Concepto y elementos de los cosméticos
cosmeticos
Foto: Unsplash

Concepto y elementos de los cosméticos

Los cosméticos forman parte de nuestro día a día. Sin embargo, no son algo moderno y actual, sino que llevan milenios entre nosotros. De hecho, ya fueron usados por egipcios, griegos y romanos.

Desde entonces hasta ahora los cosméticos han recorrido un largo camino hasta convertirse en una industria en fuerte crecimiento.

¿Qué es un cosmético?

El Real Decreto 1599/1997, de 17 de octubre, sobre productos cosmético, modificado por el Real Decreto  944/2010, de 23 de julio, define el concepto de producto cosmético en los siguientes términos:

Toda sustancia o preparado destinado a ser puesto en contacto con las diversas partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, y/o corregir los olores corporales, y/o protegerlos o mantenerlos en buen estado.

En Europa se define “producto cosmético” en el Reglamento N.° 1223/2009 (artículo 2.1.a) como toda sustancia o mezcla destinada a ser puesta en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales.

Son productos cosméticos decorativos los que, en virtud de poseer sustancias coloreadas y por su poder cubriente, se aplican sobre diferentes zonas del cuerpo, con el fin de acentuar temporalmente su belleza o enmascarar o disimular diversas imperfecciones cutáneas.

Por lo tanto, la acción de los cosméticos es superficial y sus componentes no están formulados para penetrar profundamente en la piel ni para tener una acción sistémica, es decir, que no está implicado el torrente sanguíneo en su acción.

No son cosméticos

El artículo 3 del Real Decreto 1599/1997 especifica claramente: quedan excluidos del presente Real Decreto aquellos preparados destinados a la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, así como los destinados a ser ingeridos, inhalados, inyectados o implantados en el cuerpo humano.

Tampoco se consideran cosméticos aquellos preparados destinados a la protección frente a la contaminación o infección por microorganismos, hongos o parásitos.

Elementos de un cosmético

Los cosméticos tienen dos tipos de componentes: internos y externos.

Elementos internos

Los elementos internos son los ingredientes que constituyen el cosmético en sí mismo, es decir, el cosmético propiamente dicho, el producto que realizará la función para la que se ha preparado.

Componentes externos

Los elementos externos son los relacionados con el envase, el etiquetado, el prospecto, la publicidad y el cartonaje. Estos elementos son muy importantes para la comercialización del producto y también están regulados por la legislación.

Los elementos externos son tan importantes que los fabricantes les prestan mucha atención, ya que, en muchas ocasiones, influyen e incluso determinan la decisión de compra.

Hay que tener en cuenta que el etiquetado o prospecto debe hacer referencia, obligatoriamente, a los elementos que componen el cosmético. Según la legislación vigente (artículo 15 de RD 1599/1997), en los recipientes y embalajes de todo producto cosmético puesto en el mercado deberán figurar, con caracteres indelebles, fácilmente legibles y visibles, las menciones siguientes:

  • Denominación del producto.
  • El nombre o la razón social y la dirección o el domicilio social del fabricante, o en el caso de los productos cosméticos importados, el nombre o la razón social y la dirección o el domicilio social del responsable de la puesta en el mercado del producto establecido dentro del territorio comunitario.
  • El contenido nominal en el momento del acondicionamiento, indicado en peso o en volumen, salvo para los envases que contengan menos de 5 g o menos de 5 ml, las muestras gratuitas y las dosis únicas.
  • La fecha de caducidad mínima.
  • Las precauciones particulares de empleo.
  • El número de lote de fabricación o la referencia que permita la identificación de la fabricación.
  • País de origen cuando se trate de productos cosméticos fabricados fuera del territorio comunitario.
  • La función del producto, salvo si se desprende de su presentación.
  • La lista de ingredientes por orden decreciente de importancia ponderal en el momento de su incorporación.

Sin embargo, no se considerarán ingredientes:

  1. Las impurezas contenidas en las materias primas utilizadas.
  2. Las sustancias técnicas subsidiarias utilizadas durante la fabricación, pero que ya no se encuentran en el producto acabado.
  3. Las sustancias utilizadas en las cantidades estrictamente indispensables como disolventes o soportes de los compuestos perfumantes y aromáticos.

Los compuestos perfumantes y aromáticos, así como sus materias primas, se mencionarán con la palabra «perfume» o «parfum» y «aroma» respectivamente. Los ingredientes de concentración inferior al 1% podrán mencionarse sin orden después de los que tengan una concentración superior al 1%. Los colorantes podrán mencionarse sin orden después de los demás ingredientes, mediante el número del «Colour Index» o de la denominación que figura en el la legislación.

Por otra parte, el fabricante podrá solicitar, por razones de confidencialidad comercial, la exclusión de uno o de varios ingredientes de dicha lista.

Clasificación de los cosméticos

Los cosméticos se pueden clasificar desde distintos puntos de vista: según la forma de presentación, según la acción que van a desarrollar o en función de la zona de aplicación.

Según la forma de presentación

Dependiendo de la forma física, los cosméticos se pueden clasificar en:

  • Emulsiones: por ejemplo, crema fría; crema de desvanecimiento
  • Polvos: por ejemplo, polvos faciales, polvos de talco, polvos dentales
  • Barras: por ejemplo, barras de labios, desodorantes en barra
  • Aceites: por ejemplo, aceites capilares
  • Gelatinas
  • Pasta: por ejemplo, pasta de dientes, desodorante en pasta.
  • Pastilla: por ejemplo, champú, jabón de afeitar
  • Solución: por  ejemplo, solución para después del afeitado
  • Aerosoles; por ejemplo: spray para después del afeitado

En función de la zona de aplicación

Por la zona de aplicación, los cosméticos se clasifican en los siguientes grupos:

  • Cosméticos para la piel: son los productos que se utilizan para mejorar la apariencia y la salud de la piel, formulados para diferentes tipos de piel y características asociadas. Incluyen, por ejemplo, cremas, leches, mascarillas, tónicos, etc.
  • Cosméticos para las producciones epidérmicas
  • Cosméticos para las córneas
  • Cosméticos para pelo: por ejemplo, champú, serum, acondicionador
  • Cosméticos para vello facial y corporal: por ejemplo, cremas depilatorias, lociones, aceites
  • Cosméticos glandulares
    • Para glándulas sebáceas: antiseborreicos.
    • Para glándulas sudoríparas: desodorantes.
    • Para glándulas mamarias: reafirmantes.
  • Cosméticos para la boca:
    • Para labios: barras, lápices…
    • Para dientes: dentífricos…
    • Para la cavidad oral: lociones, elixires…
  • Cosméticos para los ojos:
    • Para párpados: sombras, lápices…
    • Para cejas: lápices…
    • Para pestañas: máscaras…

Según la acción que van a desarrollar

Respecto a la acción que van a desarrollar, los cosméticos se clasifican en:

  • Cosméticos de higiene.
  • Cosméticos de mantenimiento y protección.
  • Cosméticos de tratamiento.
  • Cosméticos decorativos.

Formas cosméticas: qué son y cómo se utilizan

Una forma cosmética es la disposición individualizada que adopta el cosmético para su correcta utilización. Por ejemplo: un cosmético desodorante puede presentarse en forma de aerosol, de barra o de emulsión. Se debe buscar la forma o formas cosméticas mejores para una buena utilización del cosmético.

Polvos

Los polvos son mezclas de sustancias sólidas finamente divididas. Pueden presentarse sueltos o compactos. Este tipo de forma cosmética se emplea en polvos faciales, polvos corporales, polvos para maquillaje de ojos, coloretes, etc.

Loción

La loción es una solución de sustancias en la que el líquido puede ser transparente u opaco, incoloro o coloreado. El vehículo puede ser agua, alcohol o bien otros disolventes. Esta forma cosmética se utilizan en las lociones astringentes, lociones suavizantes, lociones para el afeitado, etc.

Emulsiones

La emulsión es un sistema basado en la dispersión de una fase líquida (fase dispersa o interna) en otra fase líquida (fase dispersante o externa). Se diferencian dos tipos de emulsiones: fluidas (leches) y semi sólidas (cremas).

Esta es una forma cosmética muy utilizada en: leches limpiadoras, cremas de día, cremas de noche, maquillajes, bronceadores, depilatorios, etc.

Gel

El gel es una forma cosmética mucilaginosa y viscosa obtenida mediante coloides protectores, transparentes o no, y que a veces están formulados para dejar al secarse una película plástica. En esta forma cosmética se formulan geles de baño y ducha, champús, geles para el cuidado de las manos, bronceadores, mascarillas, etc.

Barra

La barra es una forma cosmética sólida y rígida, generalmente cilíndrica y muy cómoda para ser aplicada por deslizamiento o rotación en un área muy limitada. Se aplica en las barras de labios, barras para sombrear párpados, barras desodorantes, etc.

Pastilla

El cosmético más representativo de esta forma cosmética es la pastilla de jabón. Otros cosméticos que adoptan esta forma son los coloretes grasos, pastillas para el maquillaje de pestañas, sombras de ojos, etc.

Espuma

La espuma es una dispersión de dos fases, la dispersa es aire u otro gas y la dispersante o externa es un sólido o un líquido. Se utiliza en cremas para la piel, para el afeitado y para el cabello en envases especiales a presión.

Aerosol

El aerosol es un envase a presión que contiene un gas (fase externa) rodeando generalmente a un líquido o a un polvo (fase interna). Esta forma se aplica en desodorantes, filtros solares, perfumes, colonias, champús para la limpieza en seco, etc.

Vaporización

Esta forma cosmética consiste en líquidos introducidos en frascos que al presionar estos o unas válvulas se proyectan al exterior en forma de finas gotas. Se utiliza esta forma en las lociones desodorantes, lociones astringentes, colonias, etc.

Máscaras

La máscara es una forma muy usada desde la antigüedad. Son masas plásticas húmedas que al aplicarse sobre la piel evaporan el solvente quedando fuertemente adheridas. Esta forma cosmética se aplica esta forma en las mascarillas antiarrugas, mascarilla astringente, etc.

Granulados

El granulado es una forma cosmética que se consigue mezclando polvos con una solución gomosa, que se tamizan y secan después. Corno ejemplo de esta forma tenernos los granulados para la limpieza de la piel.

Sales

Las sales son mezclas de polvos cristalizados, generalmente coloreados y perfumados para usar solubilizándose en agua. Se aplica de esta forma en las sales de baño.

Perlas

Las perlas son cápsulas de gelatina en cuyo interior contienen soluciones acuosas u oleosas que se disuelven en agua caliente, liberando su contenido. Como ejemplo de esta forma tenemos las perlas para el baño.

Ampollas

Esta forma solo se utiliza en los preparados cosméticos que requieren dosificar su administración o bien cuando es preciso proporcionar vacío y esterilidad. Se aplican en los cuidados estéticos especiales: arrugas, flacidez, etc.

Soportes impregnados

Esta forma cosmética consiste en impregnar con un cosmético en solución un soporte generalmente de celulosa. Se aplica de esta forma en las toallitas refrescantes faciales, desmaquillantes, y toallitas para la limpieza de las manos.

Operaciones técnicas para la elaboración de cosméticos

En la elaboración de cosméticos se tienen que realizar una o varias operaciones mecánicas que proporcionen las sustancias que van a dar la forma cosmética definitiva. Estas operaciones son:

Expresión

La técnica de expresión se utiliza para separar  un líquido de una sustancia sólida. Se puede realizar a nivel manual colocando la sustancia en un paño adecuado y exprimiendo con las manos, o a nivel industrial mediante prensas.

Decantación

La decantación consiste en separar un líquido de un material sólido que está depositado o precipitado. Esta operación también puede consistir en separar dos líquidos no miscibles.

Filtración

La filtración consiste en aislar un líquido de las partes sólidas que tenga en suspensión por medio de un filtro o membrana porosa que retiene los productos sólidos.

Ultrafiltración

La ultrafiltración es una filtración en la que se trata de aislar del líquido sustancias sólidas microscópicas, es decir, tan pequeñas que pasarían por un filtro normal.

Por ejemplo, en un líquido que lleva en suspensión sustancias gelatinosas finísimas no se podría hacer una filtración porque pasarían a través de un filtro todos los componentes; tendríamos que realizar una ultrafiltración.

Pulverización

La pulverización consiste en dividir una sustancia en partículas más o menos finas. Esta operación se realiza en molinos.

Las sustancias pulverizadas deberán tamizarse, para separar las partes más finas de las gruesas, a través de la malla de un cedazo. El tipo de cedazo se fija por el número de mallas por cm², y los polvos tamizados se indican con el número de dichas mallas.

Fusión

La fusión es el paso por acción del calor de un cuerpo del estado sólido al estado líquido. Se denomina punto de fusión a la temperatura que funde un cuerpo sólido, es decir, a la temperatura que pasa a líquido sin descomponerse.

Solidificación

La solidificación es el fenómeno contrario al anterior. Consiste en el paso de una sustancia del estado líquido al sólido, por descenso de la temperatura.

Se denomina punto de solidificación a la temperatura a la cual se verifica este paso.

Homogeneización

La homogeneización, también llamada refinación, consiste en proporcionar características físicas constantes en cada lugar de la masa de un cuerpo.

Cristalización

La cristalización consiste en el paso de un cuerpo del estado fluido o de solución al estado cristalino.

Solución

La solución es una mezcla homogénea de sustancias químicamente definidas, en la cual el solvente o disolvente prevalece sobre el soluto o sustancia disuelta.

Una solución se puede conseguir de las siguientes formas:

  • Maceración: Consiste en dejar en contacto un cuerpo con un solvente durante un tiempo determinado, a temperatura ambiente, agitando con frecuencia la masa para disolver los principios activos. El líquido decantado se llama macerado.
  • Infusión: Permite disolver por el calor algunas sustancias en un disolvente. La temperatura es inferior a la de ebullición.
  • Digestión: Es una maceración realizada en caliente, pero a temperatura inferior a la de ebullición del disolvente.
  • Decocción: Es una solución obtenida a la temperatura de ebullición del disolvente.
  • Percolación: Consiste en hacer pasar una sustancia por un disolvente con objeto de que este arrastre en solución determinados principios activos de la sustancia.

Destilación

Mediante la técnica de destilación se separan sustancias volátiles de otras no volátiles o menos volátiles por medio de la vaporización, seguida por la condensación de los vapores.

Desecación

La desecación es una operación que consiste en eliminar de un cuerpo el agua u otro disolvente por medio del calor. El método más empleado es la aplicación de aire caliente.

Esterilización

Mediante la operación de esterilización se eliminan los microorganismos patógenos y no patógenos.

Los métodos de esterilización más usados en la preparación de los cosméticos son:

  • Calor: La muerte de las bacterias por acción del calor depende de la temperatura a que se las someta, del tiempo que estén expuestas a esa temperatura y de circunstancias ambientales (presencia o ausencia de agua, pH del medio, etc.). Puede ser:
    • con calor en ambiente de aire seco, regulando la temperatura con termostato;
    • con vapor de agua en recipiente a presión: autoclave.
    • Por tindalización: se aplica calor húmedo, a temperatura inferior a los 100 °C esterilizando en tiempos sucesivos.
  • Esterilización mediante filtración por bujías.
  • Por aplicación de radiaciones ultravioleta.
  • Esterilización por medios químicos: desinfectantes y antisépticos.

En la actualidad muchos de estos procesos no se realizan porque las materias utilizadas en la fabricación de cosméticos vienen ya preparadas para su uso directo en la industria. Ahora bien, es importante conocer estas operaciones para una mejor comprensión de los temas y, por otra parte, saber las operaciones verificadas en la elaboración de las materias primas y de los cosméticos.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Deja un comentario

1 comentario