Pautas de peluquería del Westie
perro-raza-westie-min

Pautas de peluquería del Westie

El West Highland White Terrier es un perro audaz, confiado, amante de la diversión e inteligente, que puede encontrar la alegría en los placeres más simples de la vida. Su feliz disposición y amor por la vida lo convierten en el favorito de muchos. Es amable, se lleva bien con todos y disfruta siendo parte de su familia.

Los propietarios de esta raza de perros disfrutan de una inteligencia impresionante en su perro, pero se enfrentan a desafíos específicos y a menudo desalentadores cuando se trata de mantener la apariencia de su West Highland White Terrier. Es un perro amigable y atractivo cuyo linaje se remonta a principios del siglo XX.

Pautas de arreglo del Westie

El Westie, como se conoce comúnmente, es una raza de pelo duro. Para este perro lo más recomendable en la peluquería es hacer un arreglo bajo la técnica de stripping. Ahora bien, hay clientes que prefieren el arreglo de su Westie con máquinas, lo cual favorece, a la larga, el crecimiento de un pelo con textura blanda y ondulada.

Para estos casos, es conveniente proponer un arreglo que ayude, por una parte a mejorar la textura y además cumplir con los deseos del cliente, de modo que las zonas blandas no serán arrancadas, pero las duras sí.

Debido a su doble capa particularmente gruesa de pelaje blanco, se requiere atención especializada y de rutina para que este perro se vea lo mejor posible.

Para que el Westie se vea lo mejor posible, un aseo regular es imprescindible. Para ello es necesario arrancar el pelo  viejo y muerto. Esta es la forma tradicional de cuidar el abrigo de este terrier. Acudir a un peluquero canino es la mejor forma de mantener al Westie en las mejores condiciones.

  1. Empezar en sucio realizando el stripping inicial en zonas más duras, sobretodo en el lomo.
  2. Una vez arrancado lo que se haya precisado,  marcar a máquina con una medida de 5 mm dentada. Dejar las zonas de faldas intactas y hacer el descenso a falda con ligereza.
  3. Lavar con champú quinado o vitalizante y blanqueante. No uso acondicionador.
  4. Poner mascarilla solo en faldas en parte de puntas y nudos para soltarlos mejor y no romper el pelo.
  5. Ya en seco, cepillar y repasar con tranquilidad de nuevo y realizar a tijera el arreglo habitual y de patas.
  6. El aspecto debe resultar natural y la falda no muy baja. Tiene que quedar entrelazada con la falda de las patas sin que se aprecien marcas de cuchilla ni mordiscos. Los cuartos
    traseros internos estarán vaciados, pelados y la mano redonda.
  7. En la zona de pecho no dejar corbatas; la angulación es recta en vista frontal y lateral.
  8. La cabeza debe quedar redondeada con curva, recta y esculpida. El tamaño, a gusto del cliente.

Los propietarios de un West Highland White Terrier deben cepillar a su perro todos los días. en general, así sus abrigos no se enredan   si se arregla al perro regularmente. Debido a su naturaleza aventurera e inquisitiva, a menudo habrá cepillar a este perro rápidamente después de una caminata para eliminar suciedad que el perro ha atraído durante sus aventuras.

La visita al peluquero canino debería cada 6-8 semanas, pero con un lavado y arreglo regular en casa se puede reducir a cada 8 a 12 semanas.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario