La pérdida de pelo en los perros: ¿muda o alopecia?

La caída del pelo puede ocurrir por varias razones. Una de ellas es la llamada caída fisiológica o muda, que se debe al envejecimiento del propio pelo o de su folículo (raíz) y, por lo tanto, cae ese pelo y es reemplazado luego por otros.

Esta caída fisiológica, por lo general, ocurre en primavera y otoño en climas mediterráneos (debido a los cambios estacionales de la luz y la temperatura), y no está localizada en una zona específica, sino que está generalizada. Esto no quiere decir que el animal se quede calvo, ya que esta caída solamente hace que el pelaje sea temporalmente menos denso, y se percibe sólo con una observación minuciosa.

Muda del pelo en perros

Aunque no te guste, es inevitable, tu perro suelta pelo. Todos los perros mudan, excepto las razas que no tienen pelo. La muda es un proceso natural que permite que el perro pierda el pelo viejo o dañado para obtener un nuevo pelaje, más sano y bonito. La clave es saber cómo cuidar la higiene de los canes en estos casos.

Sin embargo, aunque todos los perros mudan de pelo, la cantidad depende de su salud, de su raza o tipo de pelaje y de factores ambientales. En este sentido, cabe destacar que un perro con buena salud y bien alimentado tiene una muda normal, mientras que un déficit nutricional o algún problema de salud, incluso el estrés, pueden hacer que el perro suelte más pelo de lo que debería.

En cualquier caso, si crees que tu perro suelta demasiado pelo, convendría que consultaras con un profesional. Ten en cuenta que algunas razas de perro mudan mucho. Razas como el labrador retriever, el dálmata, los collies o los spitz sueltan mucho pelo.

También tienes que tener en cuenta que hay dos ciclos de muda, según las estaciones, pero como algunos perros tienen un pelaje que crece constantemente aparentan no mudar tanto, ya que están soltando pelo constantemente. Otros perros mudan dos veces al año, normalmente en otoño y en primavera.

Qué hacer cuando tu perro esté mudando el pelo

En la época de muda deberías cubrir bien los muebles y objetos que use tu perro para que no se acumulen bolas de pelo que luego resulten difíciles de quitar. Para mantener limpias las alfombras y todos los objetos o muebles que no puedas cubrir o a los que llegue pelo igualmente deberías pasar la aspiradora a diario.

Una buena idea es visitar a un peluquero canino para que le recorte el pelo o le haga un stripping, que consiste en arrancarle el pelo sobrante. Además, si tu perro suelta mucho pelo deberías cepillarlo todos los días, de forma que le ayudes a soltar el pelo en una zona más controlada que luego puedes limpiar y evitar que se disperse el pelo por toda la casa.

Si padeces alergias, infórmate bien sobre este aspecto antes de elegir la raza de perro que quieres tener o si vas a adoptar o no a un perro en concreto.

Alopecia en perros

La llamada caída patológica (alopecia), que es una caída anormal, tiene varias causas. Entre ellas, algunas enfermedades del pelo o la piel del animal, como la tiña, la sarna, eczemas, es decir, una gran variedad de causas directas en el tejido epitelial de revestimiento del animal.

La pérdida de pelo también puede ocurrir de forma indirecta, por enfermedades nutricionales o incluso infecciones. Entre las enfermedades nutricionales que pueden provocar la caída del pelo, podemos citar la avitaminosis (déficit) de vitamina A.

Síntomas de la caída de pelo en perros

Sin embargo, cuando la caída es generalizada, y además de menos denso, el pelaje se torna sin brillo, la causa es general. En este caso, sólo un cuidadoso examen de la condición general del animal puede dilucidar su causa o causas específicas. También hay un cuadro mórbido llamado alopecia areata, cuya causa es nerviosa, provocando también la caída localizada de pelos.

El dueño del animal también debe observar si, al mismo tiempo que se produce la caída del pelo, existen otros síntomas adicionales que pueden ser importantes para el diagnóstico, como picazón, un posible enrojecimiento de la piel o incluso la inflamación en estas áreas de la piel donde hay tal pérdida de pelo.

Para saber si la piel está inflamada o no, basta con observar o poner la mano para sentir si hay un calor anormal esa zona sin pelo, ya que la inflamación está siempre acompañada por tres signos importantes: dolor, calor y enrojecimiento.

Falta de vitamina A en la alimentación

Es protectora de los epitelios, y en función de la cantidad ausente, puede haber simplemente pérdida de brillo y resistencia del pelo, o terminar por su caída. El déficit de ciertos minerales en la dieta, pueden motivar, por tanto, también la caída del pelo. Incluso una simple falta de ciertos aminoácidos, que podríamos decir que son los “ladrillos” que forman las moléculas de proteínas más complejas, también puede provocar la pérdida del pelo.

Las infecciones, por el hecho de provocar fiebre, también pueden ser una causa de pérdida de pelo. En vista de estos diferentes factores, observa el pelaje del perro. Si la caída del pelo se encuentra formando verdaderas “islas” o calvas sin pelo, a menudo se debe a la presencia de parásitos (hongos, ácaros u otras plagas) y requiere tratamiento inmediato por parte del veterinario de acuerdo al diagnóstico concreto.

Si no se trata rápidamente, existe incluso un riesgo de propagación del parásito a otras zonas, o incluso a otros seres sensibles, como el propio ser humano, pudiendo ser afectado de tricofitosis o sarna producida por el ácaro Sarcoptes Scabiei.

Como hemos visto, cuando la pérdida de pelo se produce de manera generalizada pero consiste solamente una pérdida de densidad en el pelaje, limitada en cantidad y sin pérdida de brillo, se debe a una caída fisiológica estacional.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…