Cómo ayuda la osteopatía en caso de ciática
Osteópata con una paciente con ciática
Foto: Shutterstock

Cómo ayuda la osteopatía en caso de ciática

La ciática es una afección muy común que afecta a muchas personas y, además, puede ser insoportable.

Según la Escuela de Medicina de Harvard, hasta el 40% de las personas pueden sufrir ciática en algún momento de sus vidas. La frecuencia alcanza su punto máximo entre los 45 y los 64 años de edad con otros factores de riesgo, incluidos los fumadores, los que son más altos que el promedio y los que realizan una actividad física intensa a diario.

La buena noticia es que en la mayoría de los casos de ciática se puede tratar con éxito sin una intervención médica importante; por ejemplo, la osteopatía puede ser una buena solución. De hecho, la osteopatía es excelente para abordar tanto los episodios agudos de ciática como para desempeñar un papel esencial en la prevención de nuevos episodios en el futuro.

Qué es la ciática

El término ciática se suele utilizar para describir el dolor que viaja por la parte posterior o lateral de la pierna. Pero, en realidad, la ciática no es un diagnóstico, sino un término que se usa para describir la irritación en el nervio ciático. La causa de esta irritación, en aproximadamente el 90% de los casos, se debe al daño del disco intervertebral.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que hay otras causas que pueden provocar dolor a lo largo de la pierna, no solo la ciática, por lo que conseguir un diagnóstico correcto es de gran ayuda para obtener el tratamiento adecuado.

El síntoma principal de la ciática es dolor agudo en la nalga que corre por la pierna. También se puede experimentar dolor de espalda, dolor pélvico y rigidez. El dolor puede aumentar con la flexión hacia delante. El dolor es peor cuando se está sentado o de pie durante largos períodos de tiempo.

La ciática puede ser un problema recurrente  que a menudo empeora con el tiempo y puede relacionarse con las actividades diarias. El dolor puede describirse como cualquier cosa, desde un dolor sordo hasta un dolor punzante que puede dejar a la persona momentáneamente incapacitada.

Síntomas de la ciática

Los síntomas de la ciática pueden incluir los siguientes:

  • Entumecimiento
  • Debilidad muscular
  • Sensación de alfileres y agujas u hormigueo
  • Dificultad para mover o controlar la pierna
  • Dolor en la nalga o en la pierna, generalmente de un lado.
  • Dolor punzante.
  • El dolor empeora al sentarse.
  • El dolor es más intenso por la mañana.
  • A menudo se presenta con dolor lumbar  que se agrava al toser o estornudar.
  • El dolor se ve agravado por toser, estornudar o esforzarse en el inodoro.

Otro síntoma está relacionado con cambios en la función intestinal o de la vejiga, como incontinencia y entumecimiento entre las piernas. Esto podría ser un signo grave del síndrome cola de caballo, una afección grave en la que se comprime este paquete de raíces nerviosas. Esto pueden tener consecuencias permanentes, por lo que es prioritario buscar asesoramiento profesional lo antes posible.

El nervio ciático

El nervio ciático es el nervio más largo y más grande del cuerpo. Es tan grueso como un dedo en la parte inferior de la columna vertebral. El nervio se origina en la zona inferior de la columna, desde donde las raíces del nervio abandonan la médula espinal para extenderse por la parte trasera de la pierna hacia los dedos de los pies.

Por eso cualquier problema en la parte inferior de la columna puede afectar a uno de los nervios que se conectan con el nervio ciático, lo que provocará una irradiación del dolor a lo largo de esa parte del nervio.

Cada nervio ciático estimula el movimiento de los músculos de las piernas y transmite mensajes sensoriales desde la pierna hasta la columna. Los nervios ciáticos derecho e izquierdo controlan cada uno de ellos en el lado correspondiente del cuerpo.

El nervio ciático es un nervio periférico. Sus raíces nerviosas emergen de la columna inferior y se combinan para formar el nervio ciático. A medida que el nervio ciático recorre la pierna, se divide en varias ramas más pequeñas a lo largo del camino. Muchas de sus ramas proporcionan estimulación nerviosa a los músculos de las piernas. Los nervios sensoriales de la pierna y el pie suben por la pierna para fusionarse con el nervio ciático.

Osteopatía para la ciática

El propósito clave del tratamiento osteopático para la ciática es aliviar la presión del nervio ciático. El osteópata utilizará técnicas de masaje en los tejidos blandos para ayudar a liberar la presión sobre el nervio ciático, junto con técnicas de manipulación y movilización para mejorar el rango de movimiento de la zona lumbar. También intentará identificar qué está causando el dolor ciático.

En la mayoría de los casos, el dolor del nervio ciático se puede mejorar disminuyendo el espasmo muscular, mejorando la movilidad articular y el movimiento funcional de la columna en general, aliviando así el estrés en las áreas afectadas. Los tratamientos pueden incluir una combinación de manipulación articular manual o articulación, manipulación de músculos o tendones para reducir la presión sobre el nervio ciático.

Una vez que se ha reducido el dolor inicial, un enfoque de tratamiento osteopático incluirá centrarse en ejercicios de recuperación y métodos de rehabilitación con el fin de prevenir nuevos episodios. Esto implicará un régimen de ejercicio que tiene como objetivo restaurar la movilidad, desarrollar la fuerza postural y fomentar la activación muscular.

Lo más importante es mantenerse activo, con un movimiento suave de la espalda. El osteópata puede ayudar creando un plan que facilite la recuperación. Este plan incluirá consejos sobre ejercicios para estirar y fortalecer los músculos de la espalda baja.

El osteópata también analizará cómo se mueve el paciente para poder aconsejar la forma de mejorar estos movimientos. El osteópata también realizará manipulaciones que ayuden a reducir el dolor y que aseguren que su cuerpo está en el mejor estado posible para poder facilitar la recuperación.

Puesto que la ciática se debe a la presión sobre el nervio ciático, es lógico pensar que el tratamiento implica la eliminación de esta presión. Por eso, el tratamiento con osteopatía en caso de ciática irá dirigido a eliminar la causa de la ciática a través de una manipulación para liberar la presión del nervio ciático moviendo el tejido blando de alrededor y proporcionando más apoyo a las estructuras circundantes. Este aumentará el rango de movimiento en la región baja de la espalda.

Si estás interesado en aprender estas técnicas osteopáticas, infórmate ya sobre nuestro curso de osteopatía.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario