Ejercicios de calentamiento para Pilates

Tal y como ocurre antes de cualquier práctica física, el calentamiento es de gran importancia en el método Pilates. El calentamiento ayuda a elevar la temperatura de los músculos antes de comenzar a realizar los ejercicios del Método, con lo que estos se vuelven más flexibles.

Además, el calentamiento nos prepara psicológicamente para la actividad y aumenta la respuesta neuronal, de modo que las señales que el cerebro envía a los músculos viajan más rápido.

Calentamiento para Pilates

Durante el calentamiento para Pilates es importante hacer movimientos fluidos y suaves, sin forzar el cuerpo ni estirarse en exceso. Es importante considerar que la respiración marcará el ritmo en la realización de los ejercicios. Además, es importante prestar atención a la posición de la columna, que debe permanecer neutra.

Ejercicios de calentamiento para Pilates

Existen muchos ejercicios de calentamiento para Pilates. Elegir unos u otros dependerá de los objetivos y el diseño de la sesión. Lo importantes es seleccionar ejercicios que ayuden a alinearte y centrarte mientras avanzas hacia un entrenamiento más desafiante.

Veamos algunos ejercicios que cumplen estos requisitos:

Brazos en cruz

Este ejercicio permite calentar la musculatura de los hombros y la parte superior de la espalda.

De pie, con la columna bien estirada, con los pies separados a la altura del ancho de la cadera y con los brazos estirados, con una mano cruzada por delante de la otra, y hombros relajados.

Inspira y al espirar eleva los brazos hacia arriba por los laterales, con las palmas hacia el techo, manteniendo los hombros relajados. Baja los brazos inspirando y repite varias veces, con ritmo moderado, de manera controlada y fluida.

Rotación de hombros

Este ejercicio permite aliviar la tensión en los hombros y en la parte superior de la espalda.

De pie, con los pies a la altura del ancho de la cadera, la columna estirada y los abdominales firmes. Los brazos estirados a lo largo del cuerpo.

Inspira mientras elevas los hombros hacia arriba y hacia atrás. Espira completando la rotación, trazando una trayectoria cada vez más amplia. Repetir varias veces.

Hacer en el sentido contrario.

Péndulo

Este movimiento ayuda a despertar y a despejar la mente, además de que ayuda a calentar la columna, los hombros y la parte inferior del cuerpo.

De pie, en posición erguida, con los pies juntos y los abdominales activados. Extiende los brazos por encima de la cabeza, estirando la columna.

Inspira. A continuación, exhalando, baja el mentón y arquea la columna hacia abajo, dejando que los brazos te acompañen, dejándolos en la misma posición. Flexiona las rodillas a medida que se inclina hacia delante.

Baja los brazos y llévalos hacia atrás, flexionando más aún las rodillas y llevando la cabeza hacia ellas. Recupera la posición inhalando y repite varias veces de manera fluida a velocidad constante.

Llevar el paso/Equilibrio

Este ejercicio es ideal para calentar los tobillos y desentumecer los pies.

  1. De pie, en posición erguida con los pies al ancho de la cadera y los abdominales firmes, con las manos sobre la cintura. Levanta un talón, flexionando los dedos del pie y la rodilla, luego el otro.
  2. Mantén el movimiento fluido, al ritmo de la respiración, sin perder la elongación de la columna vertebral.
  3. En la misma postura, eleva los dos talones a la vez y vuelve a apoyarlos. Hay que hacer el ejercicio despacio, manteniendo el equilibrio y al ritmo de la respiración.

 

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…