Origen e historia del método Pilates
Joseph Pilates en una de sus primeras clases del método

Origen e historia del método Pilates

El creador de este método de entrenamiento fue Joseph Hubertus Pilates. La intención de crear un procedimiento de este tipo se produjo cuando se decidió a superar sus propias limitaciones y enfermedades en busca de una vida más sana y más independiente.

Origen de Joseph H. Pilates

Pilates nació en Mönchengladbach, Alemania. Su madre era de ascendencia alemana y su padre de origen griego, de quien heredó el apellido Pilatu más tarde modificado a Pilates. Se cree que este cambio de nombre fue motivado por las provocaciones e insultos de los niños de su escuela, que relacionaban Pilatu con Pilato, uno de los principales involucrados en la crucifixión de Jesucristo. Sin embargo, este no sería su mayor problema.

Durante su infancia, Pilates tuvo problemas de salud como asma, raquitismo y fiebre reumática. Los médicos le habían condenado a moverse sólo con la ayuda de una silla de ruedas.

No contento con su situación, Pilates decidió estudiar por su cuenta libros de medicina, que describían la anatomía del cuerpo humano, fisiología y medicina oriental. Este estudio sirvió como guía para su desarrollo personal y físico.

A partir de sus propias técnicas, a los 14 años de edad, se convirtió en un gran deportista. Pilates fue gimnasta, buzo y boxeador.

Sirvió durante la primera guerra mundial, y ayudó a soldados heridos a recuperarse de sus heridas y lesiones. Durante esta época, desarrolló sus equipos a partir de muelles y barras de metal de las camas que había en la enfermería.

Origen e historia del método Pilates

En 1940 un público más amplio comenzó a utilizar el método Pilates. Se dio a conocer después de que fuese empleado por atletas y por bailarines de Nueva York. Se dieron cuenta de que a partir del entrenamiento con Pilates, era posible mejorar la condición física, desarrollar la capacidad de equilibrio y mejorar la concentración.

Tras su muerte en 1967, pocas personas conocían el entrenamiento. Sólo un selecto grupo de bailarines, gimnastas y personas ricas practicaban el programa desarrollado por Pilates. Quienes divulgaban el método eras antiguos alumnos que habían participado en numerosas clases de Pilates, y habían seguido de cerca su capacidad y sabiduría.

Hoy en día, el método de entrenamiento creado por Joseph H Pilates tiene gran protagonismo en los medios de comunicación debido a sus numerosos beneficios para la salud y el cuerpo. Además, así como Pilates era un atleta, muchas personas buscan hoy en el método Pilates un medio para definir su cuerpo.

Versiones del Pilates clásico

El método Pilates se ha popularizado tanto que han surgido versiones, fusiones y disciplinas basadas en el método original, que no siempre cumplen con las expectativas de la versión original.

De hecho, muchas son las voces que defienden el método clásico puro o que, al menos, insistiendo en que no todo lo que se hace llamar Pilates responde a lo que su fundador creó.

Peter Fiasca, en su libro Descubriendo Pilates Clásico Puro publicado en el año 2010, explica que Joseph Pilates diseñó su sistema como una forma completa de movimiento, destinada a mejorar la postura, la coordinación, el estado de alerta mental, la capacidad de respuesta y la precisión de cada individuo, mediante el refuerzo de la musculatura central, con el objetivo de alargar nuestra supervivencia.

Para ello, según Fiasca, Pilates creó un conjunto razonado de ejercicios que no necesitaban de otras metodologías incompatibles ni ser mezclado con otras técnicas de movimiento.

En el programa de estudios tradicionales de Joseph Pilates, encontramos una amplia gama de modificaciones, diseñadas para atender los posibles síntomas y limitaciones físicas del individuo. Y, aunque a ciertas personas les resulte tentador, en el sistema tradicional de Pilates no hay necesidad de incluir simplificaciones al azar, ni aspectos de otras modalidades de movimiento.

Pilates o Contrología

Fiasca entiende que estas intrusiones resultan perjudiciales, puesto que sólo consiguen restar al método tradicional complejidad, inteligencia y solidez.

La Contrología, como Joseph Pilates llamó originariamente a su método, se define como la coordinación completa del cuerpo, la mente y el espíritu por medio de un sistema de ejercicio correctivo, que aumentaba el potencial del cuerpo para ser más capaz, tener una mente más tranquila y una vida más equilibrada.

Peter Fiasca opina que el sistema tradicional es único e indivisible, organizado y estructurado de manera razonada, en el que cada ejercicio resuena con los otros, sin oponerse entre sí.

En el sistema tradicional, la progresión de los ejercicios forma una secuencia epigenética: cada ejercicio —y cada serie de ejercicios— debe edificarse sobre la posición apropiada, la articulación, la energía, la fluidez y la posición del ejercicio o serie de ejercicios anteriores”.

Principios fundamentales del método Pilates

Concentración

La concentración es fundamental para conectar el cuerpo con la mente y para obtener el valor máximo a cada movimiento. Durante la realización de los ejercicios es fundamental concentrarse en el área del cuerpo que se está trabajando para sentir el trabajo que se está realizando.

Control

Los ejercicios deben realizarse controlando en todo momento los movimientos, sin dejar ningún músculo a su suerte. De hecho, el Método Pilates fue denominado por su autor en un principio como Contrología (arte o ciencia del control).

El control mental es básico para evitar movimiento bruscos o irregulares para evitar lesiones.

Precisión

En Pilates, la conciencia se mantiene en cada movimiento. Hay una colocación apropiada, una alineación correcta de cada parte del cuerpo con respecto a las demás, así como una trayectoria exacta para cada parte del cuerpo en cada ejercicio.

La precisión en la ejecución de los ejercicios es clave para conseguir el objetivo que se propone y para el cual fue diseñado.

Fluidez

Los ejercicios del Método Pilates deben realizarse de manera fluida para alcanzar sus objetivos, ya que la energía de un ejercicio conecta todas las partes del cuerpo.

Los ejercicios deben realizarse ni muy rápido ni muy despacio, sin movimientos aislados ni posiciones estáticas, dejando fluir al cuerpo de manera natural.

Respiración

Pilates enfatizó en el uso de la respiración en los ejercicios de su método. De hecho, la mayoría de los ejercicios de Pilates se coordinan con la respiración. Es más, el uso de la respiración adecuada es una parte integral de los ejercicios de Pilates.

Centralización

El último de los principios básicos del Pilates es la centralización. El Método se desarrolló sobre la idea de “Centro de energía”, que según él se ubicada en la parte inferior del tronco y alrededor de la zona abdominal y lumbar, las caderas y las nalgas. El fortalecimiento de esta zona es considerado entonces vital, y es la clave de todo el método. Estos grupos musculares están implicados en el inicio y en el desarrollo de todos los movimientos.

Beneficios del Pilates

Hot Pilates

Se encarga de trabajar sobre el estado anímico de la persona así como el sistema inmunológico. Los beneficios que aporta sobre la salud resultan verdaderamente sorprendentes, ya que a diferencia de otras actividades físicas te garantiza belleza y bienestar tanto corporal como mental. Uno de los principales beneficios que ofrece la práctica de Pilates es que ayuda a mejorar la concentración y a disminuir el estrés que se acumula en el organismo.

El Pilates mejora la fuerza base

Todos necesitamos desarrollar la fuerza, más allá de nuestras metas deportivas o de nuestros gustos estéticos. Y no es solo una cuestión de  es “cuánto peso puedo levantar” o “hasta dónde puedo correr”.

El método Pilates te puede ayudar a desarrollar la fuerza que necesitas no solo para desarrollar tus actividades cotidianas, sino también para ser más eficiente tanto en el trabajo como en tu actividad deportiva.

Un elemento clave del método Pilates es mantener el cuerpo en posiciones que son muy naturales. Curiosamente, esto el cuerpo y la mente lo encuentran poco natural,  no porque el cuerpo no pueda hacer este movimiento, sino porque no son posiciones que normalmente mantengamos durante el día.

Al hacer esto, estamos activando combinaciones de músculos y articulaciones que probablemente no se haya empleado recientemente, puede que nunca. Esto nos  permite ser aún más fuertes en todo el cuerpo en lugar de solo en los músculos que se usan habitualmente.

El método Pilates es un ejercicio de bajo impacto. Esto significa que no importa cuál sea tu nivel de condición física o tus circunstancias, ya que en cualquier caso puedes aumentar la fuerza.

Método de recuperación

La fuerza es importante para todos. Aunque es particularmente importante para quienes se recuperar después de una lesión o similar (una enfermedad, un parto, un largo periodo de sedentarismo…). Si estas personas no se toman el tiempo para recuperar su fuerza después de una lesión, es más probable que vuelvan a lesionarse la misma área o que no recuperen su capacidad anterior.

Pilates ayuda a la recuperación manteniendo las partes sanas del cuerpo en movimiento y permitiendo que el área dañada se cure lentamente. También puede ayudar a romper el tejido cicatricial que se crea durante el proceso de curación, lo que puede aumentar el rango de movimiento y la fuerza más rápido que si estuviera totalmente inactivo.

Mejorar la resistencia muscular

En un estudio realizado en 2010 quiso determinar los efectos del ejercicio de Pilates en la resistencia abdominal, la flexibilidad de los isquiotibiales, la resistencia muscular superior del cuerpo, la postura y el equilibrio. Cincuenta sujetos fueron reclutados para participar en una clase de Pilates durante 12 semanas de duración, durante 1 hora 2 veces por semana.

Los sujetos fueron asignados al azar al grupo experimental o al grupo de control. Tras 12 semanas, el grupo que hizo Pilates mostró un nivel significativo de mejora en todas las variables, excepto la postura y el equilibrio.

Este estudio demostró que en los hombres y las mujeres activos de mediana edad, la exposición a los ejercicios de Pilates durante 12 semanas, durante dos sesiones de 60 minutos por semana, era suficiente para promover aumentos estadísticamente significativos en la resistencia abdominal, flexibilidad de los isquiotibiales y la resistencia muscular superior del cuerpo. Los participantes no demostraron mejoras en la postura o el equilibrio en comparación con el grupo de control.

Este estudio sugiere que las personas pueden mejorar su resistencia muscular y flexibilidad usando los ejercicios de Pilates de relativamente baja intensidad que no requieran de equipo o un alto grado de habilidad.

Postura corporal

Además, ayuda a corregir la postura corporal, refuerza los músculos del abdomen y de la pelvis, y ayuda a prevenir las lesiones en articulaciones. En el caso de las personas mayores, permite adquirir una mayor agilidad y flexibilidad en los movimientos, además de ayudar a mejorar el equilibrio.

En cuanto a la estética se refiere, la práctica de Pilates logra estilizar la figura, moldearla, además de fortalecer la musculatura. A pesar de que se trata de un ejercicio que quema pocas calorías en relación de otros ejercicios o actividades físicas, hay que señalar que el Pilates consigue moldear la figura gracias a tratarse de ejercicios sumamente precisos.

Cualquier persona es apta para poder practicar Pilates. Revitalizar cuerpo y mente nunca ha sido tan fácil, una actividad que te permitirá alcanzar la máxima plenitud y bienestar.

Dolor de espalda

Lo que hace que Pilates sea tan eficaz es que aborda los desequilibrios estructurales subyacentes en el cuerpo que conducen al dolor de espalda. Problemas como la falta de soporte central, la inestabilidad pélvica, los desequilibrios musculares, la mala postura o la falta de conciencia corporal afectan la salud de la espalda.

En Pilates se presta mucha atención a cómo las partes de nuestro cuerpo están alineadas entre sí. Por lo general, pensar en alineación como pensar en la postura. Sin embargo, una buena postura es un proceso dinámico que depende de la capacidad del cuerpo para alinear sus partes para responder a las diferentes demandas de manera efectiva.

Cuando la alineación está mal, el resultado son tensiones desiguales en el esqueleto, especialmente en la columna. Los ejercicios de Pilates, realizados con atención a la alineación, permite un desarrollo muscular uniforme, permitiendo que el movimiento fluya a través del cuerpo de forma natural.

Para mejorar la flexibilidad

Hay gente que piensa que como no es muy flexible no puede hacer pilates, pero no es así. No necesitas ser flexible para empezar a practicarlo. Y lo que es seguro es que poco a poco irás ganando flexibilidad, aunque necesites adaptar los ejercicios a tus necesidades personales.

En este sentido, diversos estudios han demostrado que practicar el método Pilates mejora la flexibilidad. Por ejemplo, un estudio sobre los efectos del entrenamiento en la estabilidad y flexibilidad lumbo-pélvica publicado en el Asian Journal of Sports Medicine en 2011, encontró que el grupo de entrenamiento de pilates mejoró significativamente la flexibilidad  durante intervalos de tiempo.

Este efecto también fue significativamente mayor que el grupo de control durante las 4 semanas y las 8 semanas del período de entrenamiento. Además, entre 65% y el 85% de los sujetos del grupo pilates pasaron la prueba de estabilidad lumbo-pélvica a las 4 y 8 semanas de los períodos de entrenamiento, respectivamente. Ningún sujeto del grupo de control no pasó la prueba en ninguna etapa.

Según los autores de este estudio, el método Pilates puede usarse como un programa de ejercicios complementarios para mejorar la flexibilidad, mejorar el control y la movilidad de los segmentos del tronco y la pelvis. También puede prevenir y atenuar la predisposición a lesiones musculoesqueléticas axiales.

Otro estudio sobre la efectividad del método para reducir el grado de escoliosis no estructural y mejorar la flexibilidad y el dolor realizado en estudiantes universitarias, encontró que el método Pilates producía una reducción en el grado de escoliosis no estructural, aumento de la flexibilidad y disminución del dolor respecto al grupo de control. El estudio fue publicado en 2012 en el Journal of Bodywork and Movement Therapies.

Implementos y accesorios para usar en Pilates

Fuerza y flexibilidad con Pilates

La utilización de implementos y accesorios cada vez es más popular en las clases de Pilates. Estos implementos y accesorio no solo ayudan a darle variedad a las clases, sino que también favorecen el trabajo, bien facilitando determinados ejercicios, bien haciéndolos más intensos. De cualquiera de las dos formas, los implementos y los accesorios ayudan a ampliar las posibilidades de las clases de Pilates.

Rodillo de espuma

El rodilla de espuma es un accesorio versátil diseñado para suavizar la fascia. Sin embargo, su forma redondeada significa que puede actuar como corrector de columna. Además, su superficie tambaleante desafía el equilibrio.

Las opciones de uso son muy amplias. Por ejemplo, se pueden realizar ejercicios sentado colocando el rodillo bajo los isquiones. También nos podemos tumbar sobre él apoyándo la columna y realizando los ejercicios en esta postura, o colocarlo bajo los omoplatos.

Banda elástica

La banda elástica está disponible en diferentes niveles de resistencia, y es ideal para estirar los isquiotibiales y la zona lumbar mientras estás acostado sobre el mat. La banda puede agregar resistencia y desafío o proporcionar soporte y estabilidad.

Pelota blanda

La peloa blanda es uno de los accesorios más versátiles usados en Pilates. Cuando se coloca entre la parte interna de los muslos, los tobillos o las palmas, la pelota invita a la interacción de los músculos implicados en su sujección. También es una gran herramienta de modificación cuando se coloca debajo de la columna vertebral o las caderas para un soporte adicional. Además, las mujeres embarazadas pueden usar una pelota detrás de la parte media de la espalda para evitar acostarse boca arriba  durante un período prolongado de tiempo.

Círculo mágico

El círculo mágico es, tal vez, el más conocido y versátil de todos los accesorios de Pilates. Este implemento aparentemente simple tiene infinitos usos. Un círculo sostenido entre los tobillos, los muslos o las palmas es una herramienta útil para encontrar la línea media. También puede crear inestabilidad y ayuda a fortalecer los músculos en determinados ejercicios.

Bloque de yoga

En las clases de yoga, los bloques se usan comúnmente para facilitar los ejercicios cuando los practicantes no llegan al suelo o no alcanzan la postrua. En las clases de Pilates Mat, estos bloques de espuma firmes pero no rígidos pueden sustituir al círculo mágico o a la pelota blanda. También ayudan a las personas que no pueden sentarse correctamente a adquirir un postura mejor de la espalda sentándose un poco más arriba.  También pueden servir para facilitar la postura en algunos ejercicios.

Pelota de fitness

La pelota de fitness es una pelota grande que también puede ser utilizada con implemento en las clases de Pilates. Por una parte, permite realizar ejercicio modificados sentado sobre la pelota, añadiendo un componente de inestabilidad que ayuda a trabajar el centro. Además, se pueden realizar modificaciones de ejercicios que desafían la fuerza y el equilibrio. También ayuda a trabajar la postura.

Pelota de tenis

Otro implemento muy útil en las clases de Pilates es la pelota de tenis. Aparte de ser fantástica para masajes y automasajes, la pelota de tenis se puede integrar en diferentes ejercicios, ofreciendo desafíos adicionales para el equilibrio, la postura y el control.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario