Cómo cuidar a un gato con enfermedad renal crónica

La enfermedad renal crónica (ERC) es muy común en gatos mayores. No se pueden curar, pero si la enfermedad es diagnosticada temprano se puede controlar y pueden tener una buena calidad de vida durante bastante tiempo.

A continuación vemos qué hay que hacer para dar a los gatos con esta afección la mejor atención posible.

Signos de enfermedad renal en gatos

Los gatos con ERC pueden tener diferentes signos clínicos en diversos grados. Los síntomas incluyen:

  • Anorexia o disminución del apetito por inapetencia.
  • Pérdida de peso.
  • Vómitos.
  • Cambios en la micción (dificultad para orinar).
  • Incapacidad para concentrar la orina.
  • Úlceras orales.
  • Signos neurológicos (en casos severos).

Tratamiento y control de la enfermedad

Una vez se le haya diagnosticado una enfermedad renal al gato, es posible que se deba realizar una terapia con líquidos por vía intravenosa de inmediato, según la gravedad de la enfermedad. También se puede recomendar que la dieta se cambie a algo con menos proteína, que permita que los riñones del gato descansen.

En las primeras etapas, es posible que haya que hospitalizar al gato. El veterinario también puede valorar la administración de líquidos subcutáneos en el hogar semanalmente o diariamente, dependiendo de la gravedad de la enfermedad.

El veterinario valorará un plan de seguimiento que puede incluir análisis de sangre y de orina regulares. La determinación de la etapa de la enfermedad renal en la que se encuentra ayudará con el pronóstico a largo plazo y las recomendaciones de tratamiento. La enfermedad puede continuar progresando independientemente de la terapia. Sin embargo, tratar al gato según la etapa de la enfermedad renal en la que se encuentre dará mejor respuesta a largo plazo.

Cuidados en el hogar

En casa hay que controlar cualquier cambio en el apetito del gato, el comportamiento y la actividad. Además, hay que determinar específicamente su consumo de agua y sus hábitos urinarios. Si el gato está bebiendo más y orinando menos, esto puede indicar que algo debe cambiar o que la enfermedad está progresando, por lo que hay que consultar con el veterinario.

Siempre se recomienda proporcionar al gato mucha agua fresca, incluso cuando no tengan enfermedad renal. Los gatos disfrutan bebiendo agua corriente. Por eso es interesante comprar una fuente de agua especial para gatos que proporciona agua limpia constantemente y la incitará a beber.

Si el veterinario ha recomendado una terapia de líquidos subcutáneos en el hogar es importante seguir el procedimiento indicado. La mayoría de los gatos toleran este procedimiento muy bien.

Autor: Eva R.

Compartir

2 comentarios en “Cómo cuidar a un gato con enfermedad renal crónica

  1. Hola, agradecería mucho si pudiesen darme su opinión sobre lo que ha pasado con mi gata. Tenía cinco años, estaba esterilizada hacia cuatro años, estaba sana aunque le empezamos a notar algún síntoma unos días antes como que pedía más agua de lo habitual, alguna pequeña pérdida de equilibrio, y dejo de comer su pienso durante tres días. Cómo tiene salida a un campo donde suele cazar, no nos preocupó lo de la perdida de apetito, pero al verla adelgazar la llevamos al veterinario. Nos dijo que estaba deshidratada y le pusieron suero intravenoso, y le sacaron sangre para analizar. Esto fue un martes, pero hasta el viernes no llegaron los resultados de la analítica. Le pusieron antibiótico y antiinflamatorio por si acaso tuviera alguna infección, pero sin saber que tenía. El jueves le pusieron mucho suero otra vez, hasta que la pobre empezó a hincharse por la barriga. Ya el jueves por la tarde le hicieron una ecografía y vieron que tenía los riñones llenos de líquido y que tenía mal pronóstico. A partir de ahí le inyectaron diuréticos para ver si orinaba pero no funcionó, hasta que el sábado tuvimos que dormirla para que dejase de sufrir.
    Tengo la duda de si el antibiótico, antiinflamatorio y suero que le pusieron antes de hacerle la ecografía pudo agravar su estado, porque tenía algún síntoma pero no estaba tan mal. Fue llevarla al veterinario y empeorar muy rápido. Antes de ir todavía orinaba y hacia caca. Me da mucha rabia que se haya muerto por un mal tratamiento y me gustaría saber su opinión.
    Muchas gracias

    1. Hola Julia. Probablemente lo que le ocurrió a tu gata fue una insuficiencia renal, una enfermedad bastante habitual en gatos incluso jóvenes. Y no no tiene nada que ver los medicamentos que le dieron con su problema de riñones. Suele tener mal pronóstico ya que cuando los riñones no son capaces de eliminar orina, los metabolitos tóxicos se acumulan en sangre y esto junto a la deshidratación suele tener un desenlace fatal. Lo sentimos mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…