La atención al cliente del auxiliar dental
Niño juega con un dentista

La atención al cliente del auxiliar dental

Además de asistir al dentista en la consulta, una de las principales tareas del auxiliar de odontología es la de atender a los pacientes. Ha de actuar como enlace con el paciente. Seguramente será la primera persona que interactuará con los pacientes en cuanto entren en la clínica, por lo que su forma de actuar y de decir las cosas es muy importante.

Habrá momentos más tensos, como cuando el paciente tiene miedo. Una de las labores del auxiliar dental es, precisamente, ayudar al paciente a superar sus temores y ayudarlos a sentirse más cómodos.

Sin embargo, hacer que los pacientes se sientan cómodos no siempre es fácil. No basta con decirles que todo irá bien. El auxiliar dental tendrá que recurrir a diversas estrategias para mantener a los pacientes tranquilos y cómodos durante la visita al dentista.

Estrategias para calmar a pacientes asustados

Algunas de las estrategias que puede usar el auxiliar dental para calmar a los pacientes que se muestren asustados o inquietos son las siguientes:

Hacer que los pacientes se sientan comprendidos

El auxiliar dental tiene un papel importante en un consultorio dental: hacer que los pacientes se sientan bienvenidos, respetados, apreciados y comprendidos. Los auxiliares dentales deben hacer un esfuerzo adicional para hacer sonreír a los pacientes. Si el paciente está asustado, es importante que se sienta comprendido.

Algunas maneras de lograr este objetivo son estas:

  • Tener preparado antes de que el paciente entre. De este modo, el auxiliar podrá hablar con el paciente y prestarle atención. Además, así se evita que la ansiedad crezca al ver preparar el instrumental.
  • Comunicarse bien y hacer un seguimiento. Una sonrisa amable y buenas habilidades de comunicación son importantes para cualquier profesional del sector de la salud. Los pacientes nerviosos se sentirán más cómodos cuando el auxiliar dental  se toma tiempo para hablar con ellos y hacer un seguimiento.
  • Ofrecer tranquilidad. Un paciente que acaba de recibir un diagnóstico dental probablemente tendrá muchas preguntas. Puede estar confundido sobre lo que le dijo el dentista y sobre las opciones de tratamiento. Este puede ser un momento abrumador en el que el auxiliar dental ayudar.

Romper el hielo

Una pequeña charla es una excelente manera de romper el hielo con un paciente intranquilo. El auxiliar dental puede hablar con los pacientes y dedicar unos minutos para hablar con ellos. El tema es lo menos importante.

De lo que se trata es de ayudar al paciente a soltar la tensión y evitar que se acumule el nerviosismo. Esto también puede ayudar al paciente a mostrar sus miedos más abiertamente, lo que facilita el proceso para conseguir que se calme.

 Explicación de lo que va a pasar

El miedo muchas veces está provocado por la incertidumbre y el desconocimiento de lo que va a pasar. Explicarle al paciente lo que se le va a hacer e informar sobre el procedimiento ayuda a aclarar la incertidumbre.

A su vez, hay que explicar los procesos incluyendo datos como que es un proceso rutinario y sobre lo que debe hacer el paciente para sobrellevar mejor el proceso. Esto le dará seguridad al paciente y aumentará la confianza en los profesionales que le están atendiendo.

 Ofrecer distracciones

Para algunos pacientes, una simple distracción puede marcar una gran diferencia. El auxiliar dental puede poner música relajante o hablar durante los procedimientos para mantener la mente del paciente ocupada en otra cosa.

Permitir al paciente ejercer cierto control

Una cosa que a menudo preocupa a los pacientes acerca de su visita al dentista es sentir que ya no tienen el control. Están atrapados en una silla dental con instrumentos extraños en la boca. Es posible que sientan que no tienen nada que decir sobre lo que experimentan y solo necesitan sentarse y dejarse hacer

Para ayudar a los pacientes a sentirse más cómodos, el auxiliar dental puede permitirles mantener cierto nivel de control. Los auxiliares dentales pueden establecer un sistema de códigos con los pacientes, planificando un gesto que puedan usar si se sienten incómodos o sienten dolor. Es importante recordar a los pacientes que está bien usar el gesto cada vez que experimenten alguna molestia. Esto hará que los pacientes sientan que el personal dental se preocupa por su bienestar y los hará sentir más cómodos.

El auxiliar dental y los niños

En el caso de atender a niños, la forma de tratar con ellos es determinante para que no tengan miedo y se sientan cómodos. Por eso hay que tener muy presente que, cuando se trata con niños, hay que mantener una actitud concreta, que puede diferir de la que se mantiene con los adultos. La ventaja es que, por lo general, con los niños suele ser más fácil conectar.

De hecho, estos suelen estar más abiertos a consejos y sugerencias, y reaccionan muy bien ante el juego y las acciones creativas. En muchos casos, una sencilla sonrisa amable y un atuendo desenfado y divertido ayudan a romper el hielo y relajar al niño de una manera increíble.

Es importante hablarle al niño con suavidad, en un tono de voz amistoso, para que se sienta cómodo. Usar palabras simples para explicar los procedimientos también es beneficioso, sobre todo en lo que se refiere a las señales que el niño puede usar para comunicarse. Comprobar que el niño ha entendido las cosas es importante. Esto se puede realizar a modo de pequeño juego.

También es importante satisfacer la curiosidad del niño. Muchos sentirán interés por el sillón, los aparatos o la vestimenta del personal. Que el niño no pregunte no significa que no quiera saber, por lo que es importante mostrar interés por él y por su curiosidad, ayudándole así a expresarse y a sentirse más cómodo.

Una buena forma de ayudar al niño a que esté tranquilo ante el tratamiento que va a recibir es tenerlo entretenido con algo. Por ejemplo, planteándole algún enigma mental en el que pueda pensar  e esa manera, se desvía la atención del procedimiento. Eso también ayudará al niño a sentirse más cómodo.

El auxiliar debe adaptarse en estos casos y ser capaz de ejercer sus funciones mientras distrae el niño para que no tenga miedo.

Otra estrategia muy útil es utilizar el refuerzo positivo. Los cumplidos y los elogios funcionan como refuerzos efectivos para los niños. Aplaudirles por su valentía y buen comportamiento durante una visita al dentista no solo aliviarán su tensión, sino que favorecerán una actitud mucho más positiva para próximas visitas. Los niños también valoran mucho pequeños premios, no por su valor material, sino porque funcionan como trofeos: una cajita guarda dientes, un pequeño diploma, una pegatina…

Consejos para los padres

Muchos niños que sienten ansiedad y miedo cuando van al dentista lo hacen por la actitud y las historias que les cuentan sus padres. Por eso es muy importante hablar con ellos sobre la importancia de estar tranquilos y no manifestar ansiedad, pues todo ello se transmite a los niños.

El auxiliar dental, que suele ser el primero en hablar con los padres, bien en persona, bien por teléfono, puede aconsejar a lo padres sobre esta cuestión. Cuanta más naturalidad se muestre, más más fácil será que el niño no encuentre motivos, al menos a primera vista, para estar nervioso.

En los últimos años han abierto, en las grandes ciudades, algunas clínicas odontológicas especializadas en niños. Estas clínicas crean espacios cómodos, donde todo es transparente, no hay puertas donde se esconde a los pacientes y tienen zonas de juegos. Se trata, en definitiva, de motivar la visitar al dentista y que no se convierta en un mal rato.

Términos habituales en la clínica dental

Para realizar correctamente la atención al paciente, el auxiliar debe conocer y entender cuáles son los términos más habitualmente utilizados en la clínica. No sólo le servirá para actuar más rápido ante las peticiones del dentista, sino que también le ayudará a defenderse antes posibles preguntas o miedos de los pacientes.

  • Aparatos fijos: son aparatos que se emplean en ortodoncia y que se fijan a los dientes y no pueden ser manipulados por el paciente. Son fijos porque las partes del aparato encargadas de transmitir la fuerza a los dientes (brackets) van adheridas a los dientes, por lo que no pueden ser retirados de la boca por el paciente, sino que deben ser manipulados por el dentista usando herramientas especiales.
  • Aparatos removibles: los aparatos se usan también en ortodoncia. La principal diferencia con los anteriores es que los aparatos removibles pueden ser retirados de la boca por el propio paciente. Están formados por una base de acrílico o resina y unos ganchos. Estos aparatos requieren controles regulares por el especialista y una limpieza especial y minuciosa.
  • Ajuste oclusal: el ajuste oclusal es la remodelación de las superficies de masticación de los dientes para restablecer el contacto adecuado entre los dientes superiores e inferiores.
  • Aleta de mordida: es la radiografía que permite detectar las caries entre los molares y premolares superiores e inferiores simultáneamente.
  • Caries: es una destrucción localizada del esmalte dental, zonas dañadas de forma permanente en la superficie de los dientes que se convierten en pequeñas aberturas u orificios. Si no se trata, la caries va profundizando y ampliando la destrucción del diente. Las caries se producen debido a la combinación de varios factores, como bacterias, comer mucho azúcar y limpieza dental deficiente.
  • Cefalometría: es una técnica que permite obtener medidas del cráneo a partir de radiografías que luego se traspasan a un acetato para establecer los puntos anatómicos más significativos y medir las distancias y relaciones entre unos y otros
  • Cuadrantes: es la forma de llamar a las distintas zonas de la boca al dividir esta en cuatro parte.
  • Empaste: el empaste u obturación dental es un procedimiento que se realiza para eliminar una caries de un diente y mantenerlo sano lo máximo posible.
  • Endodoncia: es un tratamiento que se realiza cuando la caries alcanza la pulpa dental, infectándola y provocando una pulpitis.
  • Enfermedad periodontal: es un trastorno inflamatorio crónico de los tejidos que rodean las piezas dentales y las fijan al hueso maxilar. Es necesario tratar esta enfermedad para evitar  la caída prematura de los dientes.
  • Funda: es una estructura que simula la corona del diente para usar en dientes destruidos de forma severa, para proteger el resto dentario o en dientes sometidos a endodoncia o que serán soporte de puentes o aparatos removibles.
  • Gingivitis: es una inflamación aguda o crónica de las encías generalmente de causa infecciosa o traumática. Es el inicio de la enfermedad periodontal.
  • Mantenedor de espacio: es un aparato fijo o removible que se utiliza para impedir el desplazamiento de los dientes y  evitar la pérdida de espacio por la caída prematura de dientes de leche.
  • Nomenclatura dental: se refiere al número de dos cifras que tiene asignado cada diente.
  • Odontalgia: es el dolor de origen dentario. Se manifiesta de manera repentina como consecuencia de una estimulación de la raíz nerviosa que irrita el nervio de la pieza dental.
  • Ortodoncia: es un tratamiento para prevenir y corregir las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, para restablecer el equilibrio tanto en forma como en función de la boca y de la cara.
  • Ortopantomografía: es una radiografía panorámica de la boca que muestra los dientes y las estructuras de soporte dental.
  • Sarro: es el producto de la mineralización de la placa bacteriana, una  placa bacteriana endurecida sobre los dientes debido al depósito de minerales sobre la placa bacteriana.
  • Tartrectomía: es una técnica de limpieza utilizada por el dentista para eliminar el sarro dental.

Ver todos los artículos de Sanidad

Deja un comentario