Lesiones osteopáticas del hombro
Mujer en consulta de osteopatía por dolor de hombro
Foto: Karolina en Pexels

Lesiones osteopáticas del hombro

Las lesiones osteopáticas del complejo articular del hombro son generalmente desconocidas de la medicina ortopédica tradicional, siendo el hombro objeto de una literatura médica abundante.  El hombro es la articulación más móvil del cuerpo; sin embargo, es muy vulnerable. En este artículo vamos a hacer una introducción a la patología osteopática del hombro.

El hombro es una articulación compleja y esencial para nuestro cuerpo, ya que nos permite una gran cantidad de movilidad y es fundamental para muchas actividades diarias y deportivas. Sin embargo, debido a su complejidad y alta demanda de movilidad, el hombro también es propenso a lesiones. Algunas de las lesiones más comunes del hombro incluyen la tendinitis del manguito rotador, la bursitis, la rotura del tendón del hombro y la dislocación del hombro. En este artículo, abordaremos la biomecánica del hombro y los mecanismos lesionales más comunes, así como last técnicas disponibles y cómo prevenir estas lesiones.

Anatomía y función del hombro

La anatomía del hombro es compleja y consta de varias estructuras óseas y musculares. El hueso más grande del hombro es el húmero, que es la parte superior del brazo. La parte inferior del húmero se conecta con el omóplato a través de la articulación glenoidea. El omóplato es un hueso plano y esférico que forma parte de la caja torácica. La articulación glenoidea es una articulación sinovial que permite una gran cantidad de movilidad al hombro.

Además de los huesos, el hombro también cuenta con varios músculos y tendones que lo conectan a la caja torácica y permiten su movilidad. El manguito rotador es un conjunto de cuatro músculos y tendones que se encuentran en la parte superior del húmero y se conectan con el omóplato. El manguito rotador es esencial para la rotación y la estabilidad del hombro.

La función principal del hombro es permitir la movilidad del brazo en todas las direcciones. Esto es posible gracias a la gran cantidad de movilidad que permite la articulación glenoidea y la acción de los músculos y tendones del manguito rotador. El hombro también es esencial para realizar actividades como levantar objetos, empujar y tirar, y para el movimiento del brazo en deportes como el béisbol o el tenis.

Movimientos articulares del hombro

El hombro no es una sola articulación, sino una disposición compleja de huesos, ligamentos, músculos y tendones que se llama mejor cintura escapular. La función principal de la cintura escapular es dar fuerza y ​​rango de movimiento al brazo. La cintura escapular incluye tres huesos: la escápula, la clavícula y el húmero.

Flexión y extensión

Los movimientos de flexión y extensión del hombro se realizan a través de un eje transversal en el plano sagital. Tomando como posición de referencia cuando el miembro superior está a lo largo del cuerpo, la amplitud de la flexión es de 180° y la amplitud de la flexión de 45-50°.

Aducción y abducción

La aducción y abducción se realizan sobre un eje antero-posterior en el plano frontal.  La aducción debe de estar combinada con un cierto grado de flexión o de extensión, por el contacto con el cuerpo. La amplitud de la aducción en flexión es de unos 30°-40°. La aducción en la extensión es escasa.

La abducción aleja el miembro superior del tronco hasta los 90°, a partir de ahí se aproxima al plano de simetría. La amplitud total de la abducción alcanza 180°, la cual pasa por varias fases según la participación muscular y articular:

  • De 0° a 60° participa la articulación escapulohumeral.
  • De 60° a 120° la articulación escapulotorácica participa del movimiento.
  • A partir de los 120° interviene la musculatura contralateral del tronco.

Rotación interna y rotación externa

La rotación interna y rotación externa se realizan a través de un eje vertical. La posición de referencia se toma cuando el codo está en flexión de 90° para evitar los movimientos de supinación y pronación del antebrazo.

La amplitud de la rotación interna es 100° a 110° a condición de que esté asociada a un cierto grado de flexión o de extensión. La amplitud de la rotación externa es de 80°.

Movimientos de muñón del hombro

Los movimientos de muñón del hombro se efectúan sobre un plano horizontal y se definen como movimientos de antepulsión cuando se desplaza hacia delante y retropulsión cuando lo hace hacia atrás. Durante su realización interviene la articulación escapulotorácica.

La antepulsión es solicitada por el pectoral mayor, pectoral menor y el serrato anterior. En la retropulsión intervienen el romboides, fascículo transversal del trapecio y el dorsal ancho. La amplitud de la anteposición es mayor que la de la retropulsión.

Flexión y extensión horizontal

La flexión y la extensión horizontal se organizan sobre un plano horizontal. El deltoides es el músculo principal de la flexión y de la extensión horizontal. La posición de referencia se toma cuando el miembro superior se encuentra en abducción de 90° sobre un plano frontal.  Esta posición de referencia hace intervenir a los músculos siguientes:

  • el fascículo acromial del deltoides
  • el supraespinoso
  • el fascículo acromial y clavicular del trapecio
  • el serrato mayor

La flexión horizontal asociada a un cierto grado de aducción es del orden de 140°. Participan los siguientes músculos:

  • deltoides anterior
  • subescapular
  • pectoral mayor y menor
  • serrato mayor

La extensión horizontal asociada a un cierto grado de abducción es del orden de 30°. Participan los siguientes músculos:

  • deltoides posterior
  • supraespinoso
  • infraespinoso
  • redondo mayor y menor
  • romboides
  • trapecio
  • dorsal ancho

Circunducción

La circunducción está asociada a los movimientos que se organizan sobre el eje vertical, el antero-posterior y el transversal horizontal. Todas las articulaciones del hombro están unidas
mecánicamente.

Lesiones comunes del hombro

Algunas lesiones comunes del hombro incluyen la tendinitis del manguito rotador, la bursitis, la rotura del tendón del hombro y la dislocación del hombro. Estas lesiones suelen ser causadas por el uso excesivo o por una mala postura y pueden presentar síntomas como dolor, debilidad y dificultad para mover el brazo en todas direcciones.

Tendinitis del manguito rotador

La tendinitis del manguito rotador es una lesión común del hombro que se produce cuando los tendones y músculos del manguito rotador se inflaman y se dañan debido al uso excesivo o a una mala postura. Los síntomas de la tendinitis del manguito rotador incluyen dolor al levantar el brazo, debilidad en el hombro y dificultad para mover el brazo en todas direcciones.

Bursitis

La bursitis es otra lesión común del hombro que se produce cuando la bolsa sinovial llamada bolsa subacromial se inflama debido al uso excesivo o a una mala postura. Los síntomas de la bursitis incluyen dolor al levantar el brazo por encima de la cabeza, debilidad en el hombro y dificultad para mover el brazo en todas direcciones.

Rotura del tendón del hombro

La rotura del tendón del hombro ocurre cuando el tendón del hombro se rompe debido a una lesión o al uso excesivo. Los síntomas de la rotura del tendón del hombro incluyen dolor intenso, debilidad en el hombro y dificultad para mover el brazo en todas direcciones.

Dislocación del hombro

La dislocación del hombro ocurre cuando el húmero se desliza fuera de la articulación glenoidea. Los síntomas de la dislocación del hombro incluyen dolor intenso, deformidad en el hombro y dificultad para mover el brazo en todas direcciones.

Alivio de las lesiones del hombro

Existen varios trabajos disponibles para las lesiones del hombro, dependiendo del tipo y gravedad de la lesión. Normalmente, ante una lesión de hombro, se puede proceder de las siguientes maneras:

  • Reposo. En casos leves de lesiones del hombro, el reposo puede ser suficiente para permitir que la lesión sane. Es importante evitar actividades que puedan agravar la lesión y descansar el hombro para permitir su recuperación.
  • Hielo. Aplicar hielo sobre la lesión puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Se recomienda aplicar hielo durante 15-20 minutos cada 2-3 horas durante los primeros días después de la lesión. Hay que consultar con un especialista antes de esto.
  • Vendaje o inmovilización. En algunos casos, el uso de un vendaje o una férula puede ayudar a inmovilizar el hombro y a prevenir más lesiones. Esto puede ser especialmente útil para lesiones de hombro más graves o dislocaciones.
  • Terapia física y osteopatía. La terapia física y la osteopatía pueden ayudar a fortalecer los músculos del hombro y a mejorar la movilidad. Los ejercicios de terapia física pueden incluir estiramientos, fortalecimiento y ejercicios de equilibrio.
  • Medicamentos. En algunos casos, los medicamentos pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Los medicamentos comunes para las lesiones del hombro incluyen antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y analgésicos.
  • Cirugía. En casos graves de lesiones del hombro, la cirugía puede ser necesaria para reparar el daño y recuperar la función del hombro.

Cuándo usar osteopatía en el hombro

La patología osteopática del hombro se refiere a las lesiones y subluxaciones que pueden ocurrir en la articulación escapulo-humeral. Según el enfoque osteopático, la estabilidad del hombro está asegurada principalmente por la musculatura y no tanto por las superficies articulares, ya que la cápsula y los ligamentos son relativamente laxos en su estado normal. Es solo la musculatura la que impide el descenso de la cabeza humeral.

Algunas técnicas de osteopatía que pueden utilizarse para trabajar las principales lesiones del hombro:

  • Tendinitis del manguito rotador. Los osteópatas pueden utilizar técnicas de masaje y manipulación para mejorar la circulación y la movilidad de los músculos y tendones del manguito rotador. También pueden recomendar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para ayudar a prevenir futuras lesiones.
  • Bursitis. Los osteópatas pueden utilizar técnicas de masaje y manipulación para mejorar la circulación y la movilidad de la bursa subacromial. También pueden recomendar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para ayudar a prevenir futuras lesiones.
  • Rotura del tendón del hombro. Los osteópatas pueden utilizar técnicas de masaje y manipulación para mejorar la circulación y la movilidad del tendón del hombro y para ayudar a prevenir futuras lesiones. También pueden recomendar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para ayudar a la recuperación.
  • Dislocación del hombro. Los osteópatas pueden utilizar técnicas de masaje y manipulación para mejorar la circulación y la movilidad del húmero y para ayudar a prevenir futuras lesiones. También pueden recomendar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para ayudar a la recuperación.

Dentro del concepto osteopático, existen dos tipos de subluxaciones y dos lesiones en la articulación escapulo-humeral: la subluxación superior de la cabeza humeral, la subluxación inferior de la cabeza humeral, la cabeza humeral anterior y la cabeza humeral posterior. Sin embargo, estas subluxaciones son objeto de un desplazamiento relativo mínimo, suficiente para producir una restricción de movilidad articular, siendo debidas la mayoría de las veces a la intervención de elementos contráctiles de la articulación.

  • La subluxación superior de la cabeza humeral es la más frecuentemente encontrada dentro del concepto osteopático. Puede ser primaria, como consecuencia de una caída sobre el brazo en extensión, o secundaria a un alcance del supraespinoso o del bíceps largo que hubiera tenido tendencia a llegar a la línea recta, ascendiendo de este modo la cabeza humeral. La palpación en posición de la cabeza humeral aparece más elevada en esta lesión. En la mayoría de los casos, la radiografía puede confirmar el diagnóstico clínico.
  • La subluxación inferior de la cabeza humeral es mucho menos frecuente que la subluxación superior de la cabeza humeral. Puede ser primaria o secundaria. La cabeza humeral, en el lado de la lesión, aparece descendida, originando algunas veces una inflamación local y un dolor irradiado hacia abajo. El movimiento de aducción pasivo en flexión está más o menos restringido, con relación al lado contrario. La radiografía puede confirmar, en la mayoría de los casos, el diagnóstico clínico.
  • Además, existen las lesiones anterior y posterior de la cabeza humeral. La lesión anterior de la cabeza humeral cuando es primaria, puede ser como consecuencia de una caída hacia atrás con el brazo en extensión, realizando movimientos de antepulsión o retropulsión del hombro. La cabeza humeral está anterior y en rotación interna con relación a la glena. Los ligamentos coraco-humeral y glenohumeral están tensos y pueden irritar al tendón de la porción larga del bíceps, creando una tendinitis. La hipotonía del músculo coracobraquial puede favorecer la lesión, ya que no centra con eficacia la cabeza humeral en la glena. En este tipo de lesión, puede existir dolor o restricción a la abducción y rotación externa del brazo.

Por otro lado, la lesión posterior de la cabeza humeral cuando es primaria, puede ser como consecuencia de una caída sobre el brazo en flexión o realizando movimientos de elevación o protrusión del hombro. La cabeza humeral está posterior y en rotación externa con relación a la glena. El ligamento glenohumeral está tensionado y puede irritar al tendón del infraespinoso o supraespinoso, creando una tendinitis.

La hipertonía del músculo infraespinoso y redondo menor puede favorecer la lesión, ya que no centra con eficacia la cabeza humeral en la glena. En este tipo de lesión, puede existir dolor o restricción a la abducción y rotación interna del brazo.

La articulación esternocostoclavicular

La articulación esterno-costoclavicular es una articulación compleja que conecta la clavícula con el esternón y la primera costilla. Dentro del concepto osteopático, existen tres tipos de subluxaciones en esta articulación: la subluxación esternoclavicular anterior, la subluxación esternoclavicular posterior y la subluxación esternoclavicular superior. Sin embargo, la subluxación esternoclavicular inferior no puede darse sin fractura debido al manubrio del esternón y a la contextura anatómica colindante.

Ante las subluxaciones esternoclaviculares anteriores y posteriores, el complejo articular del hombro y la escápula intenta realizar una compensación anteroposterior para conservar el movimiento. Según su gravedad, las luxaciones acromioclaviculares pueden ser clasificadas en tres grados.

  1. Subluxación esternoclavicular anterior
  2. Subluxación esterno-costoclavicular posterior
  3. Subluxación esterno-costoclavicular superior

La subluxación esternoclavicular anterior habitualmente es causada por un traumatismo o una caída, donde la fuerza posterioriza la extremidad externa de la clavícula y anterioriza como consecuencia mecánica, su extremidad interna esternal, como por ejemplo en el retroceso de la culata cuando se realiza un disparo con una escopeta, una caída hacia delante sobre el hombro, una tracción brusca del brazo en retropulsión, etc.

El osteópata puede constatar en relación con el lado contrario:

  • Visualmente y a la palpación la extremidad interna clavicular está prominente.
  • Sensibilidad a la palpación del ligamento esterno clavicular anterior.
  • Los fascículos claviculares del esternocleidomastoideo están tensos.

El diagnóstico precisará de un test de movilidad anteroposterior de la extremidad interna de la clavícula. Esta no se posterioriza o lo hace menos en relación que la contraria, por el cual una articulación se desplaza más en sentido lesional que en sentido contrario. La radiografía confirma el diagnóstico clínico. Después de la normalización, es necesaria la hipermovilidad, por lo que una contención elástica puede ser útil mediante vendaje.

La subluxación esternocostoclavicular posterior se caracteriza por una disminución en la movilidad de la escápula, así como por una disminución en la fuerza muscular del hombro. Esta lesión puede ser causada por una lesión directa o por una lesión indirecta, como una mala postura o una mala técnica al realizar ejercicios.

El osteópata puede constatar en relación con el lado contrario:

  • Visualmente y a la palpación se aprecia una depresión de la extremidad esternal de la clavícula.
  • La extremidad interna de la clavícula parece borrada, está menos prominente y el manubrioesternal del mismo lado se encuentra saliente.
  • Puede existir sensibilidad a la palpación del ligamento esterno clavicular anterior.
  • Pueden aparecer dolores locales durante la proyección posterior del hombro o si realiza una abducción horizontal.

La radiografía confirma el diagnóstico clínico. Después de la normalización, si la articulación queda hipermovil, puede ser conveniente una contención elástica que mantenga hacia atrás la extremidad externa de la clavícula.

La subluxación esternocostoclavicular superior se caracteriza por una disminución en la movilidad de la escápula, así como por una disminución en la fuerza muscular del hombro. Esta lesión puede ser causada por una lesión directa o por una lesión indirecta, como una mala postura o una mala técnica al realizar ejercicios.

El osteópata puede constatar en relación con el lado contrario:

  • Visualmente y a la palpación una elevación de la extremidad interna de la clavícula en relación con el manubrio esternal.
  • La extremidad interna de la clavícula está más saliente.
  • Los ligamentos interclavicular y costoclavicular están tensos y sensibles.
  • El músculo subclavio está tenso.
  • Las fibras superiores del trapecio están tensas.

Pueden despertarse los dolores locales cuando el sujeto eleva los hombros, lo que incita a elevar la extremidad externa de la clavícula y a descender la interna, movimiento contrario al de la lesión. El diagnóstico precisa del test de movilidad de deslizamientos verticales. La extremidad interna de la clavícula no desciende o lo hace menos que la clavícula contraria, por el cual una articulación se desplaza siempre más en sentido lesional que en sentido contrario.

La radiografía confirma el diagnóstico clínico. Después de la normalización, si la articulación queda hipermóvil, una contención que vaya de un hombro a otro, pasando a través de la nuca con el fin de mantener elevada la extremidad externa de la clavícula, puede considerarse necesaria.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario