Test de movilidad de la columna vertebral en osteopatía
test-columna-vertebral

Test de movilidad de la columna vertebral en osteopatía

Para completar el diagnóstico de la columna vertebral, el osteópata aplica una serie de test de movilidad. Los resultados de estos test ayudarán al terapeuta a identificar correctamente la lesión y así aplicar el tratamiento adecuado.

Test de movilidad de la columna vetebral en un paciente

Test de movilidad para el diagnóstico

Los principales test de movilidad que realiza el terapeuta para realizar el diagnóstico de la columna vertebral son los siguientes:

Test de movilidad doral en flexo-extensión

Con el paciente en decúbito supino con los brazos cruzados sobre la nuca, el terapeuta junta los codos del paciente y los sitúa sobre su pecho, con el objeto de producir un movimiento de flexión en la columna dorsal, el terapeuta sujeta con un brazo la cabeza y la columna cervical del paciente (mano en la región dorsal alta, antebrazo en nuca y cabeza). Los dedos de la otra mano se colocan sobre los espacios interespinosos a estudiar.

El brazo que sujeta la cabeza, afloja un poco, disminuyendo la flexión dorsal, facilitando el movimiento de extensión, mientras que los dedos en los espacios interespinosos comprueban el movimiento de D1 a D6. Después, el brazo que sujeta la cabeza, aumenta la flexión dorsal, mientras que los dedos en los espacios interespinosos testan el movimiento de D1 a D6.

Cuando disminuye la flexión dorsal, se comprueba el movimiento de las apófisis espinosas en extensión, apreciando la aproximación de los espacios interespinosos. Cuando aumenta la flexión dorsal, se comprueba el movimiento de las apófisis espinosas en flexión, apreciando la separación de los espacios interespinosos.  La flexión y la extensión se van aumentando progresivamente de D1 a D6.

El test sobre las vértebras dorsales de D7 a D12 se realiza de igual forma, con la diferencia de que el paciente cruza los brazos sobre los hombros contrarios.

Test de movilidad doral en flexo-extensión

Con el paciente sentado en el borde de la camilla o taburente, con los pies en contacto con el suelo, el terapeuta se coloca a su lado y coge con una mano el hombro, de tal forma que la cabeza del
paciente descanse sobre su brazo, para que la cabeza permanezca relajada. El dedo índice, medio y anular de la otra mano se sitúan en los espacios interespinosos de las vértebras a investigar.

Para el estudio de las vértebras dorsales superiores y medias de D1 a D5, el paciente  coloca las manos entrelazadas en la nuca. Para el estudio de las vértebras dorsales medias e inferiores el paciente cruza las manos  en los hombros contrarios.

El grado de flexión y extensión debe de adaptarse a cada segmento vertebral que se estudia.

  • Para la flexión, el osteópata pide al paciente que deje caer su tronco hacia adelante.
  • Para la extensión, el brazo del osteópata, disminuye la cifosis dorsal.
  • Durante la flexión las apófisis espinosas se separan.
  • Durante la extensión las apófisis espinosas se aproximan.

 Test de movilidad en flexión lateral en rotación-FLR

Este test ha de efectuarse en posición neutra o en flexión, con el paciente sentado a horcajadas y con los pies en el suelo, las rodillas ligeramente separadas y las manos entrelazadas en la nuca.

El terapeuta se coloca detrás del paciente. Primero, en posición neutra, el terapeuta pasa el brazo por debajo de la axila del paciente, sujetándolo del brazo contrario, el pulgar de la otra mano entra en contacto con la apófisis transversa del lado contrario. En esta posición el terapeuta imprime movimientos de inclinación lateral, observando si la apófisis transversa se posterioriza  correctamente. Después efectúa una rotación contraria a la lateroflexión, para completar el estudio. Si una apófisis transversa no se posterioriza, nos indica
lesión.
Después, en la misma posición  el terapeuta flexiona el tronco del paciente inclinándolo hacia adelante, localizando el movimiento sobre el segmento a comprobar, y posteriormente le imprime un movimiento de lateroflexión, observando si se  posterioriza correctamente la apófisis transversa. Después se efectúa una rotación contraria a la inclinación lateral, para completar el estudio. Si una apófisis transversa no se posterioriza correctamente, nos indica lesión.

Terminada la maniobra volver a la posición original. Repetir sobre el lado contrario y después investigar los siguientes segmentos vertebrales.

Test de movilidad dorsal en FLR

Con el paciente sentado al borde de la camilla, con los pies en el suelo y las manos sobre los muslos, el osteópata se colocar detrás de él, con los pulgares de ambas manos, de forma sucesiva, sobre las apófisis transversas de D1, D1, D2, D3 Y D4.

El terapeuta deberá investigar cada nivel vertebral, pidiendo al paciente que realice una extensión cervical, inclinando la cabeza hacia adelante (flexión dorsal alta), después una inclinación lateral de la cabeza hacia un lado y luego una rotación contraria, para estudiar el movimiento de FLR, observando si se posterioriza correctamente la apófisis transversa del lado de la convexidad.

Test de movilidad dorsal en ELR

Este test se realiza en extensión, con el paciente sentado a horcajadas, con las rodillas separadas y los pies en el suelo. Las manos, entrelazadas, se sitúan en la nuca. El terapeuta, detrás de él, pasa el brazo por debajo de la axila, sujeta el hombro contrario e imprime un movimiento de extensión, localizado sobre el segmento a estudiar.

Para el estudio del comportamiento en el movimiento de ELR de las vértebras dorsales, el terapeuta realiza una extensión y una lateroflexión del tronco, localizando dichos movimientos sobre el segmento a investigar. A medida que se investigan segmentos dorsales más inferiores, es necesario incrementar la extensión y la inclinación lateral. Cuanto más inferior mayor extensión y
mayor inclinación lateral.

Una vez realizada cada palpación, se devuelve el tronco del paciente a la posición inicial y se repite la maniobra del lado contrario. Así se van observando los distintos segmentos vertebrales.

Si la apófisis transversa se posterioriza mal, en el lado de la concavidad, es decir el lado de la latero-flexión, existe una lesión en rotación del tipo ELR. Durante la realización del test, debe de observarse el comportamiento de las apófisis espinosas, si en el momento de la extensión, la apófisis espinosa no desciende y se queda próxima a la suprayacente, se trata de una lesión en flexión.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Comentanos