Síntomas y tratamiento de la gastroenteritis en perros
Perro tumbado con dolor intestinal
Foto: dezy en Shutterstock

Síntomas y tratamiento de la gastroenteritis en perros

La gastroenteritis se refiere a la inflamación del tracto gastrointestinal, es decir, el estómago y los intestinos. Puede estar causada por una multitud de problemas, incluida una infección por una bacteria, un virus o un parásito.

Además, este problema incluso puede deberse a un cambio en la dieta de su perro o la introducción de un nuevo medicamento. Muchos perros sufren de gastroenteritis en algún momento de su vida.

Por lo general, la gastroenteritis va seguida de una multitud de síntomas, que incluyen dolor abdominal, diarrea, vómitos y otros signos clínicos que analizaremos más adelante. El tratamiento típico de la gastroenteritis es la rehidratación y el manejo de los síntomas. Es importante reponer los electrolitos que se perdieron en el cuerpo con los vómitos y la diarrea. La mayoría de los casos de inflamación no requieren tratamiento adicional y se resuelven con bastante rapidez.

Síntomas de gastroenteritis en perros

La mayoría de los perros con gastroenteritis tendrán episodios intermitentes de vómitos y diarrea. El vómito puede contener bilis espumosa y amarillenta, especialmente después de vaciar el estómago. También se suelen observar arcadas o arcadas en seco después de que el perro coma o beba.

En casos de gastroenteritis, es característico que se produzcan grandes volúmenes de diarrea varias veces al día. La diarrea puede tener la consistencia de un helado suave. Muchos perros se sentirán sensibles cuando se los levante alrededor del abdomen o se resistirán al manejo del estómago y los cuartos traseros.

La mayoría de los perros afectados con gastroenteritis parecerán menos activos (letárgicos) y tendrán menos apetito. También es común una fiebre leve. Asimismo puede haber signos de deshidratación, que puede ocurrir rápidamente si los vómitos y la diarrea persisten durante más de veinticuatro horas.

Causas de la gastroenteritis en perros

Existen numerosas razones por las que los perros pueden sufrir gastroenteritis.  Algunas posibles razones para la gastroenteritis en perros son las siguientes:

  • Indiscreción dietética (ingestión de sustancias o alimentos no adecuados para el consumo por parte de los perros)
  • Exposición a sustancias tóxicas o venenosas
  • Cáncer o tumores

Tratamientos para la gastroenteritis en perros

Los remedios para la gastroenteritis en perros varían según la causa o del agravamiento o alteración del estómago y los tractos digestivos. Es posible que, para empezar, el veterinario recomiende pausar la nutrición durante 24 a 48 horas.

Además, es fundamental mantener al perro hidratado después de la pérdida de líquidos. Dependiendo de la gravedad de la deshidratación del perro, el veterinario puede recetarle líquidos por vía intravenosa para recargar los electrolitos y la hidratación.

El tratamiento veterinario también puede incluir lo siguiente:

  • Antibióticos, si los signos clínicos son graves o si las pruebas de diagnóstico sugieren una infección bacteriana.
  • Fármacos antidiarreicos para alterar la motilidad (actividad) intestinal después de descartar una obstrucción intestinal u otros problemas mecánicos y anatómicos.
  • Medicamentos antieméticos (contra los vómitos).
  • Protectores gastrointestinales, para prevenir las úlceras de estómago.

¿Cómo se diagnostica la gastroenteritis?

La gastroenteritis es un diagnóstico de exclusión; es decir, se hace por descarte, por lo que el veterinario irá descartando otras causas más graves según los signos clínicos que observe en el perro antes de realizar un diagnóstico general como la gastroenteritis. El primer paso para determinar qué está causando los vómitos, la diarrea, el letargo y otros signos clínicos asociados de un perro es un buen historial médico.

Algunos datos clave que es necesario aportar al hablar con el veterinario son los siguientes:

  • La dieta actual del perro, cuánto alimenta y con qué frecuencia.
  • Todo lo que el perro comió o bebió en las últimas 48 horas.
  • Cualquier alimento, golosina o recompensa nuevos.
  • Cualquier exposición reciente a pesticidas, medicamentos, agentes de limpieza o cualquier otro material nuevo en el entorno del hogar.
  • Cualquier exposición reciente a un nuevo animal o persona.
  • Cualquier episodio previo de vómitos y diarrea (incluida su causa y tratamiento).
  • Enfermedades en el último mes o enfermedad crónica que pueda tener el perro.
  • Medicamentos, vitaminas o suplementos administrados durante el último mes.

Pronóstico de la gastroenteritis en perros

La mayoría de los casos de gastroenteritis aguda en perros mejoran rápidamente después de la rehidratación. Si los vómitos y la diarrea no mejoran significativamente dentro de las 48 horas posteriores al tratamiento hay que avisar al veterinario.

En cualquier caso, la gastroenteritis no es algo extraño, sino que se trata de una afección común los perros. El reconocimiento y el tratamiento tempranos son fundamental para que el perro vuelva a su estado normal de salud lo antes posible.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario