciales para ejercer esta profesión. Por otra parte, quienes ya desarrollen alguna labor de este tipo en su trabajo podrán perfeccionar y mejorar su competencia y así promocionarse laboralmente.

  • Anatomía: es importante, aunque no excluyente, que conozcas el aparato locomotor, respiratorio, digestivo y nervioso de los perros o de los gatos, dependiendo del curso que vayas a realizar. Esto le ayudará a la hora de tomar decisiones.
  • Comportamiento: durante los cursos, conocerás a distinguir los problemas de comportamiento, desde los que están motivados por problemas médicos hasta aquellos relacionados con conductas alimentarias, miedos, ansiedad o alteraciones sexuales. 
  • Psicología: deberás aprender a evaluar la conducta y saber diseñar la técnica para modificar su conducta, al mismo tiempo que evalúas el comportamiento de la persona responsable del perro. A veces es necesario también hacer aprender a los dueños. 

Sobre los cursos de adiestramiento

Cuando tengas que elegir uno u otro curso de adiestramiento verás que existe mucha competencia, pero no toda la formación es igual. Debes saber distinguir cual se queda en lo básico y cual te permitirá desarrollar tu carrera profesionalmente.

Podrás comprobar la calidad del curso en función del material, los contenidos y los docentes. Revisa el currículum de los profesores, si se dedican al adiestramiento tendrán un perfil social e incluso serán propietarios de alguna empresa de educación canina. Si tienes la posibilidad, pregúntales sin reservas, ellos son los que mejor saben.

Es muy importante que las instalaciones sean acordes con los contenidos. Si quieres aprender a controlar a tu perro, incluso un curso online puede ayudarte, pero si tu objetivo es trabajar como adiestrador, exige un lugar de prácticas, donde poder llevar a tu mascota y aprender las técnicas que te ayudarán a progresar rápidamente.

En CIM Formación, por ejemplo, contamos con diversos centros colaboradores donde realizamos las prácticas del curso, propiedad de los docentes del curso, que son titulados y profesionales con años de experiencia.

 

Preguntas frecuentes

La principal característica de la técnica de adiestramiento en positivo consiste en el refuerzo que se realiza en el comportamiento correcto del perro, bien sea mediante alimentos, juguetes o afecto, por parte del propietario o del educador.

Al reforzar mediante recompensas ciertas conductas, estas tienden a repetirse. De esta forma se consiguen resultados rápidos, que influyen en el aumento de confianza del animal.

 

 

El etólogo es quien aplica la etología, que la ciencia que estudia el comportamiento animal.

El trabajo del etólogo consiste en determinar las causas que provocan la conducta del animal. Investigará el origen para poder diagnosticar y tratar el comportamiento, con el objetivo de obtener una mejora.

Esta es la base de la diferencia entre un etólogo y un adiestrador. El etólogo se centra en la conducta, mientras que el adiestrador enseña al animal a realizar ciertas tareas. 

La obediencia canina básica consiste enseñar al perro a realizar ejercicios y cumplir órdenes fundamentales, como puede ser sentarse, caminar sin tirar de la correa o no ladrar. El nivel de los ejercicios dependerá del objetivo y del tipo de perro, ya que no requiere la misma obediencia básica un perro deportivo que una mascota.

No hay diferencias entre el adiestramiento para gatos y para perros.

Aunque adiestrar gatos es una tarea más compleja, porque es un animal que no vive en un grupo social jerarquizado, al que le cuesta mucho obedecer órdenes, el proceso es el mismo que con el perro.

Se trata de premiar el comportamiento correcto o que más se asemeja a lo correcto e ignorar lo incorrecto.