¿Por qué me salta mi perro cuando llego a casa?
abrazando perro|perro salta al llegar dueño a casa|paseando con el perro|perro salta al llegar dueno a casa

¿Por qué me salta mi perro cuando llego a casa?

Uno de los problemas que más tienen los clientes que acuden a los entrenadores caninos, es que su perro les salta cuando llegan a casa. Este problema aparentemente parece no ser muy grave, pero se acentúa con el paso del tiempo y puede resultar incómodo cuando llegamos a casa cargados con la bolsa del súper, con el niño en brazos o con invitados.

Aunque el animal sólo lo hace por alegría, esto a veces es molesto para sus dueños, que buscan la solución más rápida, encerrarlos o atarlos, y sin embargo es equívoca.

El porqué de este comportamiento

En la mayoría de los casos se debe a un estrés acumulado por el perro a lo largo del día, y tras la aparición de su dueño, la tensión se canaliza hacia las muestras de alegría como saltar, lamer o ladrar lastimosamente.

Lo primero que debemos valorar es cuánto tiempo pasa el dueño fuera de casa, que a veces es gran parte del día, como ocho, doce o más horas. Los perros que además se quedan solos en un piso, o en una terraza o finca de escasos metros, son los que más sufren de estrés. Otros animales, se encuentran en fincas más amplias, pero existen detalles que se deben tener en cuenta.

Por ejemplo, las fincas con verjas o vallados que dejan ver hacia el exterior (es decir, sin ningún tipo de seto de ocultación artificial o natural), provocan un estrés añadido al animal a lo largo del día, puesto que éste observa pasar otros perros, caballos, bicicletas y coches, que se mueven pero no pueden salir hacia ellos.

Por muy grande que sea una finca, no debemos olvidar que el perro recorre a lo largo del día el mismo espacio y se acerca a oler el mismo árbol o la misma esquina, con lo cual, se aburre de la misma manera.

Soluciones

La falta de largos paseos diarios, de caricias y de atención, son otros añadidos a todo lo comentado. Esto se acumula en nuestro animal y el resultado es ese nerviosismo que posee cuando llega su dueño a casa.

La manera de combatir esta situación no siempre es fácil. Lo mejor es valorar todo lo comentado anteriormente y encontrar los puntos problemáticos. Los deportes caninos suelen dar buenos resultados en estos temas debido al gasto energético que le supone la disciplina deportiva al animal.

Alargar los paseos o aumentar su número diario, o simplemente jugar durante bastante tiempo cuando nos encontramos con él, suele aliviar también la tensión.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos