Cómo elegir a tu perro guardián: la agresividad territorial
ilustracion-perro-ladrador-min|chow-chow-perros-territoriales-CIM-Formacion|setter-irlandes-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion|terranova-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion|basset-hound-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion|Bichon-frise-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion|bulldog-ingles-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion|dobermann-perros-territoriales-CIM-Formacion|fox-terrier-perros-territoriales-CIM-Formacion|Golden-retriever-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion|pastor-aleman-perros-territoriales-CIM-Formacion|rottweiler-perros-territoriales-CIM-Formacion|schnauzer-miniatura-perros-territoriales-CIM-Formacion|cuidado_con_el_perro|educador-adiestrador-canino-1-CIM-Formacion|educador-adiestrador-canino-2-CIM-Formacion

Cómo elegir a tu perro guardián: la agresividad territorial

Los animales sociales como el perro defienden de manera muy marcada su territorio ante la presencia de cualquier extraño. Al igual que el resto de cánidos salvajes, reaccionan con agresividad hacia aquellos individuos desconocidos, personas o animales, que entran en la zona considerada por ellos como su territorio.

La forma de agresividad más extendida en el mundo canino es la territorial, muchas veces incluso buscada y deseada por parte de los propietarios que suelen estimular y recompensar esta conducta. Por otra parte, sólo ocasionalmente este tipo de agresividad es visto por el propietario como un problema difícil de controlar y muchas veces de erradicar o, como mínimo, de reducir su intensidad.

Razas muy territoriales Razas poco territoriales
Chow chowchow-chow-perros-territoriales-CIM-Formacion Basset houndbasset-hound-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion
Pastor alemánpastor-aleman-perros-territoriales-CIM-Formacion Golden retrieverGolden-retriever-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion
Rottweilerrottweiler-perros-territoriales-CIM-Formacion Bichón friséBichon-frise-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion
Dobermanndobermann-perros-territoriales-CIM-Formacion Terranovaterranova-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion
Schnauzer miniaturaschnauzer-miniatura-perros-territoriales-CIM-Formacion Bulldog inglésbulldog-ingles-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion
Fox terrierfox-terrier-perros-territoriales-CIM-Formacion Setter irlandéssetter-irlandes-perros-poco-territoriales-CIM-Formacion

Desarrollo de la conducta de defensa del territorio

1ª Fase o aviso

En esta primera fase el perro intentará evitar el ataque y básicamente se concentrará en intimidar al extraño. Normalmente el perro reacciona ladrando y guardando cierta distancia ante el acercamiento de un individuo desconocido en las inmediaciones de su territorio.

Conforme el intruso se va acercando más a la zona central o de dominio del perro, el aviso adquiere connotaciones más agresivas, tales como gruñidos, erizamiento del pelo del lomo, levantamiento de los belfos…

Algunas veces esta conducta se ve reforzada por el hecho de que el intruso se ve claramente amenazado y decide huir. En otras muchas ocasiones, la recompensa viene porque el desconocido no pensaba entrar en territorio ajeno, simplemente paseaba por allí y, evidentemente pasa de largo. Esto refuerza aún más la conducta agresiva del perro, creyéndose el artífice de la “huida” del desconocido.

2ª Fase o ataque

En algunos casos, si el invasor supera cierta distancia y se acerca demasiado al perro o la zona central del territorio, éste puede llegar al ataque, que puede ser ocasionalmente violento.

Aún existiendo cierta correlación entre las dos fases, es de destacar que algunos perros pueden pasar directamente a la segunda fase sin apenas haber advertido acerca de sus intenciones. Estos individuos pueden llegar a ser muy peligrosos, ya no únicamente por los daños físicos que puedan ocasionar, sino por todas las responsabilidades civiles y penales en las que se verán envueltos de forma inevitable sus propietarios.

Medidas generales de control

La presentación de la conducta agresiva para defender el territorio en la mayoría de las veces sólo se produce si el perro se encuentra en el interior del mismo. Es muy típica la defensa territorial de la vivienda y, por extensión, del coche. Esto explica por qué muchos perros muestran una conducta agresiva y con ladridos potentes cuando se encuentran en el interior de un vehículo y alguien se acerca al mismo.

Las medidas básicas de control deben centrarse en:

  • Identificación de la agresividad territorial como tal, sin confundirla con otras formas de agresividad. Si la detección no es correcta, las medidas para controlarla tampoco lo serán.
  • Conseguir una buena educación u obediencia básica no evita el problema, pero sí permite que el propietario pueda controlar al perro en una situación crítica. En muchas situaciones la obediencia nos ayudará a ejercer un mayor control. Se debe tener presente que, como norma general, los perros que son atados o encerrados durante las visitas de terceros, tienden a incrementar aún más la conducta agresiva.
  • Recompensar los estados de tranquilidad y sosiego del perro

La elección de un perro guardián

Tal y como se ha dicho anteriormente, la defensa y guarda de un territorio es una conducta intrínseca a los perros, precisamente por ser animales sociales deben proteger lo que sienten como suyo. De todas formas, hay algunos factores fundamentales que determinan la capacidad de un perro para ser mejor guardián:

1. Raza: aunque la raza no es garantía de ser mejor o peor guardián, sí existe una moderada predisposición racial a la presentación de la conducta de defensa del territorio. Algunas razas son más territoriales que otras, aunque la agresividad relacionada con la protección territorial, como hemos comentado arriba, también se ve influenciada por las experiencias previas (aprendizaje) y la educación recibida.

El aspecto racial además influye en la expresión de la conducta. Así, en algunas razas las etapas de aviso y ataque están claramente diferenciadas, mientras que otras no, y es posible el ataque sin un previo aviso.

A continuación se exponen a modo de ejemplo una tabla en la que se relacionan algunas razas muy territoriales y otras poco territoriales.2. Sexo: una vez decidida la raza, la elección de un sexo u otro puede ayudarnos a la decisión final, teniendo en cuenta que para una misma raza, los machos presentan en general un mayor índice de agresividad territorial que las hembras.

3. Morfología: la norma fundamental de cualquier guardián reside en un buen poder intimidatorio y por lo tanto de disuasión de cualquier tentativa de violación del territorio defendido. A partir de aquí, al perro le resulta más práctico intimidar o avisar que pasar a la acción. Evidentemente el poder disuasorio de un perro, reside en gran medida en su aspecto externo.

Así, una raza imponente como es el Terranova, en principio no muestra una gran tendencia a la agresividad territorial, mientras que el Schnauzer miniatura, debido a su aspecto físico, debe mostrar una mayor agresividad para poder disuadir al intruso.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario