Diferencias entre educación, adiestramiento y etología canina  
Perrito en clase de adiestramiento
Foto: Pezibear en Pixabay

Diferencias entre educación, adiestramiento y etología canina  

Educador, adiestrador, etólogo… Son varios los términos utilizados para referirnos al entrenamiento o educación de los perros. Y existe cierta confusión acerca de los mismos.

A la hora de pensar en los problemas de conducta de los perros y cómo solucionarlos con la ayuda de un profesional pueden llegar a surgir dudas. Existen varias disciplinas en torno al comportamiento canino y puede ser confuso tener en claro cuál de todos los profesionales es el que puede ayudarnos en nuestro caso particular.

Para entender cuál es el profesional apropiado para cada caso primero debemos entender las diferencias y áreas de competencia de cada una de las diferentes profesiones. Entonces, ¿en qué consisten las diferencias entre educación canina, adiestramiento canino, y etología canina?

¿En qué se diferencia el educador del etólogo y el adiestrador?

De forma breve podríamos decir que el perfil del etólogo se encarga de estudiar el comportamiento animal, el adiestrador enseña al perro a comportarse y, por último, el educador canino le enseña a comportarse en sociedad.

Vamos a ver las características de cada perfil para entender mejor las diferencias.

El adiestramiento canino

El adiestramiento canino trabaja sobre un conjunto de métodos que buscan desarrollar en el perro su máximo potencial de acuerdo con el que este tiene de forma innata. Busca conseguir una comunicación entre el humano y el perro, para hacer entender a este ultimo los ejercicios y tareas a realizar.

El adiestrador es un profesional que conoce el comportamiento canino y su lenguaje corporal, con estas aptitudes es capaz de desde solucionar problemas de conducta a entrenar perros para funciones específicas.

El entrenamiento de adiestramiento comienza con ejercicios de obediencia básica y luego puede hacerse cada vez más complejo de acuerdo con las necesidades particulares. Por eso, no será lo mismo el adiestramiento para un perro doméstico, donde solo se busca una buena convivencia o tal vez la solución de algún conflicto relacionado con el comportamiento, que el adiestramiento para un perro de trabajo o asistencia.

Existen en la actualidad perros que son adiestrados para asistir a personas con discapacidades o para diversos trabajos tales como la detección de narcóticos, de explosivos o perros de rescate.

Es importante saber qué proceso de adiestramiento canino debe ser llevado a cabo por un profesional en la materia. Con el adiestramiento, a lo largo del tiempo, el perro adquirirá buenas conductas y de manera natural aprenderá a tomar buenas decisiones.

La educación canina

La educación canina, a diferencia del adiestramiento, es un proceso que no se fuerza ni se practica, sino que se da de manera natural. Desde que el cachorro nace está siendo educado por su madre, por sus hermanos y por su entorno. Controlar la ansiedad, moderar la mordida y tolerar la frustración son algunos de los primeros aprendizajes que tiene un perro de la simple convivencia con su madre y hermanos. De allí la importancia de no separar a un cachorro de su camada de manera temprana.

La educación canina continúa en el hogar, con las personas que conviven con el animal. Pero, nuevamente, este es un proceso que se da de manera natural y no requiere ser impartido por ningún profesional, sino que el perro lo recibe a través de la convivencia e interacción con quienes lo rodean.

La etología canina

La etología en sí es una rama de la biología que se dedica a estudiar el comportamiento de los animales. La etología canina, a veces nombrada psicología canina, es una especialidad de la medicina veterinaria que se dedica a estudiar el comportamiento del perro en diferentes hábitos, desde el doméstico, hasta el salvaje o en laboratorio.

Un etólogo por ende es un médico veterinario. El etólogo canino estudia de manera profunda la neurociencia. Con su conocimiento puede determinar si la causa del problema de comportamiento es conductual o está originada en alguna patología física. Problemas como ansiedad, miedos y fobias pueden ser tratados por un etólogo, que en ciertas ocasiones indicara medicación como parte del tratamiento.

En general es el veterinario de cabecera quien deriva a un perro al etólogo y no llegan a este especialista de manera espontánea.

Teniendo en consideración las principales diferencias entre lo que es la educación, el adiestramiento y la etología canina es posible entender la importancia y utilidad de cada uno de estos conceptos.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

2 comentarios