Qué supone la vértebra dorsal para la osteopatía

Una de las primeras cuestiones que hay que tener es cuáles son las vértebras dorsales. Las vértebras torácicas están ubicadas en la sección media de la columna vertebral, específicamente inferior a las vértebras cervicales y superior a las vértebras lumbares. Estas vértebras abarcan la gran mayoría del área de la cavidad torácica.

Las vértebras dorsales son de tamaño intermedio entre las vértebras cervicales y lumbares, aumentando de tamaño hacia las vértebras lumbares. En este sentido, cabe decir que las inferiores son mucho más grandes que las superiores.

Las vértebras están separadas por discos intervertebrales de fibrocartílago (un tejido cartilaginoso, muy resistente, constituido por células cartilaginosas y una sustancia intersticial que contiene fascículos de tejido fibroso gruesos y compactos, que le dan color blanco y elasticidad), que son discos de cartílago flexible ubicados entre los cuerpos de dos vértebras adyacentes que permiten el movimiento en la columna vertebral.

También tienen una función de amortiguación. Un disco intervertebral consiste en un núcleo pulposo gelatinoso interno rodeado por un anillo de fibrocartílago, el anillo fibroso .

En total, el cuerpo humano adulto generalmente tiene 23 discos , el primero se encuentra entre las vértebras cervicales 2 y 3, y el último se encuentra entre la vértebra lumbar y el sacro. Además de proporcionar resistencia a los golpes y amortiguación, los discos también ayudan a unir las vértebras adyacentes.

Partes de la vértebra dorsal

Qué supone la vértebra dorsal para la osteopatía 1

Para cada una de las 12 vértebras dorsales, hay un par correspondiente de costillas unidas a ellas. Esto es único, ya que ninguna otra vértebra tiene costillas unidas. Las vértebras torácicas aumentan de tamaño a medida que descienden hacia las vértebras lumbares. Esto se debe a que las vértebras inferiores deben ser capaces de soportar más peso del cuerpo cuando una persona está de pie debido a los efectos de la gravedad.

A continuación vamos a ver cuáles son las diferentes partes de la vértebra dorsal, que son cuerpo vertebral, pedículos, láminas vertebrales, apófisis articulares superiores, apófisis articulares , inferiores, apófisis transversas, faceta costal, apófisis espinosa

Cuerpo vertebral

El  diámetro transversal del cuerpo vertebral de la vértebra dorsal es igual al diámetro anteroposterior y proporcionalmente, es también más alto que el cuerpo de las vértebras lumbares. Su contorno anterior y lateral está muy excavado.

En la parte postero-lateral de las caras vertebrales de la vértebra dorsal se distingue una faceta oval, tallada oblicuamente y recubierta de cartílago: la faceta articular costal.

Pedículos

En la parte postero lateral del cuerpo vertebral de la vértebra dorsal se implantan dos pedículos. Además, la faceta articular costal superior desborda a menudo sobre la raíz del pedículo.

Láminas vertebrales

Las láminas vertebrales de la vértebra dorsal forman gran parte de los arcos posteriores. Estas láminas son más altas que anchas y están inclinadas a modo de teja.

Apófisis articulares superiores

Cerca del pedículo en su borde superior, da inserción a las apófisis articulares superiores, que poseen una faceta articular ovalada, plana o ligeramente convexa, transversalmente con una cubierta cartilaginosa, orientada hacia atrás, ligeramente hacia arriba y hacia afuera.

Apófisis articulares inferiores

En la parte inferior de las láminas cerca del pedículo se implantan las apófisis articulares inferiores. En su cara anterior, las apófisis articulares inferiores presentan una faceta articular ovalada,
plana o ligeramente cóncava en sentido transversal orientada hacia delante y ligeramente hacia abajo y hacia dentro. Estas facetas se articulan con las facetas superiores de la vértebra subyacente.

Apófisis transversas

En la unión de las láminas y los pedículos a nivel de las apófisis articulares se implantan las apófisis transversas. La apófisis transversas están orientadas hacia afuera y ligeramente hacia
atrás.

Faceta costal

En la extremidad libre abultada. las apófisis transversas  contienen en su cara anterior una pequeña faceta articular, denominada faceta costal, que corresponde a la tuberosidad costal.

Apófisis espinosa

La apófisis espinosa nace en la línea de unión de dos láminas, es voluminosa, larga, muy inclinada hacia abajo y hacia atrás, con un sólo tubérculo en su extremo superior.

La duodécima vértebra dorsal  es una vértebra de transición con la columna lumbar y presenta algunas particularidades:

  • Su cuerpo vertebral sólo posee dos facetas costales, situadas en la porción posterolateral de la cara superior, para la cabeza de la duodécima costilla.
  • Las apófisis articulares superiores están orientadas como las vértebras dorsales, pero las facetas articulares inferiores deben de corresponder a las facetas superiores de la vértebra lumbar. Por lo tanto su dirección que la de las facetas inferiores de las vértebras lumbares, es decir, están orientadas hacia fuera y hacia delante, y presentan una curvatura transversal ligeramente convexa.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…