¿Sirve la manta eléctrica para aliviar los dolores de espalda?
manta-electrica|lampara infrarroja

¿Sirve la manta eléctrica para aliviar los dolores de espalda?

Seguramente has escuchado hablar sobre las mantas eléctricas y su uso para remediar o aliviar los dolores musculares. O incluso tienes una en casa y te acuerdas de ella cuando sientes dolor de espalda. ¿Pero son realmente efectivas estas mantas eléctricas que nos venden en cualquier hipermercado o en la televisión?

La aplicación de calor en una zona dolorida, ayuda a aliviar esos problemas musculares. Pero siempre y cuando utilicemos para ello una lámpara de infrarrojos que emita una onda con una frecuencia apropiada para que la luz infrarroja pueda penetrar hasta unos dos centímetros de profundidad en la piel y así llegar a las capas musculares.

Placer temporal

Es decir, que cuando aplicamos calor con la ayuda de una manta eléctrica no suele ser suficiente. Pues la manta no tiene radiación infrarroja y el calor que emite no traspasa ni 4 mm del grosor de la piel.

Cuando notamos algo de mejoría con el uso de la manta eléctrica es porque nuestro cerebro esta percibiendo una sensación de bienestar debido al calor de la zona dolorida. Una vez ésta se enfríe, seguiremos con el mismo dolor inicial ya que no hemos tratado el foco de la dolencia.

lampara infrarrojaSi queremos llegar hasta la base del problema muscular es necesario utilizar una lámpara infrarroja para que la luz alcance al músculo y éste se relaje. Aliviando así dicho dolor muscular producido por contracturas, generalmente.

Lámpara de infrarrojos

El uso de una lámpara de infrarrojos en casa no suele ser conveniente sin la supervisión de un terapeuta o experto en la materia. Pues es muy fácil producir quemaduras en la piel. Aunque actualmente podemos encontrar en las tiendas unas lámparas especiales para pacientes que son portátiles.

Estas lámparas de infrarrojos son de 150 W, no tienen pie y son portátiles para un manejo mucho más fácil en casa. Las lámparas que se usan en un centro profesional suelen ser de 250W, movibles y con pie para ajustarlas al paciente.

Si estamos convencidos y queremos comprar una, es mejor asesorarnos antes por un especialista para que nos aconseje cuánto tiempo de exposición y distancia debemos usar para nuestra dolencia.

Para dolores de espalda o musculares sin complicación, lo general es utilizar la lámpara infrarroja sobre unos 10-15 minutos a una distancia de 50 cm más o menos de la zona a tratar y seguir con el tratamiento hasta ver mejoría.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario

Añadir comentario