Diferencias entre cosméticos naturales y convencionales
cosmetico-piel-min

Diferencias entre cosméticos naturales y convencionales

La cosmética natural está ganando terreno en el mercado comercial mientras todavía hay dudas sobre la diferencia entre estos cosméticos y los convencionales. ¿Por qué la cosmética natural se está volviendo cada vez más polar en la actualidad? ¿Cuáles son las diferencias entre la cosmética convencional y la natural?

Cuando buscamos productos cosméticos sin ingredientes artificiales solemos buscar una etiqueta o pegatina en el envase que diga natural, bio u orgánico. En Europa, EEUU. y muchos países de todo el mundo esto es una garantía de que el producto es solo eso.

¿Qué son los cosméticos naturales?

Diferencias entre cosméticos naturales y convencionales 1
Foto: Hemptouch CDB en Unsplash

Para estar seguro de qué producto estamos comprando, es una buena idea buscar en la etiqueta, cerca del nombre del producto, un logotipo proporcionado por el organismo de certificación que demuestre que el producto es realmente natural y/u orgánico y cuál es el porcentaje real de los ingredientes.

Es probable que los productos que no tengan esta información en la etiqueta contengan un pequeño porcentaje de los ingredientes naturales que se utilizan principalmente con fines de marketing. Dichos productos no son dañinos, pero pueden inducir a error, ya que no se proporciona toda la información al usuario.

Algunos fabricantes prefieren comunicarse directamente con los consumidores sin la certificación de sus productos para ahorrar en este gasto.

Aceites esenciales en cosmética natural

Los aceites esenciales consisten en numerosas sustancias individuales que, según su concentración, se pueden dividir en componentes principales (20–95%), secundarios (1–20%) y trazas (menos del 1%). La composición química y, por lo tanto, la calidad de los aceites esenciales derivados de una especie de planta pueden variar según varios factores, como el momento de la cosecha, la ubicación del cultivo, la parte de la planta y el método de producción.
La Organización Internacional de Normalización (ISO) define un aceite esencial como un producto fabricado por destilación de agua o vapor, por procesamiento mecánico de cáscaras de cítricos o por destilación en seco. Además de los aceites naturales de origen herbal, los aceites sintéticos son cada vez más importantes. Estos pueden ser idénticos a los aceites naturales, llamados “aceites esenciales idénticos a la naturaleza”. Cuando se sintetizan, se denominan aceites sintéticos.
Solo los aceites esenciales se usan con fines médicos y deben cumplir con los estándares de calidad de las farmacopeas. Los aceites idénticos naturales solo están aprobados por la Farmacopea cuando se trata de mono sustancias como la vanilina, el timol o el alcanfor. Los aceites sintéticos se usan con mayor frecuencia en la industria del perfume, principalmente porque son mucho más baratos que los aceites esenciales.
Los aceites esenciales pertenecen a un grupo de sustancias que a menudo está expuesto a la falsificación. Se utilizan como una fuerte ventaja de marketing en la venta y promoción de numerosos productos de belleza y cuidado personal, pero los precios de los aceites naturales siempre son más altos que los de los aceites sintéticos.
Algunos aceites vendidos en Internet están etiquetados como “puros”, “naturales” o “100% naturales”. Según la norma ISO / TC 54, los aceites esenciales deben ser generalmente naturales y puros, por lo que tales etiquetas son innecesarias y no garantizan la buena calidad del aceite.

Normativa sobre aceites esenciales

El Comité para la Protección de la Salud de los Consumidores (CD-P-SC), dependiente de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), ha publicado una Guía sobre aceites esenciales en productos cosméticosque recoge toda la información y reglamentación vigente en España sobre los aceites esenciales en productos cosméticos.

Este documento trata de aclarar los conceptos susceptibles de crear dudas sobre este tema, puesto que los aceites esenciales no están definidos en la legislación cosmética.  Además, recoge las instrucciones y recomendaciones europeas sobre este asunto.

¿Por qué pagar más por los cosméticos naturales?

Para empezar, es necesario aclarar que los cosméticos naturales no son más caros necesariamente. Todo depende de con qué cosméticos convencionales se compare.

Dicho esto, es interesante aclarar que la mayoría de los productos del mercado mundial se basan en la promesa de un efecto inmediato. Y la forma más económica de lograrlo es utilizar agentes enmascaradores a base de petróleo o silicona que dan una falsa sensación de piel suave.

Su efecto es temporal, hasta que el producto se elimina por lavado del rostro o el cabello. Sin embargo, algunos de ellos son difíciles de eliminar por completo de la piel y, a la larga, pueden acumularse, obstruir los poros e incluso, en algunos casos, penetrar en las capas más profundas de la piel.

Dado que en realidad no tienen un efecto positivo duradero en la piel, su uso es absolutamente innecesario, especialmente dada la existencia de alternativas a base de hierbas que aportan muchos más beneficios a la piel y el cabello.

Incluso cuando se permite el uso de un ingrediente, esto puede suponer un riesgo para las personas sensibles, por ejemplo. Con este fin, varias organizaciones utilizan un sistema de clasificación de los ingredientes y proporcionar información sobre los riesgos potenciales de usar productos que contienen este ingrediente a través de una escala numérica.

La cosmética natural evita por completo el uso de ingredientes con mayor riesgo o con extrema necesidad, o, como mucho, se utilizan en cantidades mínimas.

Además, es importante tener claro que la calidad y la seguridad no son lo mismo. Las autoridades reguladoras de la UE están obligadas a garantizar la seguridad de los productos comercializados. Sin embargo, la calidad depende de la evaluación subjetiva de cada consumidor y es extremadamente difícil de definir.

La cosmética natural garantiza que el producto no dañe el medio ambiente cuando se usa y que durante su producción se minimiza el daño ambiental, pero no que el efecto sea el mismo para todos los consumidores. También debe tenerse en cuenta que los ingredientes naturales a menudo necesitan un período más largo para mostrar su efecto, pero el resultado es duradero si se usa correctamente.

Similitudes y mitos de cosméticos

Como todos los productos cosméticos fabricados o importados en el mercado europeo deben cumplir los mismos criterios de seguridad, está claro que los cosméticos convencionales no contienen sustancias que perjudiquen directamente la vida y la salud del consumidor, al igual que los naturales. Sin embargo, esto no significa que el producto no cause irritación o reacción alérgica a ninguno de los ingredientes, ya sean naturales o sintéticos.

La producción de todos los productos cosméticos cumple con los estrictos requisitos de seguridad y pureza. Además, las pruebas de productos cosméticos en animales están prohibidas en la UE desde 2004.

Por otra parte, la percepción generalizada de que los cosméticos naturales no contienen “químicos” a diferencia de los cosméticos convencionales es muy errónea. Todas las sustancias en la naturaleza tienen sus propios nombres químicos universales (IUPAC), y el hecho de que un ingrediente en nuestra etiqueta suene “químico” no significa que sea sintético o dañino.

En este sentido, cualquier producto cosmético puede ser eficaz si contiene el ingrediente activo y un sistema adecuado para que llegue a la capa de piel adecuada. Además, se pueden lograr efectos instantáneos como suavidad e hidratación con ingredientes tanto naturales como sintéticos.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Comentanos