Osteopatía para lesiones en las costillas
Osteópata con un cliente con lesión en las costillas
Foto: Nothing Ahead en Pexels

Osteopatía para lesiones en las costillas

Las costillas forman una estructura similar a una jaula que ayuda a proteger el corazón y los pulmones contra lesiones. Hay 24 costillas en el cuerpo humano con 12 costillas en cada lado. Las lesiones en las costillas pueden afectar los pulmones o el corazón si no se brinda un tratamiento oportuno. A continuación, hablamos de dos tipos de lesiones que pueden afectar a las costillas y de cómo se pueden trabajar con osteopatía.

Estructura de las costillas

La caja torácica consta de 24 costillas curvas dispuestas en 12 pares. Cada par está unido a una vértebra de la columna.

En la parte delantera del cuerpo, los primeros siete pares de costillas están unidos directamente al esternón (esternón) por un cartílago conocido como cartílago costal. Estas costillas a menudo se llaman «costillas verdaderas». Los siguientes tres pares de costillas no están conectados al esternón. En cambio, el cartílago costal une estas «costillas falsas» al último par de costillas verdaderas. Los dos pares restantes no están unidos en la parte delantera del cuerpo y se conocen como «costillas flotantes».

La caja torácica está sostenida por ligamentos y músculos, incluidos los músculos entre las costillas (músculos intercostales). Estos músculos permiten que la caja torácica se expanda cuando inhala y desciende cuando exhala.

Esguince en las costillas

Los esguinces se producen por una contusión o un movimiento forzado de rotación de tronco, que provoca una subluxación en la articulación costo corpórea o en la costotransversa que estira o desgarra los ligamentos.

Los signos clínicos de un esguince en las costillas incluyen:

  • Dolor en forma de puñalada que aumenta con la inspiración, la rotación del tronco y la tos.
  • Los esguinces de las últimas dos costillas pueden simular un síndrome nefrítico.
  • Puede estar asociado a una fractura o fisura que no se evidencia radiológicamente.
  • Por lo general el dolor puede perdurar durante tres semanas, pero si se prolonga más tiempo debemos sospechar la presencia de fractura o fisura.

Diagnóstico diferencial

Para identificar un esguince en las costillas y diferenciarlo de otras lesiones, se toma contacto con la costilla (preferentemente en forma anterior) y se la mueve hacia abajo y luego hacia arriba.

  • Si hay dolor en el desplazamiento en un solo sentido: esguince.
  • Si hay  dolor en el desplazamiento en los dos sentidos: fractura.
  • Si no hay dolor en ningún sentido: subluxación.
  • Si la manipulación de la costilla provoca el cese del dolor: subluxación.
  • Si la manipulación de la costilla no calma el dolor: esguince.

Protocolo terapéutico

En caso de esguince de costilla, se actuará de la siguiente forma:

  1. Manipular las vértebras dorsales bloqueadas.
  2. Manipular la costilla, si hay una subluxación asociada (generalmente posterior).
  3. Técnicas de stretching en la parte posterior y lateral del tórax.
  4. Colocación de un vendaje funcional, pasando por la costilla, pero inmovilizando varias, para disminuir los movimientos durante la respiración en el hemitórax afectado. Se utilizan tres o cuatro tiras de vendas autoadhesivas.

Fractura de costilla

Existen dos tipos de fracturas: la fractura de un solo trazo de fractura y la fractura con varios trazos de fractura. En este segundo caso se trata de una emergencia médica.

En todos los casos, la fractura es algo traumático. Las costillas que se fracturan con más frecuencia son la 4ª, la 5ª, la 6ª y la 7ª. Las zonas fractura pueden ser  el ángulo en la parte posterior y el cuerpo en la parte lateral.

Los signos clínicos de fractura de costilla son los mismos que en caso de esguince. De ahí la importancia de hacer un buen diagnóstico diferencial.

Diagnóstico diferencial

  • En el test de movilidad duele en el desplazamiento en los dos sentidos, y la primera radiografía nos muestra la fractura.
  • En algunos casos se puede utilizar un diapasón, que al paso y vibración sobre la costilla produce dolor; en ese caso deberá descartarse la existencia de una metástasis ósea en la costilla, en cuyo caso aparece dolor. Además, hay un cambio de sonido producto de la diferente densidad ósea del área metastásica.

Protocolo terapéutico

En caso de fractura de costilla, se actuará de la siguiente forma:

  1. Se realiza después de la consolidación.
  2. Verificar la movilidad de la costilla y si es necesario manipularla (el esguince o la subluxación se manipulan en el momento).
  3. Mientras está consolidando se puede hacer un vendaje funcional.

Técnicas de osteopatía para disfunciones laterales de las costillas

Las disfunciones laterales de las costillas, también conocidas como disfunciones costocostales, se pueden abordar de varias maneras desde la osteopatía. Las vemos a continuación.

Técnica de stretching de los músculos intercostales

Esta técnica de stretching en sedestación (también conocida como técnica de la B.S.O) para intercostales derechos se aplica del siguiente modo:

  • El paciente está sentado.
  • El osteópata se coloca sentado del lado a tratar, mirando en sentido contrario. Pedimos al paciente que apoye su brazo derecho sobre nuestro hombro derecho.
  • Con una mano tomamos el hombro contrario para fijar el tórax con la otra tomamos contacto con la parte lateral del tórax a tratar.
  • Fijamos la costilla inferior entre pulgar e índice y realizamos una fuerza de apertura, si no se abre hacemos un estiramiento fijando la costilla inferior.

Esta es una técnica suave, que sirve para diagnóstico y tratamiento.

Stretching de cúbito lateral

Esta técnica se aplica con toma del brazo.

  • El paciente se coloca en posición decúbito lateral sobre el lado sano con flexión de caderas y rodillas a 90 grados, y el brazo inferior por debajo de la cabeza con antepulsión de hombro a
    90 grados.
  • El osteópata se coloca delante, frente al paciente de tal forma que entre los dos cuerpos formen un cuadro.
  • La mano caudal fija la costilla inferior del espacio comprometido, entre el índice y el pulgar. El antebrazo cefálico pasa por debajo del codo del paciente.
  • El osteópata traslada el centro de gravedad hacia la pierna anterior abduciendo el hombro, lo que abre los espacios intercostales.
  • En caso de que hubiera problemas de hombro, se realiza sin presa de brazo, apoyando nuestro tórax para abrir los espacios. Podemos usar la respiración del paciente.

Técnica de Thrust de Gillet fijación costocostal (izquierda)

Esta técnica se aplica del siguiente modo:

  • El paciente se coloca sentado a caballo sobre la camilla, con posición del tronco neutra.
  • El osteópata se coloca parado y con sus rodillas flexionadas del lado contrario a la lesión. Se coloca después hacia delante tomando contacto con las dos manos en la costilla superior, para realizar una fuerza de separación hacia arriba. Se toma la costilla con el dedo índice, reforzado por el medio a cada lado.
  •  Se reduce el slack extendiendo las rodillas y haciendo una fuerza de reducción hacia arriba con los dedos que contactan sobre la costilla. Luego, se realiza el Thrust con una extensión muy rápida de las rodillas más una tracción del tronco, mientras tiramos para alejar las dos costillas elevando un poco al paciente.

Esta es una técnica de thrust de los tejidos blandos.

Técnicas directas para lesiones costocostales

Para la aplicación de esta técnica se puede o no utilizar camilla con drops.

Para tratar un grupo de dos costillas fijadas, hay dos opciones:

  1. Tirar hacia los pies de la costilla inferior, si está en disfunción de inspiración.
  2. Empujar hacia arriba de la costilla superior, si la costilla está en disfunción de espiración.

El objetivo es el mismo en ambos casos: abrir el espacio intercostal. Además, es muy importante distinguir: si tenemos una lesión de inspiración o de espiración para tratar la costilla en lesión.

Técnica estrutural indirecta

La aplicación de esta técnica se realiza como se indica a continuación:

  • Si la disfunción es en inspiración, primero fijamos el borde superior de la costilla inferior y le pedimos al paciente que tome aire y mientras sopla, empujamos la costilla hacia
    abajo. A continuación, le pedimos que inspire y se impide el movimiento de la elevación de la costilla. Se vuelve a pedir la espiración y se va ganando en apertura del espacio intercostal superior, traccionando de la costilla hacia abajo.
  • Si la disfunción es en espiración, con restricción a la inspiración, tomamos contacto con el borde inferior de la costilla y mientras el paciente inspira traccionamos hacia arriba de la costilla, mantenemos durante la espiración, y al final de la inspiración se puede realizar un thrust.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario