Ocho consejos para la modificación de ejercicios de Pilates

La modificación de los ejercicios es esencial para el Pilates. Las modificaciones permiten hacer un ejercicio más o menos difícil, o ajustarlo para compensar cualquier limitación física que pueda tener algún alumno.

Un buen instructor ofrecerá modificaciones y será capaz de adaptar los ejercicios a las necesidades de sus alumnos en función de sus capacidades o limitaciones físicas.

Consejos para modificar los ejercicios

Un buen calentamiento es esencial

ejercicios pilates sueloLa importancia de centrarse uno mismo y calentar bien antes de comenzar los ejercicios más extenuantes es fundamental. Pilates no es solo un método de entrenamiento físico, sino también una práctica integradora cuerpo-mente.

Dedicar un tiempo a concentrarse en un mismo y en calentar el cuerpo hará que el alumno sea más eficaz en sus ejercicios y que pueda sacar lo mejor de sí mismo.

Presta atención a la ubicación de la cabeza

La cabeza tiene un peso considerable, y puede dar problemas a los alumnos con problemas de cervicales o de espalda. Por eso, prestar atención a la posición de la cabeza ayudará al alumno a ser más eficaz en los ejercicios y a desarrollar mejor las capacidades relacionadas con la fuerza base y a acumular menos tensión. Para modificar cualquier ejercicio es necesario tener presente la alineación y la colocación de la cabeza para evitar lesiones.

Proteger el cuello y parte superior de la espina dorsal

Para algunas personas, algunos ejercicios es mejor hacerlos usando una almohada o soporte cilíndrico en la cabeza o bajo el cuello en la posición de tumbado boca arriba. En cualquier caso, en los ejercicios en los que haya que desplazarse hacia atrás o llevar las piernas hacia arriba, así como que se hacen boca abajo no deben colocarse soportes en la cabeza.

Por otra parte, es posible que las personas con problemas cervicales no deban hacer ejercicios en los que se carga mucho la zona cervical.

Posición de los brazos

Cuanto más lejos están los brazos cuerpo más difícil es el ejercicio. En este sentido, la colocación de los brazos en los ejercicios ayudará a graduar la intensidad. En los ejercicios que se realizan sentados, la apertura de los brazos ayuda a dar estabilidad y, cuanto más abiertos, más fácil es el ejercicio.

Flexionar las piernas para proteger la espalda

En los ejercicios que se hacen sentados, cuanto más estiradas están las piernas, más duro es el ejercicio. Para evitar dolores de espalda, especialmente dolores lumbares, flexionar las piernas es una buena manera de protegerse. Ir estirando las piernas poco a poco es una buena manera de trabajar la progresión en ejercicios de este tipo.

pilates piernasElevación de las piernas

La altura de las piernas en los ejercicios también es importante. De este modo, cuanto más elevadas estén, más fácil es el ejercicio. Lo más fácil es hacer los ejercicios con las piernas en posición de tabla (con las rodillas flexionadas). A partir de ahí,  al estirar las piernas, el ejercicio será más duro a medida que las piernas describen un ángulo inferior respecto al suelo.

Sentarse correctamente

Algunas personas tienen problemas para sentarse con las piernas estiradas en la postura correcta para hacer Pilates. Para estas personas resulta muy útil colocar una almohadilla bajo los isquiones de modo que la postura sea correcta y puedan realizar el ejercicio de forma eficaz.

pilates-pushups-intermediateProteger las muñecas

Algunos ejercicios suponen una gran carga para las muñecas. Para ayudar a amortiguar la carga se pueden utilizar almohadillas de espuma para apoyar las manos. Esto facilita el ejercicio y supone menos presión.

Autor: Eva R.

Compartir

2 comentarios en “Ocho consejos para la modificación de ejercicios de Pilates

    1. Hola Nacho,
      – HIPERCIFOSIS DORSAL: Es un exceso en la curvatura de la columna a nivel dorsal, se puede nacer con predisposición a esta patología, pero también se puede desarrollar si la persona tiene malos hábitos posturales o no desarrolla tono muscular.
      En Pilates, dependiendo de la gravedad de la hipercifosis, la persona no podrá respirar con facilidad, sentirá mucha fatiga y dolores musculares a la altura del pecho. Empezar por ejercicios de respiración profunda en el suelo puede ayudar mucho, sobre todo para una toma de conciencia corporal y emocional. Después todos los ejercicios que trabajen la apertura pectoral y que potencien la fuerza en la espalda.
      – HIPERLORDOSIS LUMBAR: En este caso, el exceso de la curva es en la zona lumbar.
      En Pilates, lo más indicado para estos casos son todos aquellos movimientos que estén enfocados en fortalecer la faja abdominal y el centro del cuerpo, que sirva de compensación y soporte a la zona afectada y débil.
      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…