Los secretos de la terapia geotermal
Masaje geotermal con piedras
Imagen: boggy en CanStock Photo

Los secretos de la terapia geotermal

La terapia geotermal es un método de trabajo cuya finalidad es alcanzar el equilibrio entre la energía del organismo y las energías que la naturaleza ofrece.

Basa su éxito en la combinación de varias técnicas manuales y naturales. No pretende ser un tratamiento médico, pero tampoco puede considerarse un tratamiento estético sin más. Es un poco difícil situarla en un ámbito adecuado ya que para unos será una terapia curativa y para otros será un tratamiento relajante muy confortable que costará dejar de recibir.

En primer lugar, el masaje de la terapia geotermal se realiza con piedras calientes y frías, capaces de armonizar el sistema nervioso y el sentido del tacto, utilizando presiones y estímulos térmicos adecuados en cada caso. Las piedras favorecen el equilibrio físico, psíquico y emocional tan necesario en el mundo actual.

Las bases del conocimiento de la aromaterapia se emplean para estimular y equilibrar por medio del olfato las áreas corticales y cerebrales relacionadas con este sentido. Y los fundamentos científicos de la cromoterapia proporcionan los beneficios fisiológicos conocidos de esta técnica, a la vez que actúan sobre las áreas nerviosas y corticales relacionadas con la visión.

Por último, la músicoterapia adecuada a cada tratamiento consigue la relajación armónica actuando sobre todas aquellas zonas cerebrales influenciadas por estímulos auditivos.

Si tenemos en cuenta que los sentidos son responsables de la relación del ser humano con sus congéneres y con el entorno, la Terapia Geotermal consigue actuar de forma natural sobre cada uno de ellos aportando el equilibrio perfecto y por tanto el bienestar personal con uno mismo y con todo aquello que nos envuelve.

Beneficios de la terapia geotermal

Para la mayoría de las personas el contacto físico con la naturaleza es prácticamente inexistente. En casa nos ponemos zapatillas (muchas veces con suela de goma), tenemos alfombra o parquet sintético. Fuera de casa vamos a menudo también con zapatos con suela de goma o cogemos cualquier medio de transporte (también con neumáticos de goma o caucho). En el trabajo tenemos sillas de conglomerado o con tacos de plástico para que no rayen el suelo…

Todo ello puede provocar dolores de cabeza, nerviosismo, desasosiego, etc. que no son otra cosa que un exceso de electricidad estática de la cual nos vamos “cargando” por rozamiento y que no podemos eliminar por falta de contacto con la tierra.

Al primer contacto con las piedras se percibe inmediatamente una agradable sensación. Si estás nervioso o angustiado aún se notan más sus beneficios.

La armonización del cuerpo con aceites de cromoterapia, la aplicación del color durante la sesión, la música y la aromaterapia convierten cada sesión de la Terapia Geotermal en un festival para todos los sentidos.

La Terapia Geotermal está especialmente indicada para todas aquellas personas con estrés, nervios, insomnio, ansiedad, dolores musculares y articulares, y trastornos circulatorios.

También se recomienda especialmente para los que sin tener de forma acusada ninguno de estos síntomas, deseen hacerse un buen regalo. Su cuerpo y su espíritu se lo agradecerán.

Cómo se hace un masaje con piedras calientes

Básicamente, el masajista dispone de un recipiente previamente preparado para calentar las piedras. Dado que la piedras deben estar calientes todo el tiempo que dura la sesión, este recipiente debe ser calentado continuamente y de forma constante, bien sea eléctrica o mecánicamente, de modo que no se interrumpa ningún paso ni se pierda el flujo del masaje.

El masaje se aplica directamente con las piedras, y el terapeuta las mueve con sus manos, escogiendo con cuidado la piedra y la cara ideal de cada piedra para cada parte específica del cuerpo del cliente.

Cualquier decisión o elección equivocada por parte del terapeuta, o cualquier exceso de fuerza ejercida con las piedras puede dar lugar a molestias o dolor para el cliente, lo que perjudica el masaje, a menudo de forma irreversible.

Uno de los requisitos fundamentales de este masaje es la elección previa por parte del terapeuta de las piedras ideales para el masaje, siempre con la cara lisa para que no haya fricción. El masajista debe contar con piedras de diferentes tamaños y formatos para poder trabajar las diferentes partes del cuerpo del cliente y sin ninguna molestia.

El trabajo con las piedras

El elemento fundamental de la Terapia Geotermal lo constituye la aplicación de piedras frías y calientes que actuarán a dos niveles:

  • De forma estática, ejerciendo presiones en puntos concretos.
  • De forma dinámica, realizando maniobras de masaje bien definidas.

Efectos fisiológicos

  • Las piedras calientes incrementan la circulación sanguínea y el metabolismo celular en las zonas tratadas, a la vez que proporcionan efectos de relajación muscular, calman el dolor y los procesos inflamatorios crónicos.
  • Las piedras frías originan vasoconstricción y liberación de histamina y sustancias que actúan sobre el dolor y los procesos inflamatorios agudos.

La combinación de frío y calor en diferentes zonas corporales y con diferentes técnicas de aplicación, permite obtener de forma simultánea los beneficios de ambas técnicas en una misma persona y en diferentes zonas corporales.

Las piedras son cristales semipreciosos de unas características especiales en cuanto a dureza y a suavidad superficial.

Es evidente que cada persona es distinta y que puede presentar una sintomatología diferente por lo que el trabajo debe realizarse con una formación y preparación previa, para no provocar efectos distintos a los deseados.

Es importante destacar que cada movimiento de cada piedra en ambas manos del terapeuta está especialmente estudiado. Cada movimiento debe realizarse con una determinada presión y en una determinada dirección.

La utilización de piedras calientes y frías no es de forma aleatoria. Se rigen siempre por los principios de la fisiología adaptados de forma específica en cada usuario. Lo mismo sucede con los aceites esenciales, la cromoterapia, los aromas y la música.

Contraindicaciones

Cualquier persona que esté experimentando tensión muscular y dolor, insomnio o estrés puede beneficiarse de un masaje con piedras calientes. Sin embargo, hay algunas cuestiones que es necesario tener en cuenta para evitar riesgos.

Aunque los masajes con piedras calientes son generalmente seguros, hay algunas circunstancias en las que se debe evitar. Concretamente, los masajes con piedras calientes deben ser evitados en los siguientes casos:

  • Trastornos hemorrágicos o medicación a base de anticoagulantes.
  • Quemaduras en la piel.
  • Heridas abiertas.
  • Historial de coágulos de sangre.
  • Cirugía en las últimas 6 semanas.
  • Fractura u osteoporosis severa.
  • Bajo recuento de plaquetas.
  • Diabetes.

Si quieres saber más acerca de la terapia geotermal, puede que te interese nuestro curso de terapia geotermal, que impartimos en Alicante, Barcelona y Murcia.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario