¿Cómo consigo que mi perro se siente?
como-consigo-que-mi-perro-se-siente-1|como-consigo-que-mi-perro-se-siente-2

¿Cómo consigo que mi perro se siente?

De los primeros trucos que quiere enseñar un dueño a su perro es el de “siéntate”. A nosotros personalmente no nos gusta hablar de trucos, sino de educar al perro para que se comporte de una determinada manera social cuando estamos con otras personas o animales.

Para conseguir que nuestra mascota aprenda a sentarse vamos a proponer una serie de pasos o normas básicas a la hora del aprendizaje de nuestro perro.

Básicos del aprendizaje

La primera de ellas se basa, al igual que los humanos, en que los perros aprenden mejor y más rápido cuando son cachorros. Normalmente podemos empezar a practicar con ellos cuando tienen entre dos y seis meses.

En este momento, los perros absorben muy fácilmente todo lo que les enseñamos. Cuidado, todo, tanto los buenos hábitos, como los malos. Por eso es tan importante establecer una base sólida y equilibrada de enseñanza. También resulta más fácil enseñar a algunas razas que no otras.

como-consigo-que-mi-perro-se-siente-2

Como en toda enseñanza, es fundamental que “el alumno”, en este caso el perro, esté atento a nosotros y no haya nada alrededor que pueda distraer su atención. Para ello, le llamamos con un juguete y esperamos a que nos mire fijamente.

Ese es el momento de dar la orden de sentarse junto con algún gesto que indique lo que debe hacer. Al principio, evidentemente será costoso, pero en cuanto lo consiga, debemos premiarlo acariciándolo y felicitándolo de viva voz. De esta manera asociará la acción con un premio.

Es muy importante, tanto cuando lo hace bien, como cuando se comporta mal, que le premiemos o reprochemos inmediatamente, de lo contrario, no sabrán exactamente por qué hacemos tal cosa.

Juegos y órdenes

No podemos agobiar al perro durante mucho rato con la orden de sentarse, ya que acabará estresado y agobiado, y evidentemente acabará por dejar de hacernos caso, o incluso irritado y puede reaccionar de una manera no demasiado positiva. Lo ideal es alternar el juego, la parte lúdica, con la de dar la orden al perro, de esta forma podremos estar más tiempo intentando enseñarle y al mismo tiempo, con el juego estableceremos lazos más profundos con nuestra mascota, y eso siempre ayuda de cara al entrenamiento.

Es necesario no marear al perro con distintas órdenes para hacer lo mismo, esto parece evidente, pero nuestro lenguaje corporal y verbal debe ser siempre el mismo cuando estemos entrenándole, de lo contrario no sabrá a qué atenerse.

También es fundamental enseñarle a sentarse en diferentes ámbitos o lugares, como por ejemplo antes de cruzar una carretera. Enseñarle ahí es fundamental para evitar una posible tragedia al intentar cruzar sin ser consciente de lo que sucede a su alrededor.

Otro momento fundamental es antes de comer, sobre todo si tenemos otras mascotas en casa, ya que es un momento de nerviosismo que puede originar peleas. El hecho de sentarse en ese momento hará que esté más relajado y podamos manejar mejor la situación.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario