Pedalear hacia atrás en las clases de ciclo indoor

En algunos círculos del ciclo indoor se ha puesto de moda el pedaleo hacia atrás el cual, al parecer, tiene muchos beneficios fisiológicos. Pero antes de considerar este nuevo elemento para darle variedad a las clases es importante que valores ciertas cuestiones y tener en cuenta diversos aspectos.

Lo primero que hay que decir es que los beneficios del pedaleo hacia atrás fueron destacados en un estudio realizado con un tipo de bicicleta concreta, la Cascade CMXRT, que poco tiene que ver con la mayoría de las bicicletas presentes en las salas de fitness. La Cascade CMXRT es una bicicleta que ofrece resistencia también en el pedaleo hacia atrás y es una bicicleta reclinada.

Aclarado esto, vamos a ver cuáles fueron los resultados de la investigación del pedaleo inverso o pedaleo hacia atrás.

La investigación

pedaleoLos investigadores de la Universidad de Wisconsin pusieron a pedalear hacia adelante a 16 participantes sanos durante 15 minutos y luego hacia atrás durante otros 15 minutos, o viceversa, en distintos niveles de esfuerzo, en la Cascade CMXRT.

Monitorearon las respuestas fisiológicas de los ciclistas, incluyendo su frecuencia cardíaca, el consumo de oxígeno, el gasto de calorías y la utilización de los músculos.

En general, la frecuencia cardíaca de los participantes fue ocho latidos por minuto más alta mientras pedaleaban hacia atrás que hacia delante, y su consumo de oxígeno y el gasto de calorías fue un 8% mayor en cada intensidad de la carga de trabajo. También hubo una mayor activación de los músculos cuádriceps durante el pedaleo hacia atrás.

Los investigadores señalan que pedalear hacia atrás ofrece una manera de refrescar un entrenamiento y cambiar la forma en que se utilizan los músculos. El beneficio de esto, según los investigadores es que, al pedalear hacia atrás, los ciclistas pueden mejorar la fuerza del cuádriceps para el ciclismo estándar.

¿Qué pasa con las bicicletas de ciclo indoor normales?

clase-de-spinningEl gran problema de la aplicación de esta teoría es que la mayoría de las bicicletas de ciclo indoor no conservan la resistencia en el pedaleo inverso.

Esto supone que, si se propone pedalear hacia atrás en estas bicicletas, el deportista no solo pierde el tiempo, sino que se arriesga a sufrir una lesión, no solo por el contraste y la falta de resistencia, sino por la postura, que supone un riesgo para las rodillas. No es lo mismo pedalear reclinado hacia atrás que con todo el cuerpo hacia delante o incluso de pie.

Es más, tratar de detener la bicicleta bruscamente mientras se pedalea hacia atrás puede suponer la rotura del cartílago o del menisco por la fuerza de compresión de la articulación de la rodilla.

Por otra parte, las bicicletas normales de ciclo indoor pueden resultar dañadas a nivel de los pedales, puesto que no están preparadas para este tipo de pedaleo.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…