¿Qué formación necesito para ser masajista?

Los masajistas son profesionales muy demandados actualmente. Las situaciones de estrés, las malas posturas, las sobrecargas musculares, razones estéticas y otros motivos hacen que la gente requiera cada vez más los servicios de un masajista.

Suele haber bastante confusión con los masajistas, pero ha de quedar claro que no existe una carrera que convierta a sus alumnos en profesionales. La profesión de masajista profesional no está regulada como tal. La cuestión es saber qué es lo que hace un masajista profesional para no entrar en conflicto con lo que hacen otros profesionales para cuyo ejercicio sí que existe una titulación oficial, como es el caso de los fisioterapeutas.

¿Qué formación necesito para ser masajista? 1

:sto no significa que las diferentes capacitaciones para ser masajista profesional no sirvan para nada. Tampoco que trabajar como masajista sea algo ilegal o al margen de la legalidad. Simplemente hay que tener claro cuáles son las competencias de esta profesión para evitar el intrusismo profesional y no dar lugar a posibles sanciones.

Competencias del masajista

Por eso, lo primero que debes saber antes de buscar una buena formación es aclarar qué tipo de masajista quieres ser y a qué te quieres dedicar. En el sector de las terapias manuales hay muchas opciones.

Para ejercer la profesión sin problemas de intrusismo, en terapias manuales se habla habitualmente de la industria del bienestar, distinguiéndose así del sector de la salud y de la práctica sanitaria, donde se enmarcaría la práctica de la fisioterapia. Por lo tanto, mientras no se use como tratamiento para una patología, no hay ningún problema a la hora de ejercer la profesión de masajista profesional, en cualquier de sus especialidades.

A continuación, hablaremos de la formación necesaria para ser masajista, así como de las diferentes opciones y oportunidades que ofrece esta profesión en la que hay una gran cantidad de oportunidades de trabajo.

Especialidades para ser masajista

Si quieres ser masajista puedes trabajar en diversos ámbitos, especializándote en algún área o áreas en concreto, en función de tus intereses y de tu potencial individual. Gran parte de los cursos de formación para quiromasajistas, toman contacto con todos los tipos de masajes, pero cada uno puede o no, optar por una especialización basada en una formación más profunda o en la experiencia. En este sentido, estas son las principales áreas en las que se puedes especializar y en las que puedes encontrar buenas oportunidades.

Masaje relajante

Los masajes relajantes están cada vez más demandados, debido, sobre todo, a la cantidad de estrés que se acumula, con lo que ello conlleva, tanto a nivel físico como emocional. Los masajes relajantes tienen el objetivo de activar y regenerar el organismo.

Mediante una serie de manipulaciones concretas, el masajista favorece la liberación endorfinas del cliente. Esto permite  y favorece la regulación de la tensión, aumenta el confort y permite que el cliente experimente una sensación real, física y mental, de descanso.

Masaje estético

Los masajes estéticos son tratamientos cuyo objetivo es mantener  o mejorar  el estado de la piel desde un punto de vista estético. Para ello, el masajista utiliza terapias de masaje concretas que buscan eliminar las células muertas, así como tonificar el tejido epitelial de cliente.

El masaje estético se utiliza, por ejemplo, para combatir la flacidez, reducir las estrías o eliminar los líquidos acumulados.

Masaje de alivio

Se utiliza para el alivio de problemas de tipo neuromuscular y/o musculoesquelético con el objetivo de hacer más fácil la eliminación de toxinas. También es muy útil para estimular la circulación sanguínea y así facilitar y mejorar el estado de todos los tejidos musculares y favorecer con ello la recuperación.

Masaje preventivo

Los masajes preventivos suelen utilizarse en el ámbito deportivo para evitar lesiones, aunque también pueden usarse en otros ámbitos cuando el cliente tiene tendencia a sufrir una lesión por sobrecarga o sobreesfuerzo.

Masaje deportivo

Los masajes deportivos son un tipo de masajes específicos para mantener el cuerpo del deportista en buena forma posible física. Para ello, el masajista utiliza diversas técnicas, en función del momento en el que se encuentre el deportista: antes o después de la competición. Además, el masajista deportivo también cuenta con recursos en caso de lesión o sobrecarga.

Formación para ser masajista

Teniendo todo lo anterior en cuenta, las personas que deseen hacer del masaje su profesión pueden realizar diversos tipos de cursos que le permitirán abrirse camino en las diferentes especialidades del masaje.

Quiromasaje,  quiropraxia, osteopatía y masaje deportivo

Para trabajar en el ámbito del masaje relajante, preventivo o deportivo, existen diversas especialidades en las que te puedes formar, de las que ahora hablaremos. Sin embargo, la osteopatía y la quiropraxia exigen un mayor nivel de conocimiento del cuerpo humano, por lo que se recomienda realizar estos cursos únicamente cuando se tiene una formación previa de calidad.

Curso de quiromasaje

Aprender quiromasaje te permitirá resolver problemas físicos de origen muscular utilizando solo tus propias manos. Esta formación te abrirá las puertas para trabajar centros de estética, centros de masaje, balnearios, hoteles, gimnasios y clubes deportivos, así como trabajar por tu cuenta.

Curso de masaje deportivo

Formarte como especialista en masaje deportivo te permitirá especializarte en un sector de alta demanda, aprendiendo técnicas de masaje avanzadas y complementarias para su aplicación práctica a un amplio número de alteraciones funcionales.

Curso de quiropraxia

Los quiroprácticos son profesionales con la capacidad para solucionar alteraciones en las vértebras debidas a traumas físicos que afectan a la estructura esquelética del cuerpo, a los nervios y a la salud.

En un curso de quiropraxia aprenderás a manipular la columna vertebral de forma segura el tratamiento y prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético, mediante el ajuste vertebral y otras manipulaciones tanto articulares como de tejidos blandos.

Curso de osteopatía

Aprender osteopatía aprenderás a manipular de forma eficaz las extremidades y la columna vertebral, así como las relaciones físicas del sistema músculo esquelético y sus relaciones con el sistema nervioso.

Dónde estudiar para ser masajista

Aunque la profesión no está regulada, al finalizar tu formación recibirás un diploma profesional, de tipo acreditativo, en el que quedan reflejados los conocimientos adquiridos.

Ese título que te entregan es válido porque reconoce los conocimientos adquiridos, pero si ese centro no cuenta con prestigio o sus docentes no son buenos, el título cae por su propio peso. Es importante tener esto en cuenta de cara a elegir la formación más adecuada, y que no te vendan gato por liebre. Si quieres ser masajista profesional busca una escuela con experiencia, que te ofrezca garantías y con prestigio dentro del sector.

Cuando salgas a buscar trabajo como terapeuta manual, las empresas mirarán tu formación y/o tu experiencia. Si tienes buena experiencia la formación deja de tener importancia, pero si no la tienes la clave que es que hayas elegido un buen centro.

Por otro lado, queda la opción del autoempleo. Muchos de los profesionales dedicados al masaje están registrados como autónomos. Hace un tiempo, publicamos un artículo con las claves para seguir correctamente los pasos para trabajar como masajista por cuenta propia.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…