¿Es segura la reflexología podal en el embarazo?
reflexologia-podal-en-el-embarazo|reflexologia-podal-durante-el-embarazo|reflexologa-aplicando-reflexologia-podal

¿Es segura la reflexología podal en el embarazo?

La reflexología podal es una terapia alternativa muy interesante que puede aplicarse en el embarazo, ya que permite abordar muchas dolencias sin las limitaciones que muchas veces implica el propio embarazo. En general, la reflexología se usa para síntomas en muchas partes del cuerpo, usando la presión de la yema del dedo sobre áreas específicas de los pies.

La idea es que esta presión permita que la energía bloqueada fluya libremente, lo que aumenta el flujo de sangre a la parte correspondiente del cuerpo y un aumento en la eliminación de desechos tóxicos.

Reflexología podal en el embarazo

Reflexología durante el embarazo

La reflexología podal en el embarazo se usa menudo para calmar dolores en la espalda y las articulaciones, problemas habituales durante el embarazo. Además, los reflexólogos dicen que las mujeres embarazadas también pueden encontrar remedio en la reflexología a algunos problemas más persistentes y de mayor alcance, como las náuseas matutinas, el ardor de estómago, la hinchazón en las piernas (si no es debido a preeclampsia), el estreñimiento, la presión arterial alta (siempre que aparezca sin los otros síntomas de preeclampsia), al insomnio, a los problemas de vejiga, a los calambres leves y e incluso a las hemorroides.

Además, la reflexología reduce el estrés emocional, la depresión y la ansiedad.

Por otra parte, la reflexología podal se puede utilizar también para ayudar durante el trabajo de parto. Precisamente por su potencial acción en la estimulación de las contracciones, es necesario ponerse en manos de un especialista, consultar con el ginecólogo y no exponerse en caso de que exista algún riesgo de parto prematuro.

La reflexología también puede incluso ser útil después de dar a luz. En este sentido, algunos estudios muestran que estimula la producción de leche.

Reflexología podal durante el embarazo

Formación y precauciones sobre la reflexología podal en el embarazo

No hay que olvidar que, como pasa con cualquier terapia alternativa, es necesario consultar al médico antes de comenzar las sesiones de reflexología podal en el embarazo. Además, es fundamental asegurarse de que el terapeuta haya recibido la adecuada formación en reflexología podal y tenga experiencia en el trabajo con mujeres embarazadas.

Como en el caso del masaje prenatal, la mayoría de los reflexólogos prefieren esperar hasta que salga pase el primer trimestre de embazo. Durante este tiempo, existe un riesgo normal de aborto involuntario y, aunque el tratamiento no se haya asociado con un aborto involuntario, la mayoría de los profesionales aceptan no hacerlo.

Reflexóloga aplicando reflexología podal

Cabe destacar que un estudio realizado por la Asociación de Reflexólogos de Londres, mostró que el tratamiento continuo con reflexología durante el embarazo redujo la pirosis, la hipertensión, el útero irritable y el edema en un 50%. En el estudio, la reflexología también se usó como una alternativa a los medicamentos utilizados para favorecer el trabajo de parto.

En otro estudio británico, madres primerizas entre las edades de 20 y 25 años que recibieron reflexología tuvieron un trabajo de parto promedio de solo cinco a seis horas (algunas tardaron solo dos o tres horas). Muchas mujeres tampoco necesitaron anestesia, y la liberación de la placenta se aceleró en el 70%.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario