Aplicaciones y beneficios del drenaje linfático

sistema linfatico

El drenaje linfático es una técnica diseñada para estimular el flujo de la linfa, que es el fluido transparente y blanquecino que transporta los glóbulos blancos de la sangre, el oxígeno y los nutrientes a los tejidos de todo el cuerpo. Normalmente, el  drenaje linfático implica una forma de masaje basado en movimientos suaves y circulares.

Dado que el sistema linfático sirve como una parte central del sistema inmunológico, los defensores del drenaje linfático sugieren que esta técnica puede ayudar a aumentar la inmunidad así como a abordar diversos problemas de salud.

Aplicaciones del drenaje linfático

Una aplicación común del drenaje linfático es el tratamiento del linfedema, un tipo de edema producido por una obstrucción en los canales linfáticos del organismo que se produce por la acumulación de la linfa en los espacios intersticiales (entre las distintas células de un tejido).

En la terapia alternativa, también se dice que el drenaje linfático puede ayudar en problemas como la artritis, la bronquitis, el síndrome de fatiga crónica, el dolor crónico, el estreñimiento, el eczema, la fibromialgia, el insomnio, la obesidad y el estrés. Además, el drenaje linfático se utiliza a veces para promover la eliminación de toxinas, mejorar la circulación, agudizar la memoria y mejorar el rendimiento deportivo.

El drenaje linfático también puede emplearse en el tratamiento de problemas como el acné, la celulitis y las venas varicosas. El drenaje linfático también puede ofrecer beneficios para el anti-envejecimiento.

Principios del drenaje linfático manual

Los principios del Drenaje Linfático Manual son similares, aunque varían ligeramente en función de las varias técnicas existentes para aplicarlo, incluidos los métodos Vodder, Földi, Leduc o Casley-Smith. Todos ellos tienen varios puntos en común:

  • El masaje ser realiza con el paciente acostado, a menos que haya linfedema en la cabeza o en el cuello.
  • Se comienza y se termina con una respiración diafragmática profunda.
  • Los ganglios linfáticos no afectados y la región del cuerpo son tratados primero.
  • Los movimientos se hacen de proximal a distal para drenar las áreas afectadas.
  • Se realizan movimientos lentos y rítmicos.
  • Se aplican  una presión suave.
  • La piel se estira en direcciones específicas utilizando movimientos de la mano para promover variaciones en la presión intersticial sin el uso de aceites.
  • Se usan movimientos lentos y repetitivos que incorporan una fase de reposo que permite que la piel vuelva a su posición normal.
  • La presión varía según el tejido subyacente con el objetivo de promover el drenaje linfático.
  • Las áreas de fibrosis se tratan con movimientos más profundos y más firmes en combinación con la terapia de compresión.
  • El drenaje linfático se estratifica central y proximalmente con tratamientos que generalmente comienzan alrededor del cuello.
  • Los ganglios linfáticos funcionales y sanos se tratan primero, seguidos por las áreas proximales y contralaterales y luego las áreas ipsilaterales y linfodematomas.
  • Se enfatiza el tratamiento del tronco anterior y posterior en las primeras fases antes de tratar la extremidad hinchada.
  • Las técnicas de respiración utilizadas se combinan con la presión ejercida por las manos del terapeuta, lo que favorece el drenaje de los ganglios linfáticos abdominales profundos
  • Las técnicas de movilización y relajación de las extremidades a menudo se combinan con el drenaje linfático.

Beneficios del drenaje linfático

El drenaje linfático ayuda a reabsorber los líquidos, tiene una acción sedante sobre el dolor, reduce la inflamación y contribuye a mejorar las defensas del organismo. Además, el drenaje linfático produce un efecto relajante, por lo que es muy recomendable para combatir el estrés. En general, el drenaje linfático también es un buen tratamiento para la piel, ya que favorece la circulación de la sangre.

El drenaje linfático también tiene muchos beneficios en los procesos postoperatorios, ya que contribuye a acelerar la curación de los tejidos y evita que se produzcan edemas. También ayuda a reducir la inflamación y el dolor y aumenta la calidad de la cicatriz.

Drenaje linfático para el pecho

También puede proporcionar alivio y cuidado del pecho en procesos pre-quirúrgicos y post-quirúrgicos y puede ser utilizado con fines cosméticos y estéticos, por ejemplo, en caso de mastoptosis, cicatrices y traumas.

Según el doctor Bruno Chikly,  autor del libro Silent Waves, Theory and Practice of Lymph Drainage Therapy, al estudiar los numerosos vasos linfáticos de la mama y de los órganos de la pelvis, se pone de manifiesto la riqueza de las redes linfáticas que se encuentran en estas áreas, que  son altamente susceptibles al drenaje linfático.

Por ejemplo, no se debe aplicar una fuerte presión sobre el tejido de mama. La técnica, sin tener que suponer dolor, puede destruir los ligamentos suspensorios de Cooper de la glándula mamaria y la fibras elásticas para evitar la flacidez (mastoptosis).

Además, el tejido mamario, aunque tiene buen suministro de vasos linfáticos, carece de fuentes de compresión externa para promover el drenaje linfático natural, algo que sí se encuentra en la mayoría de los otros tejidos del cuerpo, por lo que el líquido tiende a acumularse en el pecho. El drenaje linfático suave ofrece una solución ideal para el estancamiento de líquidos y cuidado del pecho.

Alivio de síntomas de la alergia

El drenaje linfático puede ser útil como apoyo en el tratamiento de una amplia gama de enfermedades y condiciones de salud. Gracias a esta terapia se puede reducir la fatiga, reducir los calambres menstruales, reducir la celulitis y la retención de líquidos, e incluso reducir la sinusitis y los problemas de alergia.

Los diversos tipos de alergia hacen que el sistema inmunológico del cuerpo se ponga en marcha al reaccionar al polen, esporas u otros invasores cuerpo extraño. El resultado es la irritación y la inflamación de los senos paranasales.

De hecho, el drenaje linfático puede eliminar gran parte del material congestivo de todo el área facial, lo que permite a los propios sistemas de recuperación del cuerpo que hagan su trabajo.

Drenaje linfático y sinusitis

Utilizando un movimiento rítmico muy ligero se puede aumentar la circulación y el flujo linfático. Así, cuando el drenaje linfático se concentra en ganglios linfáticos específicos bajo la línea de la mandíbula, es posible mejorar los síntomas de la sinusitis.

Los principales ganglios linfáticos para el masaje de los senos paranasales son del tamaño de un guisante y están localizados debajo de la mandíbula. Durante un masaje facial, los músculos son “precalentados” y los ganglios linfáticos estimulados para abrir y mejorar el flujo circulatorio y linfático. El linfoterapeuta usará sus manos para sentir el ritmo linfático, la dirección, la profundidad y la calidad del cuerpo. Esto ayuda a evaluar la circulación linfática en general y a buscar la mejor manera de drenar los fluidos estancados.

El drenaje linfático manual puede ser útil para abordar una amplia gama de condiciones. Puede reducir la fatiga, los dolores menstruales, la celulitis y la retención de líquidos, incluso la sinusitis y las alergias estacionales.

Para los que sufren de infecciones de los senos parasenales, los procedimientos de drenaje linfático pueden eliminar gran parte de este material congestivo localizado alrededor de la zona facial.

Drenaje linfático para la cara

La cara se beneficia ampliamente los tratamientos de drenaje linfático facial. De hecho, el drenaje linfático para la cara es un forma de mejorar la apariencia de la piel al reducir las líneas de expresión, las arrugas y las bolsas de los ojos.

El drenaje linfático facial deber realizarlo un profesional. Quienes lo busquen por  razones estéticas pueden acudir a un esteticista capacitado en este tipo de tratamiento. Si se requiere por razones médicas, es necesario que se ocupe un profesional cualificado con supervisión médica.

En el el drenaje linfática facial se comienza aplicando una ligera presión en la cara y realizando movimientos suaves que van desde golpear y acariciar hasta frotar y empujar. Luego, usando las manos planas y todos los dedos, se estira  suavemente la piel en la dirección del flujo linfático para estimular el drenaje.

El drenaje facial linfático facial funciona de manera similar al que se realiza en otras zonas de cuerpo, pero también puede incluir movimientos suaves de cepillado en la cara.

El drenaje linfático corporal generalmente dura hasta una hora, mientras que la versión facial suele ser un poco más corta. En ambas modalidades también se realizan ejercicios de respiración profunda promover  una mejor circulación linfática.

El drenaje linfático facial es una técnica que se usa frecuentemente para diferentes tratamientos cosmetológicos, como el acné, rosácea, piel sensible, rejuvenecimiento facial, antiarrugas intensivo, en tratamientos complementarios a procedimientos dermatológicos, pre y post-cirugía estética, pieles con estrés y pieles inflamadas por exceso de exposición solar. El drenaje linfático facial también se utiliza para la eliminación de edemas, para eliminar líquidos retenidos y para reducir inflamaciones.

Contraindicaciones

El drenaje linfático  facial por lo general es  seguro. Sin embargo, es necesario consultar previamente con el médico en caso de tener algunas de las siguientes condiciones:

  • alto riesgo de coágulos sanguíneos
  • insuficiencia cardíaca congestiva
  • infección linfática activa
  • hinchazón sin causa conocida

Si quieres saber más sobre el drenaje linfático, seguramente te interese nuestro curso de drenaje linfático manual.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…