Criterios para la puesta en libertad de un animal en cautiverio
criterios-puesta-en-libertad-animales-fauna-salvaje-1|criterios-puesta-en-libertad-animales-fauna-salvaje-2

Criterios para la puesta en libertad de un animal en cautiverio

Todos los animales llegados a los centros de recuperación de fauna salvaje, ya sean decomisados o rescatados, han de tener una finalidad. Tras los primeros cuidados para la mejora de su salud, los cuidadores deben tomar decisiones sobre su futuro. Pese a que el fin deseado para un animal es siempre la reintroducción en su hábitat natural, esto no es siempre viable.

criterios-puesta-en-libertad-animales-fauna-salvaje-2Valoración inicial

Lo primero a valorar es su evolución sanitaria y si su estado físico es correcto para una posible puesta en libertad. Debemos pensar que la vida salvaje es una continua lucha por la supervivencia, y el más leve hándicap físico, pondría al animal en un peligro constante en su medio.

Actividades como cazar, escapar o buscar pareja, son realmente costosas y los animales deben estar en condiciones apropiadas para realizarlas con normalidad.

Un animal con una extremidad amputada, por ejemplo, no podría desenvolverse correctamente en el ecosistema, con lo cual se descartaría de inmediato la opción de liberarlo.

Preparación para volver al entorno natural

En el caso de que el estado físico y anímico del animal sea óptimo, los cuidadores observan otras actitudes. El miedo natural de los animales al ser humano es una de las reseñas más utilizadas para valorar el carácter del animal.

En esta evaluación, los animales decomisados tienen todas las de perder. Éstos han estado posiblemente muy cerca de personas y por largos períodos, con lo cual han modificado sus conductas naturales y perdido el miedo necesario a posibles depredadores. Estos animales no realizarían las maniobras de evasión y escape típicas ante un furtivo, un depredador, un automóvil…

criterios-puesta-en-libertad-animales-fauna-salvaje-1Con todos estos aspectos valorados, y unas pautas naturales para la especie que se está considerando, se plantea la posibilidad de su reintroducción. Los cuidados son modificados en muchos aspectos.

La alimentación se hace más concreta y similar a la que obtendrán en su medio y la forma en la que se le ofrece también. Así, para un animal depredador, el alimento se le ofrece vivo, y debe cazarlo con sus propios medios, tal y como tendrá que hacer en su hábitat.

Si los cuidadores consideran al animal listo para su puesta en libertad, no esperan para hacerlo. Si es posible se anilla o se marca al individuo, mediante métodos poco estresantes, y se traslada al lugar más apropiado, que será (en el caso de los animales accidentados) el lugar seguro más cercano a donde fue rescatado.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario