Deportes caninos: diferentes formas de disfrutar con tu perro
Perro-Frisbee|deportes-perro|deportes-perro-piscina

Deportes caninos: diferentes formas de disfrutar con tu perro

Lo esencial en los deportes caninos es que tanto el perro como el dueño disfruten de la actividad. Para muchos no es necesario ni siquiera convertirlo en una competición; el simple hecho de entrenar y evolucionar juntos es más que satisfactorio, pudiendo llegar a ser adictivo dado que es tangible la compenetración que se crea entre ambos.

En algunas disciplinas como el Mondioring o el RCI sólo se permiten la participación de ciertas razas, sin embargo con un perro mestizo podemos participar en otras similares como el ODU. Esto favorece que, independientemente del tipo de perro que uno posea, cualquiera puede disfrutar dedicando tiempo a trabajar con su mascota.

Perro-Frisbee

El beneficio último de estos deportes es la creación de un vínculo entre la pareja (perro y dueño), que permanecerá durante toda su vida, tanto dentro como fuera de los campos de trabajo. Pero además, sirven para paliar las necesidades de nuestro animal.

Deportes de competición para perros

Las carreras de perros son la mejor forma de que un Galgo estire las patas; el Mondioring permite a un Pastor Holandés descargar su ansiedad con mordidas a los figurantes o juguetes; y el agility permite el gasto de la energía extra que parecen poseer los Border Collie. Además podemos encontrarnos otras modalidades que se adaptarían a nuestro perro.

El dogfrisbee o el dancingdog necesitan de perros con gran atención para realizar las coreografías que su dueño le enseña.

El canicross, el mushing, el bikejöring o el drafting son modalidades que prefieren los perros de tiro como los de tipo primitivo (por ejemplo el Husky Siberiano, Alaska Malamute y Spitz Finlandés) pero no descartan a otros perros que adoran la velocidad.

El flyball es practicado por perros muy sociables con otros de su especie, dado que consiste en conseguir una pelota y pasársela como relevo a otro perro.

deportes-perro-piscinaTodas estas actividades requieren un esfuerzo considerable, paciencia y dedicación. Los entrenamientos engloban muchos más aspectos que el competitivo y con el paso del tiempo observaremos el aumento de fidelidad de nuestro perro. La mayoría de las actividades, pese a ser extremadamente disciplinadas, dejan pie a la iniciativa del perro para solucionar diversas situaciones.

En algunos de estos deportes, los jueces obligarán también a presentar al perro a un test de actitud, asegurando así que el entrenamiento del animal ha sido mediante las vías adecuadas y no presenta problemas de socialización con niños u otros animales.

Antes de elegir una disciplina canina, el propietario debe buscar la que le interesa, investigar sobre ella y valorar si su mascota es apta para tal, después de esto, tan sólo queda comenzar a disfrutar entrenando con su fiel amigo.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario