Cómo diferenciar la huella de un perro y la de un lobo
huella-min|huella-de-lobo|Huella de lobo|Huella de zorro|Huella de perro|Pata de perro claramente reconocible por pisada|Pata de perro cuya huella parece de zorro al usar la regla del corte transversal

Cómo diferenciar la huella de un perro y la de un lobo

Aquellos que realizamos senderismo en la media y alta montaña, los amantes de los espacios protegidos, los rastreadores de fauna y muchos otros de nosotros, en alguna ocasión nos hemos encontrado una huella de cánido y la hemos observado pensando: “seguro que es de algún perro, o con suerte de un zorro, sería imposible encontrarse con una de lobo”, pero en nuestro interior guardamos la sensación de que, aunque fuera de lobo, no sabríamos decirlo con certeza.

Hoy os explicaremos alguna diferencia que nos ayudará a diferenciarlas de una manera fácil y rápida, fuera de las cuestiones técnicas.

  • Tamaño: a simple vista veremos que las de zorro son siempre más pequeñas (unos 55 mm. de largo y 35 mm. de ancho) y las de lobo las más grandes (85 mm. de largo y 70 mm. de ancho). Sin embargo, esto puede variar según la edad y tamaño del animal, y el problema es que las razas de perro varían entre los tamaños de zorro y lobo aportando huellas que oscilan entre ambos tamaños.
  • Forma: Es la principal señal para diferenciar las huellas de los cánidos.

La huella de zorro posee siempre una particular forma en punta de flecha. Además, en la mayoría de los casos (sobre todo si observamos huellas de las patas traseras), las almohadillas de los dedos laterales no suelen cortar con los dedos centrales, es decir, si trazáramos una línea transversal justo al finalizar los dedos más adelantados, los dedos laterales quedarían detrás de la línea por completo.

La huella de lobo y la de perro son más parecidas entre sí y necesitaremos mucha más experiencia.

  • Uñas: sirve para descartar la huella de perro, dado que las de este son más romas, quedando menos marcadas que las de lobo y zorro, que poseen uñas mucho más afiladas. Además las de zorro suelen ser muy finas, de unos 2 mm.
  • Trazado: es la última de las diferencias en las que nos fijaremos. El perro vuelve a ser el más fácil de descartar, puesto que las huellas no tendrán un recorrido único, sino que va hacia adelante, vuelve, gira, etc., sin embargo el zorro o el lobo poseen una dirección y un trazo en el recorrido más rectilíneo.
Huella de zorro
Zorro
Huella de lobo
Lobo
Huella de perro
Perro

No podemos tampoco afirmar que estas reglas se cumplan siempre. Debido a las mezclas entre razas de perros, muchos consiguen llevarnos a la confusión, pues poseen patas muy similares a los cánidos salvajes. De faltarnos datos, será mejor que no afirmemos, sino que supongamos.

Así pues, cuando nos encontremos una huella de cánido observaremos primero su forma y su tamaño, y posteriormente el recorrido. Los perros, como animales domésticos que son, malgastan su energía, así que veremos que las huellas son más desordenadas. Descartando el perro, la diferencia entre lobo y zorro será básicamente en el tamaño de la huella. Con estas pautas, estáis preparados para rastrear cánidos. ¡Tan sólo falta ponerlo en práctica!

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos