¿Qué hace un Auxiliar Quirúrgico Veterinario?
Quirófano de una clínica veterinaria
Foto: Piron Guillaume en Unsplash

¿Qué hace un Auxiliar Quirúrgico Veterinario?

El auxiliar quirúrgico veterinario es un profesional de la clínica veterinaria cuya función principal es asistir al veterinario durante las intervenciones quirúrgicas. Es, en esencia, un auxiliar de clínica veterinaria que posee conocimientos avanzados y especializados relacionados con analítica y cirugía veterinaria.

Para trabajar como auxiliar quirúrgico veterinario no es necesario estar en posesión del título de Auxiliar Técnico Veterinario porque esta no es una titulación oficial. Sin embargo, en ninguna clínica veterinaria contratará a nadie que no se haya formado como asistente veterinario, ya que se considera el pilar básico para dedicarse a esta profesión. Esta formación garantiza los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para enfrentarse al trabajo en quirófano.

Hay que tener bien presente que para trabajar con Auxiliar Quirúrgico Veterinario es muy importante tener buenas habilidades de comunicación y de trabajo en equipo, ya que de ello depende en buena parte el éxito de la intervención.

Funciones del auxiliar quirúrgico veterinario

Un auxiliar quirúrgico está cualificado para ayudar a los veterinarios con una variedad de procedimientos quirúrgicos. Las funciones habituales suelen pueden incluir tareas como realizar pruebas de laboratorio de diagnóstico pre-quirúrgicas, preparar las zonas que van a ser tratadas quirúrgicamente mediante procedimientos estériles, asistir al veterinario durante la cirugía, entregar las herramientas quirúrgicas necesarias durante los procedimientos, vendar heridas, cambiar los vendajes de heridas según sea necesario, colocar catéteres y hacer radiografías o radiografías.

Otras tareas pueden incluir cuidar y preparar el equipo quirúrgico, administrar fluidos, administrar inyecciones intravenosas o intramusculares, extraer sangre, actualizar los registros de pacientes, completar recetas, ayudar con exámenes regulares cuando no se programan cirugías y asesorar a los dueños de mascotas sobre el cuidado y la medicación en el postoperatorio.

El auxiliar en el quirófano

Las tres funciones principales del auxiliar quirúrgico veterinario en el quirófano son tres: ocupares de instrumental quirúrgico, realizar la preparación previa del paciente y ofrecer cuidados postoperatorios.

Instrumental quirúrgico

El auxiliar veterinario debe colocar el instrumental quirúrgico en una mesa amplia que permita la extensión de todo el instrumental y su fácil acceso por parte del instrumentista. Es preferible que
todas las piezas estén duplicadas por si se caen, o en cualquier caso para evitar que se utilicen en la piel y en el interior de la incisión.

Preparación previa del paciente

En caso de no ser una urgencia, el auxiliar quirúrgico veterinario debería seguir los siguientes pasos en la medida de lo posible:

  • Baño corporal total utilizando un champú insecticida (24 h antes)
  • Recorte de pelo con maquinilla eléctrica de las zonas a intervenir (24 h antes). Preferible recortar más pelo del necesario dejando una zona amplia de trabajo.
  • Depilación mediante maquinilla eléctrica del campo quirúrgico (antes de la cirugía), si no se realizó con anterioridad, y posterior rasurado mediante cuchilla. Este último punto es  controvertido, ya que el microtraumatismo puede condicionar el postoperatorio con picores y problemas de cicatrización.
  • Limpieza del campo quirúrgico y eliminación de pelos sueltos de la zona. Podemos ayudarnos de una cinta adhesiva (esparadrapo) para ello.
  • Vaciar la vejiga de la orina mediante sondaje uretra, el cual es conveniente mantener durante el acto quirúrgico y en algunos casos durante el postoperatorio.
  • Cubrir la parte distal de la extremidad con un calcetín o paño y fijarlo a la extremidad con cinta adhesiva. Puede utilizarse una venda cohesiva para tal fin.
  • Limpieza con jabón germicida y pincelado con sustancia antiséptica. Desde  este momento la extremidad debe permanecer lo más aislada posible, manteniéndola en alto o envuelta en paños impregnados en solución antiséptica.
  • Correcta colocación de los paños quirúrgicos de manera que aísle el campo  a intervenir totalmente, y cubra todo el animal y la mesa quirúrgica. Únicamente se deja sin cubrir la cabeza del animal para su control anestésico, la cual debe separarse mediante un paño vertical del campo quirúrgico.
  • Pincelado de solución antiséptica en la zona delimitada como campo quirúrgico.
  • Paños de delimitación una vez hecha la incisión, sujetos bien con grapas o suturas a la piel limitante.

Cuidados postoperatorios

Después de toda intervención quirúrgica, el paciente debe ser considerado como un enfermo, y los cuidados postoperatorios tienen como objeto evitar una agresión secundaria (infección, dolor…) y tratar el estado del paciente para llevarlo a un equilibrio fisiológico estable y a la anatomía funcional.

Si los cuidados postoperatorios son importantes en toda cirugía se hacen especialmente relevantes en traumatología, ya que se pueden prolongar por largo tiempo, ya que la consolidación ósea y funcional del sistema esquelético se alarga semanas o incluso meses. Se hace principalmente importante fisioterapia y enfermería para la recuperación temprana y satisfactoria del paciente.

Qué se aprende para ser auxiliar quirúrgico veterinario

El curso de Auxiliar Quirúrgico Veterinario aborda cinco grandes núcleos temáticos. En el primero de ellos, dedicado a heridas traumáticas o quirúrgicas, soluciones de continuidad y cicatrización, los alumnos aprenden todo lo necesario sobre estructuras anatómicas y relaciones de proximidad, anatomía vascular y nerviosa y estructuras articulares y disfunciones más frecuentes.

También se tratan otros temas importantes, como los abordajes quirúrgicos, todo lo relacionado con la piel, el sistema músculo-esquelético y otros órganos y los tipos de cicatrización, así como los retrasos en la misma.

En el quirófano

Por otra parte, se estudian en profundidad todos los aspectos relacionados con el material y técnicas de sutura y la asepsia, desinfección y esterilización, incluyendo la desinfección y esterilización del material por métodos físicos y químicos (biocidas), la normativa en biocidas y productos químicos para uso en medios hospitalarios y las resoluciones de inscripción y fichas de datos de seguridad, así como desinfección del animal, los protocolos prequirúrgicos y los antisépticos locales tópicos.

También se profundiza en residuos biosanitarios del centro veterinario, normativa vigente sobre eliminación de residuos biológicos y material e instrumental de quirófano veterinario, entre otros temas.

El tercer bloque de estudio se refiere al vestuario y complementos del personal de quirófano. Este bloque incluye el estudio de medios de aislamiento de la zona quirúrgica, profundización en todo lo que tiene que ver con la mesa auxiliar y el instrumental y equipos de quirófano.

El cuarto bloque de estudio tiene que ver con anestesia y sedación. Este bloque incluye el estudio de lo que supone la preanestesia y sedación, anestesia inhalatoria, volatilidad de los gases y anestesia intravenosa, así como interpretación de signos de analgesia, monitorización del animal y seguimiento de la anestesia y vigilancia del animal durante la cirugía. También se profundiza en el estudio del metabolismo de los fármacos anestésicos, la sobredosificación y resucitación reanimación.

Por último, el curso trabaja las situaciones de urgencia en el acto quirúrgico veterinario. Este bloque incluye el estudio de los signos de compromiso vital, maniobras de soporte vital básico y ventilación asistida.

Si te interesa especializarte para poder trabajar en un quirófano veterinario y crecer profesionalmente, infórmate sobre el curso de Auxiliar Quirúrgico Veterinario de CIM Formación.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario