Sensación de dolor después de un masaje
dolor-masaje-min

Sensación de dolor después de un masaje

Acudimos en busca de un masaje para sentirnos mejor. Pero muchas veces lo que ocurre nada más terminar es precisamente lo contrario. La buena noticia es que la sensación de bienestar termina por llegar. Pero ¿por qué nos sentimos tan mal después de un masaje? ¿Es normal?

El dolor muscular posterior al masaje es común después de recibir un masaje de tejido profundo. Algunos clientes comienzan a sentirse adoloridos de inmediato, mientras que la mayoría de las personas tienden a experimentar dolor al día siguiente. A muchos les recuerda el dolor de las agujetas.

Este dolor puede durar horas o días dependiendo del tratamiento, la reacción del propio cuerpo y cómo se maneje el dolor. El dolor muscular posterior al masaje se asocia principalmente con el masaje terapéutico y deportivo donde la intención del tratamiento es desafiar las restricciones musculares. Estos tratamientos están diseñados para restablecer el estado muscular predeterminado para restaurar el movimiento, la facilidad y la relajación.

Sensación de dolor después de un masaje 1
Foto: Mitchell Hollander en Unsplash

¿Por qué siento dolor tras el masaje?

Si experimentas dolor muscular después de un masaje es porque los tejidos blandos han sido manipulados para descomponer las adherencias, los nudos y los patrones de retención para restaurar la condición muscular a un estado funcional. Los grupos musculares y el tejido pueden quedar atrapados en un giro que a menudo requiere que se aplique una presión firme durante un tratamiento de masaje para lograr que vuelvan a un estado relajado y sin torsión.

Por lo general, cuanto más crónica o obstinada es la condición, más profundidad se necesita. Al igual que con un ejercicio intenso, los tejidos blandos pueden sentir los efectos del “buen dolor” al sentirse adoloridos y necesitar tiempo para reparar los mini traumas resultantes.

Cada persona tiene un tipo de cuerpo único y responde de manera diferente a un tratamiento de masaje. Es muy poco probable que duela después de un tratamiento ligero y relajante como el masaje sueco. Otros tipos de masaje pueden resultar más dolorosos, pero eso depende de cada persona.

La creencia común de que hay que experimentar dolor para recibir un resultado positivo de masaje es falsa. Existe una línea muy fina entre muy poca presión, que no mejora las estructuras del cuerpo, y demasiada presión, que puede hacer que un cliente se tense y contenga la respiración. La respiración es la clave. Si el cliente sufre tanto dolor durante un tratamiento que no puede respirar hay que aflojar.

En cualquier caso, si los músculos realmente duelen más que antes, y no solo están sensibles al tacto, es necesario  comunicarlo. Tal vez se trabajó un músculo demasiado duro, demasiado rápido. O tal vez, sin saberlo, el cliente está apretando un grupo de músculos durante un masaje, anticipando el dolor.

Cómo manejar el dolor después del masaje

La protección muscular es el término utilizado para explicar cómo responde nuestro cerebro cuando experimentamos dolor después de un masaje. Es la tensión subconsciente de los músculos doloridos para proteger el área dolorida.

Desafortunadamente, esta acción revierte los beneficios del masaje recibido y desencadena un nuevo ciclo de dolor, a veces peor, ya que los músculos reparadores ahora se están cargando con la difícil tarea de tener que trabajar constantemente.

Darse un baño caliente, beber mucha agua y hacer estiramientos suaves son acciones fáciles que se pueden seguir para manejar el dolor después del masaje y que este pase más rápidamente.

Si bien tener músculos sensibles no es exactamente agradable, es algo natural y normal que ocurre con los masajes. La parte positiva es que a medida que el cuerpo se acostumbra a los masajes regulares se experimenta el dolor   con menos frecuencia, lo que hará que la experiencia sea mucho más placentera.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario