7 alimentos que no debes dar a tu mascota
Perro comiendo un panecillo
Perro comiendo pan. Foto: Engin Akyurt en Unsplash

7 alimentos que no debes dar a tu mascota

Algunos alimentos y bebidas saludables para los humanos, pueden ser peligrosos y a veces de consecuencias fatales para perros y gatos puesto que tienen un metabolismo distinto al de los humanos. Cerca de un 80% de intoxicaciones atendidas por veterinarios corresponden a los perros, mientras que los gatos representan sólo un 11%.

A menudo los perros nos miran con cara de pasar hambre y parece que nos mendiguean un pedazo de pastel de chocolate o un nacho rebañado en un suculento guacamole, pero no darle lo que él quiere puede evitar una enfermedad y en algunos casos salvar la vida.

Es importante que, los propietarios de mascotas y los auxiliares de veterinaria tengan conocimientos básicos sobre nutrición y dietética animal. El producto que causa más ingresos es el chocolate (25%), seguido por los medicamentos de uso humano (22%).

Alimentos prohibidos para perros

Cebolla

La cebolla cruda, cocida o desecada, es un ingrediente universalmente aceptado en todo tipo de recetas culinarias, conteniendo sustancias beneficiosas para la salud que incluyen propiedades anticancerígenas, anticoagulantes, antiasmáticas, antidiabéticas, hipocolesterolemiantes y efectos antibióticos.

Por otro lado, la cebolla contiene componentes tóxicos que pueden causar anemia hemolítica acompañada por la formación de cuerpos de Heinz en los eritrocitos de algunos animales como vacas, caballos, perros y gatos.

En éstos un consumo de 5 gramos por animal es suficiente para provocar sintomatología, mientras que en los perros se necesitan de 15 a 30 g/kg. Atención pues a los restos de comida casera como pizzas, macarrones…

Chocolate y café

Aunque no son perjudiciales para las personas, los productos a base de chocolate contienen teobromina, una metilxantina que puede causar vómitos en pequeñas dosis, y la muerte si se ingiere en grandes cantidades. El chocolate para fundir y el chocolate negro contienen más sustancias peligrosas que el chocolate blanco o con leche.

La cantidad de chocolate que podría causar la muerte depende del tipo de chocolate y el peso del perro. Para las razas más pequeñas unos 15 g de chocolate para fundir pueden tener ya graves consecuencias para la salud, mientras que un perro de unos 20 kg puede experimentar transtornos gastrointestinales con el consumo de unos 200 g de chocolate negro. El café, que contiene otra metilxantina, la cafeína, es igualmente peligroso.

Alcohol

El etanol es el alcohol presente en bebidas alcohólicas, enjuagues bucales y perfumes. Intoxicaciones graves han ocurrido cuando a los perros se les ha dado a beber alcohol como una «gracia». Además, a los perros parece que les atraen las bebidas alcohólicas, así que las bebidas no deben ser desatendidas cuando estamos con ellos.

Perros y gatos no pueden metabolizar el alcohol, incluso ni en pequeñas cantidades. Algunos animales se han intoxicado por el consumo de manzanas podridas o masa de pastelería cruda fermentada con la levadura Saccharomyces cerevisiae.

Los síntomas de la intoxicación por alcohol en animales son similares a los de las personas, y pueden incluir vómitos, problemas respiratorios, coma y, en casos graves, la muerte.

Aguacate

A menudo pensamos que los productos de origen vegetal son tan saludables para ellos como para nosotros, pero los aguacates tienen una sustancia llamada persina que puede actuar como un tóxico en el perro, el gato y otros animales (rata, conejo, caballo, aves…).

El consumo de aguacates en las mascotas debe evitarse. La dosis letal no se conoce y el efecto es diferente dependiendo de la especie animal. En carnívoros, los aguacates activarán la acumulación de líquido en los pulmones, lo que conlleva una seria dificultad para respirar y la muerte por falta de oxígeno.

Estos edemas también puede ocurrir en el corazón, el páncreas y el abdomen. Además, su alto contenido en grasas pueden conducir a una pancreatitis.

Nueces de macadamia

Se pueden encontrar formando parte de pasteles y galletas, así como para ser consumidas crudas o tostadas. Las nueces de macadamia, y también su mantequilla contienen una toxina desconocida que afecta a los músculos, el sistema digestivo y el sistema nervioso y puede causar dificultades de locomoción, debilidad, disnea y convulsiones.

Las nueces de macadamia y las nueces comunes también pueden provocar pancreatitis debido a su alto contenido en grasas, e incluso provocar una reacción alérgica en algunos individuos.

La dosis tóxica oscila entre 2’5 y 60 g/kg. Esta amplia horquilla significa que algunos perros muestran síntomas con una pequeña dosis mientras que otros necesitan una cantidad mucho mayor.

Uvas y pasas

El mecanismo de toxicidad no está claro, aunque estos frutos pueden provocar insuficiencia renal en mascotas. Aún habiendo distintas respuestas de forma individual, la dosis tóxica se encuentra entre 10 y 30g/kg peso. Incluso una pequeña cantidad puede causar problemas en algunos perros.

Xilitol

Es un edulcorante que se encuentra en muchos productos, incluyendo chicles y caramelos sin azúcar, pasta de dientes,… Causa una rápida caída de glucosa en la sangre (hipoglucemia), dando lugar a debilidad y convulsiones. Algunos animales han acabado desarrollando también una insuficiencia hepática.

Recetas caseras para perros

Además de estos alimentos, hay que tener especial atención con la comida casera. Cuando se trata de alimentar a los perros, la comida casera, ya sea cocinada o con alimentos crudos, puede no ser ser todo lo buena que parece, según informa un equipo de investigadores de la facultad de Veterinaria de la Universidad de California Davis.

En el mayor estudio nutricional de recetas de alimentos para perros preparadas en casa que se ha realizado hasta el momento y que fue publicado en junio, los investigadores encontraron que muy pocas de las 200  recetas analizadas proporcionan todos los nutrientes esenciales en cantidades adecuadas para cumplir con las necesidades establecidas para perros.

“Los motivos por los que algunos propietarios prefieren preparar la comida en casa es porque sienten que tienen un mejor control de la dieta de sus animales, o bien quieren ofrecer un alimento más natural o simplemente no confían en las empresas de alimentos para mascotas” afirma Jennifer Larsen, autora principal del estudio.

Falta de nutrientes

Los resultados del análisis indican que las recetas más disponibles para los perros sanos, incluso las publicadas por veterinarios, no proporcionan los nutrientes esenciales en las cantidades requeridas para los perros  y que es  muy difícil para el dueño de una mascota normal llegar a recetas equilibradas para preparar raciones apropiadas y seguras para un uso sostenido  a largo plazo.

Según J. Larsen, “la comida elaborada en casa es una gran opción para muchas mascotas, pero se recomienda a los dueños que eviten las recetas generales obtenidas de libros y de internet, y en su lugar consultar con un especialista en nutrición veterinaria para que formule recetas personalizadas y nutricionalmente adecuadas para cada animal”.

En el estudio se seleccionaron 200 recetas de 34 fuentes diferentes, incluyendo libros de texto, libros de veterinaria para el cuidado de mascotas y varias páginas web. Se evaluaron tanto los ingredientes como las instrucciones para cada receta.

Aunque las  escritas por los veterinarios eran menos proclives a tener deficiencias de nutrientes, la mayoría todavía tenían al menos una deficiencia. Curiosamente, sólo cuatro de las 200 recetas que fueron escritas por nutricionistas veterinarios certificados tenían perfiles nutricionales aceptables para perros adultos.

En el 95% de las 200 dietas formuladas examinadas se detectó que faltaban los niveles necesarios de al menos un nutriente esencial, y más del 83% de las recetas presentaban múltiples deficiencias de nutrientes. Como muchas recetas comparten las mismas deficiencias, la rotación de las recetas y la  alternancia de alimentos puede no ser suficiente para corregir estos problemas. «Algunas de las deficiencias, en particular las relacionadas con la colina, zinc, vitamina D y vitamina E, podrían causar graves problemas de salud como la disfunción inmune, la acumulación de grasa en el hígado y alteraciones musculoesqueléticas», sostiene J. Larsen.

Los investigadores también determinaron que el 92% de las recetas contenía instrucciones vagas o incompletas acerca de los ingredientes, el método de preparación o el uso de productos para suplementar la dieta. Por otra parte, el 85% de las recetas no proporcionó información sobre las calorías de la receta o consejos relacionados con la ración según el tamaño de la mascota.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

Añadir comentario