La importancia de mantener el ritmo en ciclo indoor

Hay gente que nace con el ritmo en las venas… y hay quien no lo coge ni aunque se lo inyecten. Tal vez en el día a día ser arrítmico no pase de ser una anécdota, pero es relevante a la hora de ir a una clase colectiva, y más aún a la hora de impartir una clase colectiva. Y es vital más aún si cabe cuando se trata de una clase de ciclo indoor.

Pedalear al ritmo no solo es una cuestión estética. El ritmo en ciclo indoor ayuda a mantener una cadencia constante y adecuada, es mucho más motivador y facilita el esfuerzo físico, reduciendo, en parte, el esfuerzo mental necesario.

mantener el ritmo en la clase de ciclo indoor

Sin embargo, en muchas ocasiones el problema de mantener el ritmo en ciclo indoor no es una cuestión de percepción. En realidad, sabemos que vamos desacompasados con la música, pero se nos hace imposible mantener la velocidad. Muchas veces el problema es que vamos más despacio, pero otras, el problema es que no podemos ir tan despacio. ¿Por qué ocurre esto? Lo vemos a continuación.

Consejos para mantener el ritmo en las clases de ciclo indoor

Antes de seguir, es necesario destacar que el monitor de ciclo indoor es el primero que debe coordinar el ritmo de pedaleo con el ritmo de la música. Es lamentable ver a un monitor que ignora el ritmo de la música durante sus clases. Dicho esto, vamos a ver qué podemos hacer para solucionar el problema que surge cuando mantener el ritmo se complica.

ritmo en ciclo indoor

Para empezar, es importante recordar que para mantener el ritmo en ciclo indoor es fundamental buscar música adecuada, música en la que el pulso musical esté bien definido y marcado y que esté compuesta en ritmo binario simple (es decir, que puedas contar 1-2, 1-2, 1-2 sin perderte). Toda la música compuesta y arreglada para ciclo indoor está hecha así. Además, la música tienen que llevar una velocidad adecuada. Y en este punto empieza la lista:

  1. Utiliza cargas adecuadas a la velocidad de la música. Para ritmos rápidos usa menos carga y para velocidades lentas usa técnicas con más carga. Si pones más carga de la cuenta, te costará mucho mantener la velocidad y te agotarás antes de tiempo. Si pones poca carga, la bicicleta te pedirá más velocidad y sentirás que no trabajas nada.
  2. Si tienes realmente problemas para mantener el ritmo en ciclo indoor, independientemente de la carga, fíjate en el monitor o en alguien que realmente lleve bien el ritmo. Aunque tú no puedas, podrás identificar a quien sí lo haga. Coordina tus movimientos basándote en la observación y sincronízate con la persona que hayas elegido de modelo.
  3. Para facilitar el mantenimiento del ritmo, marca el tiempo fuerte (es decir, el primero de los dos) con la misma pierna. Si has optado por sincronizarte con alguien, usa la misma que esa persona (en espejo, si es el monitor).
  4. Escucha a tu cuerpo. Seguir el ritmo siempre es lo primero. Si la carga no te deja, adáptala. No pasa nada si la modificas sobre la marcha.

Si eres monitor de ciclo indoor y observas que a los asistentes de tus clases les cuesta seguir el ritmo, deberías analizar qué pasa. Tal vez no se oiga bien la música o haya algún otro problema. En cualquier caso, motivar al grupo para que se sincronice contigo es una forma muy útil de conseguir que todos lleven bien la velocidad y para que a ti mismo te cueste un poco menos mantener el ritmo.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…