Cómo proteger a tu perro del clima frío y seco
Perro con frío tumbado en una manta
Foto: Roberto Nickson en Unsplash

Cómo proteger a tu perro del clima frío y seco

La exposición al aire frío y seco del invierno  pueden causar patas agrietadas y picazón en la piel del perro. En este artículo vamos a ver cómo puedes proteger a tu perro con este tipo de climatología.

Muchos dueños de perros creen erróneamente que debido a que sus mascotas tienen un buen pelaje pueden tolerar el frío mejor que los humanos. Pero esto no tiene por qué ser así necesariamente. Al igual que nosotros, los perros, por muy peludos que sea, están acostumbrados al calor del interior de la casa y el clima frío puede ser tan duro para ellos como para sus dueños.

Ten en cuenta que si hace demasiado frío para que tú puedas estar en la puerta sin el abrigo puesto, probablemente también haga demasiado frío para tu perro, así que presta atención a su comportamiento mientras está al aire libre. Si notas que tu perro lloriquea, tiembla o parece ansioso, o si deja de jugar y parece estar buscando lugares para excavar, entonces es momento de meterlo en casa.

Consejos para proteger a tu perro del clima frío y seco

Si hace demasiado frío para ti probablemente también haga demasiado frío para tu perro. Tenlo en cuenta a la hora de tenerlo en la calle.  Tampoco dejes a tu perro solo en el coche durante mucho tiempo cuando haga frío, porque los vehículos pueden actuar como refrigeradores que retienen el frío.

Vamos a ver algunos consejos proteger al perro cuando hacer frío.

Cuidado con pasar del frío al calor seco

Salir repetidamente del frío al calor seco de su hogar puede causar picazón y descamación de la piel. Por eso motivo conviene mantener la casa con un buen nivel de humedad (usando un humidificador si hace falta) y secar al perro con una toalla en cuanto entre en casa, prestando especial atención a sus pies y entre los dedos. Revisa sus almohadillas para comprobar que no tiene nieve y, si la tiene, retírala enseguida.

Nada de cortes de pelo hasta después del invierno

El pelaje más largo proporcionará mayor protección al perro durante el invierno, así que no le hagas ningún tipo de corte hasta que mejore el tiempo.  Si tu perro tiene pelo largo, simplemente recórtelo para minimizar las bolas de hielo adheridas, los cristales de sal y los químicos descongeladores que pueden secar su piel, y no descuides el pelo entre los dedos de los pies.

Considera comprar un abrigo para tu perro

Si tu perro es de pelo corto, considera comprarle un abrigo con cobertura desde la base de la cola hasta el vientre.

Lleva una toalla en las caminatas largas

Si vas a dar un paseo largo con tu perro no te olvides de llevar una toalla para limpiar las patas irritadas y con escozor.

En invierno evita bañar al perro en la medida de lo posible

Durante el invierno baña a tu perro lo menos posible. Bañarlo con demasiada frecuencia puede eliminar los aceites esenciales y aumentar la posibilidad de desarrollar piel seca y escamosa. Si debes bañar a tu perro usa un champú hidratante (consulta con el veterinario).

Usa vaselina en las almohadillas de tu perro antes de salir a la calle

Masajear con vaselina u otros protectores de las patas en las almohadillas antes de salir puede ayudar a proteger al perro de la sal y los agentes químicos que puede haber en la calle.  

Alimenta bien a tu perro

Los perros queman energía extra al tratar de mantenerse calientes en invierno. Alimentar a tu perro un poco más durante los meses de clima frío puede proporcionar calorías muy necesarias. Además, asegúrate de que tenga mucha agua para que se mantenga bien hidratado y tenga la piel menos seca.

Cuidado con las corrientes de aire en casa

Es importante que te asegures de tu perro duerme en un lugar cálido, lejos de corrientes de aire.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

Añadir comentario
  • Hola! Tengo una gata persa. La semana pasada se resfrió,hoy hemos terminado el tratamiento. Sabemos que esta raza tiene una respiración ruidosa, pero a pesar de haber terminado el tratamiento parece que sigue resfriada. Estornuda de vez en cuando, tiene una respiración ruidosa que parece que sus fosas nasales están muy resecas… Pero al leer vuestra publicación…que si nuestras mascotas están más cerca del suelo, esta humedad que tenemos en esta zona…he de volver al veterinario? o estos síntomas se irán al acabar el invierno. Si es ésto último podríais darme algunos consejos para mi gatita para hacerle más llevadero el invierno. GRACIAS, UN SALUDO.

    • Hola Isabel!
      Los gatos persas, debido a la peculiar conformación de su cráneo, característica llamada braquicefalia, tienen muchos más problemas oculares y respiratorios que el resto de las razas felinas, y esto ocurre porque existe una menor longitud del cráneo, desde la cara hacia la parte posterior. Parece ser que tu gatita está exenta de estos problemas oculares que suelen provocar un lagrimeo continuo.
      También son frecuentes los problemas respiratorios debido a que la mayoría tienen los orificios nasales o narinas mucho más estrechos y el paladar blando muy largo, lo que produce que les cueste mucho más respirar, y que un simple catarro con mucosidad muy leve haga que tengan que respirar por la boca y que incluso dejen de comer al perder el olfato temporalmente.
      No tenemos muchos más datos de tu gata, como por ejemplo la edad o si respira jadeando. Sin embargo, si no hay mucosidad no debería haber ninguna complicación más, aunque sería interesante que tu veterinario le echara un vistazo de nuevo para descartar alguna enfermedad más grave.
      Los cuidados de los persas (y exóticos) incluyen zonas de descanso elevadas, limpieza de ojos y narinas con suero templado (si hay mucosidad), cepillado un par de veces a la semana y baños (sólo si están muy sucios) cada tres meses.
      ¡Mucha suerte con tu gatita!