Diferencias físicas entre perros y lobos
lobo|huella de lobo

Diferencias físicas entre perros y lobos

Pese a la evolución del perro desde su ancestro común al lobo, nuestros cánidos siguen poseyendo unas similitudes comportamentales con sus congéneres. Sin embargo, son muchas las características físicas que diferencian a los perros de los lobos.

No comentaremos las diferencias físicas evidentes que podemos encontrar entre un yorkshire y un lobo, sino que nos centraremos en diferencias más importantes y que engloban a las diferentes razas de perros.

huella de loboEl cuerpo

Observamos que los lobos poseen un pecho más estrecho pero más musculoso que el de los perros; el cráneo (y también el cerebro) es más grande y los dientes (pese a que ambos poseen el mismo número) son también más largos y fuertes que en nuestros cánidos domésticos. La mandíbula es más fuerte también en el animal salvaje, ejerciendo un lobo aproximadamente el doble de presión que la que ejerce la de un pastor alemán.

Dado que los lobos necesitan caminar mucho, sus patas son más largas que las de los perros y su forma de caminar es diferente también, puesto que pisan con su pata trasera el mismo punto que piso su pata delantera, los perros suelen ser incapaces de alinear las patas de un mismo lado, dejando unas huellas zigzagueantes.

El pelo

Encontramos algunas similitudes y algunas diferencias. Ambas especies poseen dos tipos de pelo, uno más largo y otro corto para protegerse del frío (que en los lobos se engrosa todavía más en el otoño), y que cambian según las estaciones, pero el lobo lo cambia en primavera y el perro lo hace también en otoño, o como sucede en algunas razas, durante todo el año.

loboEn lo que refiere a la reproducción, hay una diferencia tan característica como el estro (o celo), siendo las lobas monoéstricas, mientras que las perras son diéstricas, esto significa que las lobas entran en celo una sola vez al año y los perros entran normalmente dos veces, pudiendo tener dos camadas al año.

A la hora de alimentar a sus cachorros, los perros (por acomodarse al cuidado humano) han dejado de regurgitar la comida para sus cochorros (salvo casos aislados), mientras el lobo lo hace para alimentar a sus crías.

Una característica que encontramos físicamente entre perros y lobos, pero que sin embargo comparten comportamentalmente, es la manera de marcar el territorio. Tanto los machos como las hembras de perro marcan su territorio por medio de las heces y la orina, sin embargo, han perdido la glándula pre-caudal en la base de las colas, con las que los lobos marcan a los otros lobos de la manada.

Estas son algunas de las diferencias que la evolución, y el contacto con el ser humano, han provocado en unos animales que hace muchos años, se acercaron a nosotros, perdiendo su libertad y su vida salvaje, pero ganando la comodidad de un hogar y nuestra compañía.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos