Cómo proteger a tu perro del clima frío y seco
perro durmiendo|perro abrigado|perro en cama|perro enfermo

Cómo proteger a tu perro del clima frío y seco

Los perros y los gatos pueden sufrir en silencio con la falta de lluvia y con el frío, época que requiere especial atención por parte de sus dueños. Suele ser común la aparición de algunas enfermedades específicas.

En momentos en que la humedad del aire es baja, se produce una mayor incidencia de enfermedades del sistema respiratorio, como bronquitis, asma en los gatos y traqueítis, especialmente en los perros ancianos y animales braquicéfalos, como los bulldogs y los pugs.

Problemas comunes en perros en invierno

perro enfermoEstos problemas pueden ser tan simples como una tos, pero también pueden llegar a contraer neumonía. Alergias y problemas oftálmicos en los ojos también pueden sobrevenir durante esta época.

Como los animales están más cerca del suelo que los humanos, respiran una mayor cantidad de polvo y polución, y por lo tanto, tienen una mayor sequedad de las vías respiratorias, así como una humedad más baja.

Lo ideal es que los propietarios de perros y gatos presten atención a su comportamiento. El propietario del animal puede notar sus molestias para respirar, una respiración ruidosa, aumento de estornudos, tos, aumento de lagrimeo y, en algunos casos, dificultad y mayor resistencia a realizar ejercicio.

Cómo proteger a tu perro con clima frío y seco

perro en camaSe pueden tomar algunas medidas para minimizar el sufrimiento de los animales en el clima actual. Caminar por zonas boscosas y en horarios alternados, utilizar humidificadores o, como una buena alternativa, poner recipientes de agua repartidos por toda la casa. En casos extremos, se indica el uso de dispositivos de inhalación directa en la nariz.

Además de esto, y sobre todo en las noches más frías, puedes abrigar a tu mascota. En este sentido, puede ser de gran importancia el uso de ropa, sobre todo para los perros más delgados o con pelaje corto. Otro buen consejo para ayudar a tu perro a no sentir tanto frío es proporcionar un espacio cubierto para que duerma y esté protegido de las heladas nocturnas.

Por último, no permitas que tu perro duerma directamente sobre el suelo, ya que esto hace que se pierda calor a la tierra y sienta frío. Una opción es forrar la cama de tu perro con mantas y, si no tienes, puedes ser suficiente con dejar algunos cartones o periódicos donde duerme, ya que actúan como aislante térmico y mantienen a tu perro caliente.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos

Añadir comentario
  • Hola! Tengo una gata persa. La semana pasada se resfrió,hoy hemos terminado el tratamiento. Sabemos que esta raza tiene una respiración ruidosa, pero a pesar de haber terminado el tratamiento parece que sigue resfriada. Estornuda de vez en cuando, tiene una respiración ruidosa que parece que sus fosas nasales están muy resecas… Pero al leer vuestra publicación…que si nuestras mascotas están más cerca del suelo, esta humedad que tenemos en esta zona…he de volver al veterinario? o estos síntomas se irán al acabar el invierno. Si es ésto último podríais darme algunos consejos para mi gatita para hacerle más llevadero el invierno. GRACIAS, UN SALUDO.

    • Hola Isabel!
      Los gatos persas, debido a la peculiar conformación de su cráneo, característica llamada braquicefalia, tienen muchos más problemas oculares y respiratorios que el resto de las razas felinas, y esto ocurre porque existe una menor longitud del cráneo, desde la cara hacia la parte posterior. Parece ser que tu gatita está exenta de estos problemas oculares que suelen provocar un lagrimeo continuo.
      También son frecuentes los problemas respiratorios debido a que la mayoría tienen los orificios nasales o narinas mucho más estrechos y el paladar blando muy largo, lo que produce que les cueste mucho más respirar, y que un simple catarro con mucosidad muy leve haga que tengan que respirar por la boca y que incluso dejen de comer al perder el olfato temporalmente.
      No tenemos muchos más datos de tu gata, como por ejemplo la edad o si respira jadeando. Sin embargo, si no hay mucosidad no debería haber ninguna complicación más, aunque sería interesante que tu veterinario le echara un vistazo de nuevo para descartar alguna enfermedad más grave.
      Los cuidados de los persas (y exóticos) incluyen zonas de descanso elevadas, limpieza de ojos y narinas con suero templado (si hay mucosidad), cepillado un par de veces a la semana y baños (sólo si están muy sucios) cada tres meses.
      ¡Mucha suerte con tu gatita!