Las mariposas saborean con sus patas
Mariposa sobre una flor:
Mariposa sobre una flor: Foto: Bogomil Mihaylov en Unsplash

Las mariposas saborean con sus patas

Las mariposas no tienen boca que les permita morder o masticar, sino que tienen una estructura similar a una pajita larga que se llama probóscide, que utilizan para beber el néctar de las plantas, jugos o agua. Pero esta trompa no tiene ningún órgano sensorial del gusto.

El sentido del gusto de una mariposa se encuentra en la parte inferior de sus patas. Es ahí donde se encuentran sus órganos sensoriales gustativos. Pueden saborear tan solo con posar una pata sobre su comida.

Cuando no utiliza la trompa, se queda como una manguera de jardín. Así, cuando la mariposa está posada en una hoja, puede probar si es buena para poner los huevos y que sea el alimento de sus orugas.

Más curiosidades sobre las mariposas (título añadido)

Existen otras curiosidades sobre estos insectos:

  • Las alas de las mariposas son transparentes. El ala de una mariposa está formada en realidad por capas de quitina, la proteína que compone el exoesqueleto de un insecto. Estas capas son tan finas que se puede ver a través de ellas. Miles de pequeñas escamitas cubren la quitina transparente, y estas son las que reflejan la luz de diferentes colores.
  • Las mariposas únicamente se alimentan de líquido. Por lo general, de néctar de las plantas, que es la base primaria de su alimentación. Pero una mariposa no puede vivir solamente de azúcar, sino que necesita minerales también. Para complementar su dieta de néctar, las mariposas
  • beben de charcos de lodo, que son ricos en minerales y sales.
  • Las mariposas no pueden volar con el frío. Su temperatura corporal debe ser al menos de unos 30 °C para poder volar, ya que son insectos de sangre fría, que no pueden regular su propia temperatura. Si la temperatura ambiente cae a unos 12 °C, se quedan inmóviles, incapaces de huir de depredadores.
  • Por lo general, las mariposas viven solo entre 2 y 4 semanas. Algunas de las mariposas más pequeñas solo viven unos pocos días, aunque otras como la Gonepteryx rhamni pueden llegar a vivir hasta 9 meses.

  • La velocidad máxima a la que puede volar una mariposa es de unos 20 km/hora. Algunas polillas pueden alcanzar los 40 kilómetros por hora.
  • Existen alrededor de 24.000 especies de mariposas. La Antártida es el único continente donde no se han encontrado. Y de polillas hay muchas más, se han contado hasta 140.000 especies en todo el mundo.

Cómo diferenciar una mariposa de una polilla

Hay formas de diferenciar estos dos insecto voladores. Las mariposas generalmente tienen antenas largas y lisas que están redondeadas en los extremos, mientras que la mayoría de las polillas tienen antenas gruesas y plumosas. Las polillas también tienden a tener cuerpos más grandes y difusos que las mariposas. La mayoría de las polillas vuelan de noche, mientras que la mayoría de las mariposas vuelan durante el día. Debido al momento del día en el que están activas, las mariposas tienden a ser más coloridas que las polillas, pero no siempre es así.

Otra diferencia tiene que ver con el descanso. La mayoría de las polillas aplanan sus alas sobre sus cuerpos, mientras que la mayoría de las mariposas las levantan y se enfrentan entre sí. Y aunque tanto las mariposas como las polillas se desarrollan en una crisálida, la mayoría de las polillas también tejen un capullo protector.

¿De qué están hechas las alas de las mariposas?

La estructura principal del ala de las mariposas está hecha de finas capas de quitina, una proteína que también forma la «capa» exterior de su cuerpo. Estas capas son tan delgadas que puedes ver a través de ellas. Están cubiertos con miles de pequeños pelos modificados llamados escamas que reflejan la luz, creando los extraordinarios colores y patrones que vemos. Estas escamas son el «polvo» que sale del ala de una mariposa cuando roza las hojas y las flores.

Las alas también contienen un sistema de venas que hacen circular la sangre, y los músculos fuertes del cuerpo de la mariposa mueven las alas hacia arriba y hacia abajo. En realidad, las alas se mueven en un movimiento en forma de ocho que empuja a la mariposa por el aire. Algunas especies parecen brillar; esto se debe a la forma en que la luz se refleja en las escamas de sus alas.

Es importante tener en cuenta que las alas de las polillas y las mariposas son muy delicadas y pueden rasgarse fácilmente con el menor contacto.

El color puede servirles de protección

El color de una mariposa puede ser para protección. Por ejemplo, las manchas grandes de una mariposa búho parecen los ojos de un animal mucho más grande, por lo que un depredador como un pájaro puede pensarlo dos veces antes de atacar. Otras mariposas se camuflan para mezclarse con su entorno, y algunas tienen colores brillantes para advertir que son venenosas.

El origen de su nombre no tiene nada de maravilloso

Mariposa, butterfly en inglés, debe su nombre a algo muy poco glamuroso: sus excrementos. Esto se debe a que lo los científicos holandeses que estudiaron las mariposas por primera vez, antes de que estas tuvieran nombre, notaron que sus excrementos se parecían muchísimo a la mantequilla. Así que le dieron al insecto el nombre de mariposa: butter (mantequilla) fly (volar, mosca).

Algunas personas sugieren que hay otra explicación para este nombre. Y es que hubo un tiempo en el que se creía que las brujas se convertían en mariposas y luego volaban en busca de comida, especialmente mantequilla.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

Añadir comentario